Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

ACTUACIÓN

Rosana, a flor de piel

La cantante canaria presentará 'En la memoria de la piel' en el Palau, invitada por el Festival del Mil.lenni

Núria Martorell

Rosana interpreta en acústico El cielo que me das. / RICARD FADRIQUE

Los médicos llevan tiempo advirtiéndonos: la piel tiene memoria, perdona la quemadura solar pero no la olvida. Pues en el tema del corazón, más de lo mismo: si tienes la sensibilidad a flor de piel, ¡huye de los amores que queman! Y si vas de duro, también, que para el desamor no hay protección que valga.

Rosana reflexiona a conciencia sobre el tema (y de forma mucho más poética) en su nuevo disco, 'En la memoria de la piel'. "Por poder puede ser / que este amor sin medida / se nos quede a vivir en la piel para toda la vida", canta en la pieza que bautiza su nuevo y esperado disco.

RECUERDOS DE IDA Y VUELTA

"En la cabeza hay cosas que se quedan y otras que no (quizás por supervivencia). La piel, en cambio, las conserva todas. Va reservándote recuerdos, guardándote sensaciones a las que vuelves muchas veces a través precisamente de una canción que te pone los pelos de punta. Creo que la piel no solo tiene su propia memoria, tiene su propia vida, su propia alma".

La artista canta en acústico la balada Tormenta de arena.

Después de su última gira internacional, en junio del 2015, nada más regresar de Estados Unidos, Rosana empezó a componer las primeras canciones de este nuevo y esperado compacto.

El anterior, '8 lunas' (2013), era un generoso recopilatorio con maravillosos duetos, como el que se marcó con Rubén Blades en 'El talismán'. Y el inédito más reciente, '¡Buenos días, mundo!', data del 2011.

La cantante canta ¡Buenos días, mundo! en EL PERIÓDICO.

FILTRAR EL EXCEDENTE

Serían las ganas de componer acumuladas, pero el caso es que en poco más de medio año Rosana acumuló más de 40 canciones candidatas. "En cada disco me gusta mostrar cómo me encuentro, en qué punto estoy exactamente".

Era el momento de hacer la criba. E hizo, dice, lo de siempre. "Primero se las canté a familiares y amigos para quedarme con menos de la mitad. Todavía tenía 20. Me reuní con la otra familia, la del entorno profesional. Salvaron 15. Así que fui yo quien dejó las 11 que aparecen finalmente en el trabajo", relata.

LA CASA PATAS ARRIBA

En la memoria de la piel lo grabó en el estudio que tiene "desperdigado" en toda su casa. "Según los espacios, suenan mejor o peor determinados instrumentos. Me lo pasé genial buscando qué y dónde debía grabar esto y aquello -relata-. Fueron meses de mucha creatividad y mucha magia".

Esta atmósfera creada por Rosana y su equipo se refleja en el disco. "Mi hogar es el mejor estudio del mundo. Y no conozco ninguno más barato -ríe-.

Rosana, posando en el diario. RICARD FADRIQUE

Tuve que desarmar mi casa y la acabé dividiendo en cinco espacios. Metí 30 amplificadores, 20 bajos, 15 guitarras -enumera-. Tenía claro el sonido que quería. Y en dos semanas lo tuvimos listo". La gira del álbum en Catalunya empieza el lunes en el Palau de la Música, programada por el Festival del Mil.lenni. Rosana regresará dos veces más: el 31 de marzo, en el Teatre Kursaal de Manresa, y el 1 de abril, en el Teatre-Auditori de Sant Cugat.

Rosana

Palau de la Música
Horario 6 de marzo, 21.00 horas 
Precio De 18 a 58 €

La frase "La memoria de la piel" aparece en otra de las piezas de su última hornada, 'No olvidarme de olvidar': "Me he mirado del derecho y del revés / he borrado la memoria de la piel / he llamado a la cordura y me ha vuelto a recordar / no olvidarme que te tengo que olvidar".

DEJAR MARCHAR

Rosana lo tiene claro: "Por la piel pasa toda la vida". Hay otra letra, 'Agua de llorar', en la que insiste en la importancia de dejar marchar. ¿Por qué? "Lo resumiría con la frase de otra canción del álbum, 'Con los 5 sentidos': 'Pero qué poquita vida para tanta eternidad'".