Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

PLUMAS ASEQUIBLES

Chickster: el pollo 'fast good'

En este restaurante no te asarán la cartera, sino piezas provenientes de granjas de proximidad y ecológicas. Y elaboran las salsas y fríen patatas naturales

Ferran Imedio

Medio pollo, con champiñones Portobello y humus.

Medio pollo, con champiñones Portobello y humus. / ANTON GLAVAS

Chickster ha llegado para montar un pollo, gastronómica y amistosamente hablando. Porque pretende triunfar a lo grande con este animal como protagonista de la carta y unos secundarios solventes ('sides', les llaman, que este es un establecimiento moderno): patatas fritas, ensaladilla rusa, patatas con mojo picón, humus, ensalada César, champiñones Portobello, palitos de mozzarella rebozada, nachos con queso, guacamole, salsa chimichurri y salsa griega 'tzatziki' (yogur, pepino, menta), aguacate con 'tzatziki', verduritas al dente con pesto... Todo ello, de elaboración casera. 

Chickster

Paseo de Sant Joan, 66
Teléfono: 93 853 93 35
Precio medio (sin bebida): 10-15 €

Porque el concepto que mejor encaja con este local del paseo de Sant Joan, 66, es el de 'fast good': la relación calidad-precio es más que notable, ya que puedes comer por 10-12 euros pollos de proximidad con la denominación de origen Empordà o ecológicos y no te darán patatas precongeladas ni te pondrán las salsas industriales de las típicas cadenas de 'fast food'. Aquí, hasta la 'panna cotta' es casera.

Sirven el pollo en medias piezas (7,10 euros) y cuartos (4,50), marinados con una mezcla de aceite de oliva, especias, limón y whisky, y asados en una parrilla giratoria que les aporta una textura tierna y jugosa. También vale la pena el Crunchy, un contramuslo con un grueso y crujiente rebozado a base de harina de trigo, harina de garbanzos, especias, Crunchy Crumbs y agua; si olvidas su aspecto poco apetecible y te atreves, te será difícil no repetir. No faltan las alitas, ensartadas de tres en tres en unas brochetas, ni las hamburguesas, con beicon o con queso 'brie', salsa de trufa y mermelada de frutos rojos. De la pieza ecológica solo hacen la pechuga. Lástima que no hagan bocatas ni croquetas.

Puedes llevártelo todo a casa u optar por alguno de los menús de mediodía laborable (medio pollo, dos acompañamientos y bebida por 10,90 euros), entre los que hay, atención, un ¡vegetariano! (cuatro sides a elegir y una bebida por 11.90). Cosas del 'fast good' moderno.
 

Temas: Restaurantes