Crítica de cine

'Possesor': la importancia de llamarse Cronenberg

  • Lo que más aterra al ver la película no son su representación de la violencia o sus incursiones en el 'gore', sino comprender que la ciencia ficción en ella propuesta podría no estar lejos de hacerse realidad

Estrenos de la semana. Tráiler de ’Possessor’.

Se lee en minutos
Nando Salvà

'Possessor' ****

Dirección: Brandon Cronenberg

Intérpretes: Andrea Riseborough, Christopher Abbott, Jennifer Jason Leigh, Sean Bean, Tuppence Middleton

Estreno: 11 de junio del 2021 (Movistar+)

‘Possessor’ lo deja claro: Brandon Cronenberg es hijo de su padre, y la perogrullesca afirmación pretende ser un cumplido. En su segunda película, el director maneja con eficacia varios de los elementos temáticos y estilísticos asociados a su apellido –oscuros poderes corporativos, tecnología perturbadora, terror basado en la deformación del cuerpo humano, violencia extema- aunque, eso sí, mientras lo hace se las arregla para trascender el mero ejercico de emulación.

Noticias relacionadas

Centrada en una asesina a sueldo que infiltra su conciencia en otras personas y luego las usa como títeres a través de los que cometer sus crímenes, ‘Possessor’ contempla la agresiva crisis de identidad que la mujer sufre tras quedar atrapada en el interior de un hombre reacio a cederle el control de sí mismo. Y mientras escenifica la batalla entre dos voluntades en pugna dentro de un mismo cuerpo, la película resulta a la vez tan deslumbrante y tan resueltamente brutal que sus imágenes bien podrían permanecer instaladas durante mucho tiempo en la mente y las pesadillas del espectador.

En todo caso, Cronenberg no trata únicamente de buscarles las cosquillas a nuestra víscera y nuestro subconsciente. Como todas las ficciones distópicas de valor, ‘Possessor’ propone reflexiones relevantes e inquietantes sobre nuestra relación con la tecnología y, en concreto, sobre la paranoia y la pérdida de autonomía individual que nos causa. Y, al final, lo que más aterra al ver la película no son su representación de la violencia o sus incursiones en el 'gore', sino comprender que la ciencia ficción en ella propuesta podría no estar lejos de hacerse realidad.