casero o fiestero

14 planes para Fin de Año en casa o fuera de casa

Tienes dos opciones: quedarte en casa o apuntarte a la guerra. Ya sea recluido o en libertad, te contamos cómo acabar en la cama con una sonrisa de oreja a oreja

Òscar Broc

14 planes para Fin de Año en casa o fuera de casa

Se acerca la esperada última noche del año y Barcelona se prepara para una fiesta larga, ruidosa y multitudinaria. Tienes dos opciones: quedarte en casa o apuntarte a la guerra. Ya sea recluido o en libertad, acabarás en la cama con una sonrisa de oreja a oreja. Te contamos cómo. Ah, ¡y feliz 2019! 

FUERA DE CASA

Si no quieres acabar la nochevieja dándole codazos a tu tía para que despierte y cantando ‘Despacito’ en el ‘SingStar’, ponte el abrigo y huye. Aléjate de casa y cómete Barcelona. La ciudad se llena de fiestas e infinitas movidas para que puedas bailar, beber y ligar como si no hubiera mañana. Hay tanta oferta que es muy posible que no sepas adónde ir, pero para eso estamos, para ponerte las cosas fáciles y orientarte en un océano de perdición fiestera. Tu ruta hacia los churros con chocolate, aquí.


Gatsby / MARCO RMCEVIC

1. Gatsby y Zuu 

Cotton Club al cuadrado

Cena-espectáculo. Comida y 'show'. Pero, en este caso, ni tú pones la comida ni tu abuelo beodo pone el 'show'. Deja que otros se encarguen. Gatsby (foto) es el restaurante-espectáculo por excelencia de la zona alta (Tuset, 19). Dos menús de lujo (195 y 350 euros) y espectáculo con cuerpo de baile y acróbatas. Tras las campanadas, la cena se convierte en discoteca. En el Hotel Sofía (Plaza de Pius XII, 4), también juegan en esta liga: su restaurante Zuu propone un viaje a los años 20 desde las 21.00 horas hasta que salga el sol. Espectáculos, baile, cena de máximo lujo y 'night club' a 400 euros por barba. No apto para mileuristas.
 


Hijo de Méndez / EMILIO LEKUONA

2. Hetta e Hijo de Méndez

¡Feliz año, güey!

Hetta e Hijo de Méndez, en el mismo edificio, celebran un Fin de Año que comienza dividido y acaba en fusión. En el moderno Hetta, cocina con producto top y chispazos de autor. Hay menú normal y menú vegetariano por 100 euros cada uno. En Hijo de Méndez, cena mexicana de altura (he probado su cocina y es sensacional) a 65 euros por cabeza. Cuando acaben ambas pitanzas, la fiesta continuará en Hijo de Méndez a golpe de house y cócteles mexicanos (en la foto). Y lo mejor: si has cenado en Hetta, podrás sumarte al despiporre. Pasaje de Marimon, 5.
 


3. Mas Salagros

Nochevieja ‘eco’

Huir sin que lo parezca. A 20 miserables minutos de Barcelona se esconde un paraíso 'eco' qua parece arrancado de un sueño: Mas Salagros, un resort 100% ecológico en su arquitectura, materiales y comida: casi todo lo que engulles en su restaurante sale de huertos y ganadería propia. Y lo mejor es que cuenta con un balneario, Aire, con piscina de agua caliente exterior y varias salas de agua para que te relajes hasta derretirte. Un caramelo para parejitas con conciencia. Riera de Vallromanes, s/n. 


4. Harlem Jazz Club

Rico y sabrosón

Templo musical donde los haya, el Harlem Jazz Club se apunta a la Nochevieja a su manera, con ritmos en directo que harían temblar la mandíbula inferior de Dolph Lundgren. Desde las 23.00 horas y hasta la madrugada, sonidos tropicales con Ray Cuza cantando y la orquesta Sazonando de Cuba. Salsa, son, chachachá y ritmos latinos darán paso a los 'djs' y a los copazos más serios. Y todo el 'pack', por 20 euros de nada: me lo quitan de las manos. Comtessa de Sobradiel, 8.


5. Razzmatazz

Cinco nocheviejas en una

En Razzmatazz no tienen suficiente con celebrar una Nochevieja y se han montado cinco de golpe. A lo grande. Las cinco salas del local se convierten en cinco fiestas distintas, con sus respectivos 'djs' y sus respectivos estilos musicales. Amable y Legotech poniendo los 'hits' de la casa en la sala principal. Electrónica en The Loft con Baldo. Clásicos del house en Lolita con Chicletol, TVMNSTR y Lovers. 'Hits' pop y algo de petardeo en el Pop Bar con la fiesta Mini Dirty. Y en la sala Trill, ritmos urbanos para la juventud a cargo de Will Blake y Sanatruja. Esto es un maratón y no la carrera de San Silvestre. Almogàvers, 122.


6. Fiesta Fin de Año Canada

‘Urban’ que te quiero ‘urban’

La única fiesta de Nochevieja a la que podrás ir con chándal sin que los porteros te aplasten la glotis. Y por 28 euritos de nada. La plataforma Canada vuelve a la carga para despedir el año con su peña, en la sala Upload del Poble Espanyol (Plaza Major, 9). La cosa irá de trap, dancehall, reggaeton y lo que la etiqueta 'urban' disponga. Bad Gyal y el equipo de DJs del Bloque, entre otros referentes de la música urbana patria, pondrán la 'mandanga' en los platos. Compra la entrada ya, habrá machetazos entre los modernos de la city para estar ahí. 


7. Freedonia (Discos Paradiso) y Vol (Ultra Records)

Alta Fidelidad

Discos Paradiso y Ultra Records, dos de las mejores tiendas de vinilos de Barcelona, han dicho que basta ya de tanta pachanga sin ton ni son. La Nochevieja no tiene por qué ser un océano de caspa. En el club Freedonia del Raval (Lleialtat, 6), los soldados de la tienda Discos Paradiso descargarán el mejor house imaginable por el irrisorio precio de 20 euros la entrada en taquilla. Por su parte, en la sala Vol de Poblenou (Sancho de Ávila, 78), la familia de Ultra Records comandará una Nochevieja familiar, de tamaño reducido y con muy buena vibra, acompañada de una pléyade interminable de pinchadiscos y amiguetes, como DJ Manager o Titi Calor. La entrada cuesta unos hilarantes 12 euros y viene con un chupito de ratafia de regalo.


8. Foment Hortenc

Horta también existe

Si quieres huir del fin del mundo que se estará desencadenando en el centro de la ciudad, puedes escapar. Foment Hortenc, que en el año 2006 recibió la Medalla de Honor de Barcelona, ha hecho suya la celebración de Nochevieja en Horta. Una fiesta con cena, uvas, cotillón y la música de Soundserveis Disco hasta la madrugada, para que empieces el año sin que un guiri te pise los juanetes. Nochevieja de barrio, ecléctica, para todas las edades y a un precio de chiste: la entrada cuesta 45 euros para los socios y 60 euros para los que no lo son. Alt de Mariner, 15. 


EN CASA

Hay que 'bunquerizarse'. Nadie en su sano juicio saldría a la calle mientras llueven meteoritos. Pues lo mismo con Nochevieja. ¿Pagar garrafón a precio de angulas? ¿Sacarte codos de la boca en todas las barras? ¿Saltar encima de un taxi en marcha con un machete entre los dientes para volver a casa? ¡¿Perderse 'Cachitos de Hierro y Cromo?! Repite conmigo: este Fin de Año no se sale de casa.


ISTOCK

9. ‘Sushi’ a domicilio

Feliz ‘maki ‘nuevo

Que no estamos en 1956, diantre; los tiempos modernos exigen soluciones modernas para la cena de Nochevieja. Si perteneces al grupo de los que van piripis a las ocho de la tarde, cocinar no es una opción, a menos que el objetivo sea aniquilar a tus invitados. Solución: sushi a domicilio. Solo un desalmado le haría asco a una bandeja de 'nigiris'. Y encima parecerás 'cool'. El mejor servicio de 'sushi' a domicilio o 'take away' de Barcelona es el de Nomomoto (pedidos hasta las 20.00 horas). Tiene el mejor producto (General Mitre, 1). También puedes pedir bandejas en Sushifresh (Via Augusta, 6) hasta la misma hora. Esperan tu llamada agónica alga 'nori' en mano.  


10. Disfraces y cotillón

Y tú, ¿de qué vas vestido?

Los caminos que llevan a mucha gente a confundir Nochevieja con carnaval son como los del Hado: insondables. Un respeto, no obstante, para las fiestas temáticas caseras de Fin de Año. ¿Hay algo mejor que comerse las uvas disfrazado de romano, con una peluca de Harpo Marx y un matasuegras colgando de la oreja? Si en tu casa se producen deflagraciones de cotillón que harían orinarse encima a un boina verde, en Party Fiesta (Pintor Fortuny, 6) tienen toda la munición e infinidad de disfraces a precios razonables. También podrás encontrar toneladas de disfraces en Atucom (Roger de Llúria, 27), mi tienda favorita para menesteres de transformismo: su colección de caretas y máscaras es imponente.  


11. Karaoke casero

Operación fracaso

Una Nochevieja sin la abuela cantando Rafaella Carrá sería como un mundo sin Mourinho: mejor, pero más aburrido. Cuando se impone el sopor post-Dubois, o coges un micro o saltas por la ventana: sí rotundo, pues, al karaoke de Año Nuevo. Puedes ir a FNAC y pillarte un mamotreto, pero lo más recomendable sería buscar consejo en la web www.comprar-karaoke.com o adquirirlo en www.electronic-star.es, un oasis del karaoke con piezas para todo tipo de veladas: baratos, profesionales, infantiles…No tienen para gatos de milagro. Y si tienes consola, o pones el 'SingStar' o no eres nadie. Puedes encontrarlo en Game, la iglesia barcelonesa del videojuego (Pau Claris, 97). 


12. Juegos de mesa

Y tiro porque me toca

Acabar el año jugando al parchís huele a decadencia. ¿Harto de ver a tu cuñado haciendo el mono en la inevitable partida de 'Pictionary'? Antes de coger la recortada, piensa: hay otros juegos de mesa mucho más divertidos, complejos e imaginativos que el dichoso Trivial. El sector está viviendo su edad de oro: súbete a la ola. En Kaburi (Paseo de Sant Joan,  11) o 4 Dados (Bailén, 21) te aconsejarán el título más adecuado. Por otra parte, si en casa sois fans de 'Cuarto milenio', acércate a la tienda esotérica Karma (Paral·lel, 143) y hazte con una tabla de güija: quizás contactas con Franco y Jesús Gil después de las campanadas. ¿Lo de hablar con difuntos no es lo tuyo? En Puzzlemania (Diputació, 225) te surtirán con puzles imposibles que no terminarás hasta el 31 de diciembre del 2019.


13. Supersticiones

Que la suerte te acompañe

Hay gente que se toma lo de comenzar el año como si fuera una sesión de santería. ¿Ropa interior roja? En la lencería Janina (Rosselló, 233) lo tienen todo para ella; en Boxer no faltarán los gayumbos rojos para él (y arneses y 'jockstraps' rojos para los más 'fetish'). Por cierto, refuerza gemelos en el gimnasio: si no te comes las uvas con el pie derecho en el suelo y el izquierdo levantado, lo pagarás. Un clásico: introduce oro en la copa de Rondel Ídem o tendrás que comer sopa de sobre todo el año. Y una de mis favoritas: aunque parezcas un demente, da una vuelta a la manzana con una maleta de viaje, para que en el 2019 cojas el avión muchas veces y vayas muy, pero que muy lejos. Con suerte, no te volvemos a ver. 


josep echaburu (tve catalunya)

14. ‘Cachitos de Hierro y Cromo’ (La 2)

Cachito, cachito, cachito mío

Ya puede venir David Guetta a pinchar cumbia house disfrazado de Spider-man, que no me convencerá. La mejor sesión musical de Nochevieja no se celebra en los clubs más 'in' de la 'city', sino en La 2 de Televisión Española. El sensacional programa retromusical 'Cachitos de Hierro y Cromo' se pone las lentejuelas para su especial Nochevieja y descarga toda su artillería ochentera justo después de las campanadas. Sus actuaciones de música 'vintage' extraídas del archivo de TVE son ya legendarias, una mezcla de buena música, nostalgia y vergüenza ajena que se amolda a las necesidades de los borrachuzos y arranca al abuelo de la narcolepsia. Por cierto, antes de las campanadas (23.00 horas), 'Cachitos' hace una previa con directos de grupos como Dorian o Los Punsetes. Gustera. 31 de diciembre, de 23.00 a 3.00 horas.