Ir a contenido

tú y yo somos tres

Sanchís y Ustrell, en Preguntes freqüents.

Alegría de Sanchis: ¡por fin le censuran!

Ferran Monegal

Son tan chapuzas, tan torpes, tan inútiles los del Gobierno de Madrid -y los de la Junta Electoral incluidos-, que las prohibiciones que acaban de dictarle a TV-3 sobre lo que no puede decir -amarillo, gobierno en el exilio, 'president'...- han provocado en Sant Joan Despí una inmensa alegría. Era de prever. Esas censuras y vetos son para 'la seva' un impagable combustible. Las alusiones a lo que no pueden decir inundan de chascarrillos todos los programas. Y naturalmente provoca que acaben diciendo lo mismo pero de otra manera, lo cual genera en su audiencia enorme cachondeo admirativo. ¡Ah! A la fiesta se ha querido sumar también Vicent Sanchis, director de TV-3, protagonizando un 'sketch' muy entretenido en 'Preguntes freqüents'Ricard Ustrell iba saliendo ataviado con indumentarias variopintas (coletas tipo Pablo Iglesias, pendiente tipo CUP, o en bolas, como Albert Rivera en el 2006), y Sanchis le iba reprimiendo y le mandaba vestirse de modo más acorde con el artículo 155. ¡Ahh! Ha sido un golpe muy divertido. Sanchis ha demostrado que, como actor cómico, es buenísimo. Pero sobre todo lo más reconfortante es que por fin Vicent Sanchis ha podido celebrar lo que llevaba tanto tiempo esperando y no se producía. Hace un par de meses, cuando circuló el rumor de que TV-3 podría ser intervenida, a Sanchis le entró una gran excitación. Un espia volador, amigo de nuestro canario flauta Papitu, nos contó que Vicent mandó colocar varias cámaras en la entrada de la cadena. Acariciaba la idea de poder enseñar al mundo el desembarco de las brigadas represoras. ¡Ahh! Dicen que su emoción era indescriptible. Aquello no llegó a producirse nunca, pero ahora ha llegado la censura por la vía de la nomenclatura. Que haya decidido salir de actor cómico en la propia tele que dirige demuestra su alegría. El victimismo, visto desde la ventanilla del coche oficial, es rentabilísimo.

REVILLA, TV-3 y TVE .- Contó Miguel Ángel Revilla en 'La Sexta noche'«En TV-3 he estado dos veces. En la última casi me querían obligar a que dijera sí al referéndum. No lo consiguieron pero me acosaban. Pero al menos pude decir lo que pensaba. Pero si el modelo que quieren llevar a TV-3 es el de TVE, ¡yo por allí no aparezco!». ¡Ah! Revilla ha descubierto lo que es vivir aprisionado en el sandwich de las teles públicas.