Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

TOP GASTRONÓMICO

Los 5 restaurantes favoritos de Pablo Ortega

El chef de Totora, uno de los restaurantes peruanos de referencia de Barcelona (en su recién estrenada carta ofrece platos regionales poco conocidos de la cocina de antaño), elige sus cinco establecimientos preferidos en la ciudad

Ferran Imedio

En el restaurante Koy Shunka disfrutarás de la mejor cocina japonesa.

En el restaurante Koy Shunka disfrutarás de la mejor cocina japonesa.

1. Koy Shunka

Cocina japonesa increíble

«Increíble cocina japonesa y, sobre todo, increíble el producto con el que trabajan en este restaurante (Copons, 7). Su chef, Hideki Matsuhisa, es un crack. Tiene otro local más informal llamado Kak Koy que, para mí, es igual de increíble y también está en el Gòtic (Ripoll, 16)».


2. Bodega 1900

Platos ricos y sin complicaciones

«Para definirlo en una palabra: brutal. Es un lugar fantástico donde hacer un vermut. Me encanta la cocina de este restaurante de Albert Adrià porque sus platos están muy ricos y sus cocineros los preparan sin complicaciones. Está en la calle de Tamarit, 91».


3. La Sangunchería

Bocadillos que recuerdan la cocina callejera de Perú

«Este restaurante ocupa un espacio pequeño en Travessera de Gràcia (está en el número 45) que ha sido adaptado para preparar y servir bocadillos peruanos. De manera que, cuando pruebo cualquiera de los bocatas que hacen aquí, me trasladan a la cocina callejera de Perú, mi país. ¡¡¡Esta buenazo!!!».


4. Carlota Akaneya

Brasa japonesa a tu gusto

«Otro restaurante bestial. En este caso, porque aquí puedes comer brasa japonesa buenísima. En medio de la mesa hay una parrilla en la que tú mismo vas poniendo la carne para que te la hagas a tu gusto. Está cerca de la Rambla, en la calle del pintor Fortuny, 32».


5. Dream Café

Cocina cantonesa barata

«No hagas caso del nombre. Este pequeño restaurante sirve cocina cantonesa. Sus platos están muy buenos, y son muy baratos. Me recuerda mucho a los chifas peruanos, que mezclan la cocina china y la peruana. Está en la calle de Viladomat, 10».