Radiografía

El cine catalán perdió casi el 75% de sus espectadores debido a la pandemia

  • El Consell Nacional de la Cultura i les Arts ha presentado este miércoles un informe anual en el que se analiza el impacto del Covid-19 en el sector cultural en Catalunya

Los cines Verdi de Barcelona, cerrados durante el confinamiento

Los cines Verdi de Barcelona, cerrados durante el confinamiento / Mònica Serra

4
Se lee en minutos
Antonio Porras

El sector cultural ha sido, sin duda, uno de los grandes perjudicados por la crisis sanitaria que ha azotado a España en el último año y medio. Teatros, cines y salas de concierto se han visto sometidos a unas duras restricciones que iban variando según avanzaba la pandemia: con las persianas bajadas durante meses, con aforos muy restringidos y con ayudas insuficientes por las que se han manifestado en más de una ocasión. Este miércoles, el Consell Nacional de la Cultura i les Arts (CONCA) ha presentado su informe anual en el que analiza el verdadero impacto que el Coronavirus ha tenido sobre la cultura. También ha propuesto un plan de estímulo de la demanda y una intervención de urgencia para mantenerde la estructura cultural actual.

20% de paro entre sus trabajadores

El cese de actividades para este sector ha dejado tras de sí una estela de desempleo que ha afectado hasta un 20% de las personas que se dedicaban al sector de la cultura. unas cifras que empeoran cuando le añadimos el 10% que ha estado, o sigue estando, en situación de ERTE. Una crisis que también ha afectado a los artistas, que se han visto obligados a retrasar el estreno de sus obras, películas o libros. En total, casi la mitad de trabajadores del sector (un 42% para ser exactos), ha visto como el Coronavirus obligaba a reducir su ritmo de trabajo.

El cine y la música, los más afectados

La caída de la actividad cultural ha dejado grandes pérdidas en casi todos los sectores, pero despuntan los cines catalanes, que en 2020 perdieron casi 15 millones de espectadores, lo que representa casi un 75% de los casi 20 millones que tuvieron en el año anterior. También ha visto reducida su recaudación, que tras meses con las persianas bajadas se ha reducido, previsiblemente, en un 73,6%.

Otra de las grandes afectadas ha sido la indústria de la música y es que el cierre de salas de concierto, una de las arterias principales de la industria discográfica, ha supuesto una pérdida del 87% de la facturación y el 94% de espectadores respecto al 2019, según apuntan los cálculos realizados por la Associació Professional de Representantes, Promotors i Mànagers. Tampoco escapan de estas pérdidas las editoriales, las exposiciones culturales y los museos, de los cuales aún no se disponen datos oficiales.


Crece el desarrollo de videojuegos

La industria del videojuego es de las pocas que ha aguantado a la perfección el envite de la pandemia. Quizás por la situación de confinamiento, y que no requiere de puntos físicos como el teatro o el cine para desarrollarse con cierta normalidad, los últimos datos presentados por Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos indicaba que el 75% de empresas del sector no habían percibido pérdidas y se auguraba mayores ganancias que en 2019. Según el informe presentado este miércoles por el CoNCA, la facturación de las empresas catalanas de videojuegos también se ha incrementado en un 11%, siendo de los pocos sectores que han mejorado a pesar de la situación sanitaria.

Caída de la demanda

A pesar de los esfuerzos por parte de las organizaciones culturales por reforzar sus servicios de forma virtual, la demanda se vio "gravemente afectada" durante el último año. Según indican los datos presentados este miércoles, la demanda de actividades presenciales se ha reducido en un 68%, mientras que la venta de bienes culturales se queda cerca, con una reducción del 64%. En total, la gran mayoría -más del 80%- de organizaciones o empresas que se dedican al sector cultural han declarado haber tenido pérdidas este año y, las previsiones para el 2021, muestran que sus ingresos continuarán siendo inferiores a los que se obtuvieron en prepandemia.

Una lenta vuelta a la normalidad

El CoNCA señala que "lo que inicialmente podía parece un cese de actividades puntual, ya se ha convertido en una crisis en toda regla". Tras la lenta desescalada de la actividad cultura, que no ha sido lineal, sino que ha ido variando a medida que retrocedían o avanzaban los contagios, un 13% de las empresas dedicadas a la cultura no han sido capaces de reabrir tras el fin de restricciones. Las más afectadas han sido las pequeñas y medianas organizaciones, que en muchos casos se han visto obligados a reducir costes para mantenerse a flote.

Las previsiones para el 2021 muestran que esta tendencia a la baja seguirá dándose. Casi la mitad de organizaciones (un 44%) prevé una recuperación lenta para sus negocios y el 35% va a sufrir "fuertes afectaciones" que, en muchos casos, podrían suponer el cierre total. El segundo semestre de 2021 será clave para determinar la recuperación del sector, en el que se asume un retorno progresivo a la normalidad con el final de los aforos restringidos y otras medidas análogas.