El niño que soñaba ser un bailarín

¿Qué hacer hoy, 25 de diciembre, en Barcelona?

'Billy Elliot', un musical ideal para la Navidad

Una escena de este espectacular musical que llega a Barcelona.

Una escena de este espectacular musical que llega a Barcelona. / FERRAN SENDRA

En estos días navideños soportamos todo tipo de producciones blanditas y edulcoradas pensadas para esta época, sin embargo, hay una de ellas que aborda parcialmente estas fiestas y que resulta mucho más meritoria y emocionante que la mayoría de ellas. Empecemos haciendo un poco de historia. En el año 2000 se estrenó una película que iba a convertirse en un éxito sorpresa en todo el mundo, Billy Elliot, y consiguió llegar a la carrera de los premios de la temporada siendo candidata a varios Oscar y Globos de Oro. Cinco años después se convirtió en un musical con canciones de Elton John cuya repercusión fue todavía mayor logrando galardones como el Olivier o el Tony. Tras una larga temporada en Madrid, por fin puede verse en el Teatre Victòria de Barcelona y vale la pena descubrirlo porque es un gran musical repleto de espectacularidad y alicientes.

Al entrar en la sala vemos un decorado que simula una gigantesca pantalla de televisión y las paredes y las puertas de una casa humilde con su papel pintado. Mientras esperamos el inicio, en la pantalla nos explican curiosidades sobre la historia de la obra, así como nos detallan cuáles serán los niños que actuarán ese día, ya que hay hasta seis chicos para cada papel. No estaría mal que también nos contaran quién interpreta a los adultos porque también hay varios castings.

Algunos de los miembros del reparto de este musical.

/ FERRAN SENDRA

Los mineros contra Thatcher

Estamos en los años 80 en una comunidad minera en lucha contra los planes de la primera ministra, Margaret Thatcher, un noticiario de la época nos informa de la situación y los obreros deciden ir a la huelga con el himno Las estrellas nos observan. Conocemos al protagonista, el pequeño Billy Elliot, que acude sin demasiado entusiasmo a la clase de boxeo, pero acaba descubriendo el ballet de mano de la señorita Wilkinson que instruye a sus divertidas alumnas (Brillad) en un número para el lucimiento de la actriz principal. Por cierto, el pianista se llama Braithwaite y más de uno se acuerda del Barça.

Billy aprende a bailar mientras en la calle la tensión va creciendo.

/ SOM PRODUCE

Uno de los momentos más tensos y logrados es Solidaridad que muestra el enfrentamiento entre manifestantes y policías mientras los niños bailan en el medio, para pasar luego a otra de las escenas más divertidas, Sé tú mismo, en la que Billy conoce, mientras bailan claqué, la afición secreta de su compañero Michael y que culmina con figuras de cabezudos como Freddie Mercury o Carlos de Inglaterra. A todo esto, el padre de Billy ha descubierto su afición por la danza y piensa que es un trabajo para “maricones” por lo que le prohíbe continuar con las clases a lo que el chico responde con El baile furioso, enérgico y repleto de fuerza, con el que se cierra la primera parte.

El número 'Sé tú mismo' culmina con un desfile de cabezudos.

/ JAVIER NAVAL

La Navidad y el dúo aéreo

Tras la pausa llega la citada referencia navideña. Los mineros llevan ya ocho meses de huelga y sus condiciones empeoran cada día, pero aún tienen fuerzas para celebrar la Navidad. Y lo hacen al ritmo de Felices fiestas Maggie Thatcher con una letra despiadada: “hoy la cerda Maggie Thatcher mató a Papá Noel” o “vuelvo a sonreír porque hay algo que me hace feliz estas fiestas, Maggie Thatcher, que algún día morirás al fin”. Más explícito, imposible. Le sigue la tradicional En este pozo gris, que es un sentido homenaje del padre al pasado del pueblo.

La magia llega en el que, probablemente, sea el número más emblemático, El lago de los cisnes, un dúo aéreo de una gran belleza plástica que juega con la gravedad y que deja al público con la boca abierta. La otra gran escena es Electricidad, en la que Billy intenta expresar lo que siente cuando baila. Como no podía ser de otra manera, el espectáculo finaliza con otro número brillante y apoteósico con toda la compañía bailando claqué y el público siguiéndolo con las palmas.

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Espectacular y didáctico

Es un montaje maravilloso, resuelto con gran brillantez y con intérpretes que lo dejan todo en el escenario para que disfrutemos al máximo de la función. Además, tiene su parte didáctica ya que lanza mensajes a los niños como que deben seguir su sueño, por muy difícil que resulte el reto, que tienen que esforzarse y trabajar mucho si quieren que haya una posibilidad de cumplirlo y que los padres tienen la obligación de apoyarlos. Así, entre humor, drama, compañerismo, lucha y trabajadas coreografías habremos vivido una Navidad diferente, reivindicativa y más integradora que nunca.

item

'Billy Elliot, el musical'

¿Dónde? Teatre Victòria (avenida Paral·lel, 67-69).

¿Cuándo? de martes a domingos, a diferentes horas.

Precio: de 41 a 84 euros.

Más información: Teatre Victòria.

Noticias relacionadas