Ir a contenido

EDITORIAL

Acceso a la Bodega Biarritz, distinguida en TripAdvisor como mejor restaurante de Barcelona. 

FERRAN SENDRA

La prescripción de servicios por internet

A la webs de referencia en la prescripción de servicios, como TripAdvisor, cabe exigirles el máximo rigor y transparencia para que el usuario no se vea víctima de un engaño

La revolución digital afecta a todos los ámbitos de nuestra vida, y no solo a los estrictamente profesionales. Alrededor del tiempo de ocio y del consumo han surgido, por ejemplo, plataformas de prescripción que han sustituido a los tradicionales consejos de amigos o conocidos a la hora de elegir un restaurante o un hotel. Es un fenómeno positivo que esas recomendaciones o valoraciones ya no estén como antes solo en manos de cuatro expertos, sino de un amplio nicho de la población. Así han surgido webs de referencia como TripAdvisor, hegemónica en el sector de viajes y restauración. Tiene un uso masivo, por ejemplo, entre los turistas de cualquier ciudad, que son en definitiva quienes acudirán a los establecimientos recomendados por otros clientes. Pero un sistema positivo por su popularidad y rápida implantación deriva con relativa frecuencia hacia situaciones no deseables. Es el caso de locales que son víctimas de campañas orquestadas, algunas por cuestiones de una agresiva competencia, o de incluso extorsiones por clientes sin escrúpulos ni ganas de pagar lo estipulado por un servicio contratado.

A estas webs de referencia cabe exigirles el máximo rigor y transparencia, con todos los procedimientos posibles a su alcance para controlar a esos 'trolls', para que el usuario no se vea víctima de un engaño. No es una tarea de fácil resolución, pero ya existen las que a la hora de calificar un producto o servicio piden certificaciones de que realmente se ha utilizado lo que se está valorando.