Informe del CoNCA

El exitosa receta del histórico cine Alhambra de La Garriga contra la crisis pandémica

La centenaria sala vallesana ha apostado por el cine "de calidad" para poder mantenerse a abierto pesar de la caída de espectadores por la "pérdida del hábito de ir al cine" tras el covid

Josep Maria Miró, padre, en el cine Alhambra de La Garriga

Josep Maria Miró, padre, en el cine Alhambra de La Garriga / Ramón Ferrandis

2
Se lee en minutos
Quim Casas

El informe ofrecido por el CoNCA refrenda la crisis del sector cinematográfico, que, si bien ha mejorado los pobres números del 2020, sigue muy por debajo de las cifras obtenidas en el 2019, antes de la pandemia. Los exhibidores cinematográficos han tenido que hacer más de un malabarismo para recuperar al espectador perdido. Un buen ejemplo es el del cine Alhambra de La Garriga, en el Vallès Oriental, de las primeras salas en abrir después de la pandemia. El cine lo gestionan Josep Maria Miró, que se hizo cargo de este hace 44 años, y su hijo, de nombre también Josep Maria.

“Fue muy complicada la reapertura, los parones a causa de la pandemia hicieron que la gente perdiera el hábito de ir al cine”, nos cuenta Miró Junior cuando le preguntamos por las sensaciones que tuvieron él y su padre al reabrir la sala en 2021. No fue fácil porque, entre otras cosas, aún había aforo restringido. “Durante las restricciones, acomodábamos personalmente a la gente en cada butaca para que vieran que aquello era seguro”, recuerda Miró hijo.

Platea del histórico cine Alhambra de La Garriga.

/ El Periódico

El Alhambra se construyó en 1913, tiene una capacidad para 260 espectadores y hace ocho años se digitalizó. “Mi padre siempre ha apostado por un cine de calidad, sea de autor, comercial o familiar” comenta. La situación sigue siendo difícil, y las sensaciones fluctuantes, pero la variedad de filmes que conforman la programación de la sala, así como la fidelidad de los espectadores, permiten que el Alhambra pueda mantenerse.

Noticias relacionadas

El 2020 fue muy duro. El 2021 albergó ciertas esperanzas, pero, ante todo, fue el año en el que empezó a atisbarse una cierta normalidad, refrendada este 2022 ya sin mascarillas. Le preguntamos a Miró hijo sus sensaciones personales el año pasado, aquellos momentos y películas que le permitieron pensar que la crisis podía remontarse: “El filme ‘Mediterráneo’ fue un gran éxito, corrió enseguida el boca-oreja y su director, Marcel Barrena vino dos veces a realizar coloquios. También funcionó muy bien ‘Josep’, con la que hicimos conversaciones con historiadores y el público, y estuvo muchas semanas en cartel”.

El corresponsable del cine recuerda también una excelente respuesta con las proyecciones de ‘El buen patrón’, ‘Nomadland’ y un pase del filme de los Beatles ‘¡Qué noche la de aquel día!’, con todo tipo de público en la sala. Y guarda un especial recuerdo para un clásico de Charles Chaplin: “Proyectamos ‘El chico’, en la versión restaurada en 4K, y fue muy emocionante, ya que los niños no venían a ver una película infantil con sus padres, venían a ver un filme de Chaplin”.

Temas

Cine