Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

CENA A 14 MANOS

14 platos y 19 vinos para celebrar el buen karma del Hotel Omm

Joan Roca, Andoni Luis Aduriz y Rafa Panatieri inician los festejos de los 15 años del establecimiento

Pau Arenós

De izquierda a derecha, Rosa María Esteva, Rafa Panatieri, Guillermo Cruz, Nerea Sorribes, Joan Roca, Andoni Luis Aduriz, Cecilia Guedes y Josep Roca.

De izquierda a derecha, Rosa María Esteva, Rafa Panatieri, Guillermo Cruz, Nerea Sorribes, Joan Roca, Andoni Luis Aduriz, Cecilia Guedes y Josep Roca. / CELINA MARTINS

La cena en el restaurante Roca Moo, la noche del jueves, se anunció con una fórmula matemática (4 + 2) que sumaba las manos de los responsables del banquete con el que comenzaban los festejos de los 15 años del Hotel Omm (2003-2018). El 23 de noviembre del 2003, el establecimiento de Rosa María Esteva inició su andadura con el buen karma que nunca la ha abandonado.

Ningún manco, pues: Andoni Luis Aduriz (Mugaritz) y Joan Roca y Rafa Panatieri (Roca Moo: el primero, director-asesor; el segundo, chef titular).

Quien contó las extremidades se quedó cortísimo, pues si bien los 14 platos fueron de impresión, los ¡19 vinos! elegidos por las ochos manos, y las respectivas narices, de los sumilleres (Guillermo Cruz, Josep Roca, Nerea Sorribes y Cecilia Guedes) dejaron a la cincuentena de comensales con la boca abierta y rendida, y el bolsillo sin queja: pagaron 320 euros en beneficio de Acción contra el Hambre.

El fino tentáculo de pulpo (¡más manos o patas!) con salsa de callos se cogió del brazo de un oloroso dulce muy viejo de González-Byass  solera de 1847 (solo tres botellas que Guillermo Cruz rescató de un coleccionista, lo que aún daba más relevancia al trago).

La sardina con papada (riquísima) encontró el xarel.lo Pre-Pairal 1999, que durante largo tiempo estuvo olvidado en la bodega Can Ràfols dels Caus.

El corte de helado de pichón voló con Els Escurçons 2015, nacido de una viña quemada y que encierra esa memoria de humo.

Y el ‘tartar’ de salmonete se encendió con el rosado gran reserva 2000 de Viña Tondonia, al que se referían como El Unicornio por su rareza (muchos dicen que lo han visto, pero pocos lo han catado).

Fue también una rareza que una cena tan intrincada transcurriera a velocidad de ciempiés y no de tortuga con cuatro patas y un tedio centenario.          

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.

RECOMENDAMOS