En el Auditori

Vasili Petrenko dirige los 'Gurre-Lieder' en versión reducida

  • El portento ruso, titular de la Royal Philharmonic Orchestra la próxima temporada, ofrece una versión de cámara de esta monumental pieza de Schoenberg con la OBC y la mezzosoprano venezolana Nancy Fabiola Herrera

El director Vasili Petrenko y la mezzosoprano Nancy Fabiola Herrera.

El director Vasili Petrenko y la mezzosoprano Nancy Fabiola Herrera. / Cedidas por el Auditori

Se lee en minutos

El solicitado Vasili Petrenko (Sant Petersburgo, 1976), que la próxima temporada debuta al frente de la Royal Philharmonic Orchestra en Londres, regresa a Barcelona para dirigir a la OBC este viernes y sábado con un programa que incluye la versión de cámara de la monumental obra de Schoenberg, los 'Gurre-Lieder'. Armonías y melodías poderosas dominan en esta pieza posromántica. "Este es un Schoenberg obsesionado con Wagner, tiene mucho de 'Tristán e Isolda' y otras de las óperas del último periodo del compositor alemán", destaca Petrenko, encantado de estar de nuevo en Barcelona, como Nancy Fabiola Herrera, cuya voz concentrará toda la parte vocal de la cantata original, basada en un poema dramático inspirado en una leyenda medieval llena pasión, celos y muerte. "Es una historia nórdica que tiene mucho de 'Juego de tronos'", apunta el director, que trabaja por primera vez con Herrera. "La entonación es difícil y el tipo de alemán en el que está escrita tampoco es sencillo", apunta Petrenko, respecto a esta versión de cámara creada en 1922.

"Esta pieza que canto es una joyita para mí. Son 12 minutos de un Schoenberg que uno no se espera, bastante tonal. Es preciosa", dice Herrera, que nunca ha cantado ni esta versión ni la otra.

El director está satisfecho con la acústica del Auditori. "Es buena con este tamaño de orquesta más reducida", comenta. Pero la distancia entre los músicos dificulta la interpretación de la partitura, "especialmente con la música clásica de Mendelssohn, la 'Sinfonía núm. 5' porque los músicos necesitan escucharse y están demasiado alejados debido a las medidas de seguridad del covid-19", indica el maestro. "Espero que el público acuda a los conciertos porque es importante para los músicos el contacto directo con los espectadores".

Normalidad necesaria

Petrenko, que la última vez que visitó Barcelona fue con la Filarmónica de Oslo en el Palau de la Música Catalana en el 2019, considera que la cultura será clave en Europa para superar la crisis provocada por la pandemia. "La normalidad regresará de verdad para mí cuando vuelvan a viajar las orquestas, algo vital, especialmente para las formaciones inglesas, pues el Gobierno no paga tanto a los músicos como aquí y han de hacer giras".

Noticias relacionadas

Todo se ha complicado con el covid-19, explica. Aún hoy, pese a estar vacunado o haber pasado la enfermedad, en el Reino Unido es obligatoria una cuarentena de 10 días si vienes de Europa. "Además está el Brexit, que obliga a hacer un trabajo extra y cumplir una serie de requisitos para viajar que antes no se necesitaban para ir a Europa, por no hablar de los precios. Ahora hay que pagar más por los instrumentos en los viajes". Su esperanza es que "se acabe imponiendo el sentido común entre Europa y Reino Unido para que los artistas queden excluidos de ciertos requerimientos". Y recuerda que "muchos han declinado acudir a los Proms este año". Veremos qué ocurre.

De cara a septiembre cuando se hará cargo de la Royal Philharmonic pero mantendrá la relación con sus antiguas formaciones de Liverpool y Oslo, que han permitido al superdotado maestro abrirse camino fuera de Rusia. "Tengo muchas ganas de empezar con la Royal Philharmonic. Tiene un gran potencial y Londres es una gran capital cultural. Sus músicos son bastante jóvenes y es una orquesta muy flexible, algo que valoro porque en tiempos de crisis económica la cultura suele sufrir, pero si eres flexible te adaptas mejor".