Ir a contenido

La rueda

Periodismo y encuestas

Enric Marín

A menudo los estudios demoscópicos sobre la intención de voto aportan más niebla baja que luz

Para Eugenio d'Ors, la base del oficio periodístico consistía en saber «oir les palpitacions del temps». Por eso mismo, la buena narración periodística es más difícil y compleja de lo que a menudo se cree. Y en momentos de mutación social y de cambio de ciclo político la interpretación periodística ajustada a la realidad se hace aún más meritoria. Sobre todo porque la distancia entre las apariencias y la realidad tiende a hacerse todavía más grande: las dinámicas viejas ya han perdido sentido, pero los síntomas de lo nuevo aún no se muestran plenamente.

Podría parecer que en estas situaciones de cambio social las encuestas pueden ser una herramienta de gran utilidad para construir la interpretación periodística, pero a menudo son menos fiables y aportan más niebla baja que luz. Destaco solo algunas de las limitaciones de estas aproximaciones demoscópicas. En primer lugar, la fluidez y la mutabilidad de la situación social hace más difícil validar la representatividad de las muestras de manera satisfactoria. En segundo lugar, se pregunta por actores políticos que a menudo están en proceso de redefinición ideológica y recomposición orgánica. Si pensamos en el 27-S, ¿tiene sentido preguntar sobre la intención de voto a CiU, por ejemplo? Y en el caso de esta anunciada convocatoria electoral del 27-S, todavía hay otro problema metodológico: su carácter plebiscitario puede distorsionar lo que sería la lógica de intención de voto en clave de estricta concurrencia de partidos.

Si a estos problemas se termina añadiendo una interpretación periodística poco respetuosa con las mínimas cautelas metodológicas, el resultado ya se acerca más a la confusión propagandística que a la interpretación periodística. Ya no se trata de explicar la realidad; se trata, más bien, de acondicionarla a partir de algún apriorismo ideológico o interés corporativo.

0 Comentarios
cargando