Ir a contenido

JUICIO EN PAMPLONA

Rabia colectiva por un informe sobre la víctima de la violación de San Fermín

El juez admite a trámite la investigación de detectives privados que asegura que la joven no quedó "traumatizada"

Feministas madrileñas han convocado una protesta este viernes por la tarde en Madrid

El Periódico

Acceso a las dependencias judiciales del furgón donde se encuentran los cinco sevillanos acusados de una violación grupal. / JESÚS DIGES / VÍDEO: EFE

La rabia y la indignación se multiplican en las redes sociales, organizaciones feministas y abogadas expertas en temas de género porque el juez del caso de la violación múltiple en los pasados Sanfermines ha aceptado incorporar a la causa un informe de detectives privados encargado por las defensas sobre la vida de la víctima días después del suceso. La polémica investigación concluye que la joven siguió haciendo vida normal y no quedó "traumatizada". 

■ El tribunal del juicio a 'la Manada' matiza que solo admite una parte del informe sobre la víctima

Las feministas han convocado a través de las redes una protesta este viernes en Madrid para denunciar lo que consideran "abusos judiciales" en el juicio. Este colectivo de mujeres han acusado a la Justicia de ser "cómplice de los agresores" que, añaden, "saldrán impunes una vez más".

El abogado Agustín Martínez Becerra, letrado de tres de los acusados ha pedido que se "respete la actuación judicial" y que "no se entre en una dinámica valorativa sobre cada una de las decisiones que vaya tomando el tribunal, para dejarle impartir justicia".

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Pamplona, donde desde este lunes se juzga a puerta cerrada a cinco sevillanos -José Ángel P. M., Jesús E. D., Ángel B. F., Antonio Manuel G. E. y Alfonso Jesús C. E.- como autores de una violación a una joven madrileña durante los festejos del 2016,  ha tomado en consideración el informe de unos detectives privados contratados por una de las defensas que siguieron a la joven durante un fin de semana. El trabajo aportado incluye sus publicaciones en redes sociales e imágenes de las cámaras de seguridad de la zona en la que vive. El motivo argumentado para llevar a cabo este seguimiento es analizar el comportamiento de la víctima después del suceso.

El juez, en cambio, no admitó como pruebas de cargo en el juicio los mensajes compartidos por los acusados y sus amigos por Whatsapp, en que se vieron indicios de otro posible caso de abuso sexual.

La indignación será también visible en las calles. Bajo el lema '''La manada' somos nosotras", un cartel anuncia una concentración contra estos supuestos abusos judiciales frente a la sede del Ministerio de Justicia este viernes a las 18.00. Las convocantes censuran con esta protesta que el juez encargado del caso haya aceptado incorporar a la causa un informe realizado por detectives privados y encargado por las defensas sobre la vida de la víctima.

Protestas

En un mensaje difundido a través de redes sociales bajo la etiqueta Justicia Patriarcal, las convocantes muestran su "rabia e indignación" por la admisión de esta prueba y acusan a la Justicia de ser "cómplice de los agresores" que, añaden, "saldrán impunes una vez más". "No lo podemos permitir", "Ninguna agresión sin respuesta", añade el mensaje para difundir esta convocatoria en las redes.

Los acusados se enfrentan a una petición de 22 años y 10 meses por parte de Fiscalía y a penas mayores pedidas tanto por la demandante como por el Gobierno autonómico y el Ayuntamiento de Pamplona por un delito continuado de agresión sexual, otro contra la intimidad y otro de robo con intimidación. 

La violación provocó manifestaciones en Pamplona y numerosas ciudades españolas contra de la violencia sexual contra las mujeres, en especial durante las fiestas.

Los policías dicen que la denuncia no les pareció fingida

Los cuatro agentes de la Policía Municipal de Pamplona que atendieron a la joven madrileña de 18 años que denunció una violación grupal en los Sanfermines del 2016 han ratificado este miércoles que la actitud de la chica no les pareció fingida.
El abogado de la acusación, Miguel Ángel Moran, declaró a los periodistas al término de la tercera sesión del juicio que no ha habido contradicciones en la declaración de estos agentes, que han testificado durante dos horas y media.