CRÍTICA

La OBC brilla junto a Emmanuel Pahud

El conjunto catalán estrenó en España el ‘Concierto para flauta’ de Dalbavie

El flautista Emmanuel Pahud con el director Baldur Bronnimann en  L’ Auditori de Barcelona.

El flautista Emmanuel Pahud con el director Baldur Bronnimann en L’ Auditori de Barcelona. / May Zircus

Se lee en minutos

La temporada de la Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya (OBC)continuó el viernes con una plantilla más generosa que en los últimos conciertos, casi alcanzando el medio centenar de profesores. La velada, dedicada en exclusiva al repertorio francés, arrancó con un clásico de Debussy, el 'Prélude à l'après-midi d'un faune', una maravilla casi pictórica de 1894 que más tarde hiciera famosa Nijinski con su célebre y rupturista coreografía. La obra, en una versión soberbiamente matizada por Baldur Brönnimann desde el podio y con un sonido suntuoso, permitió sobre todo el lucimiento del solista de flauta y de la madera en general, del arpa, las trompas y las cuerdas.

La velada se despidió con el delicioso ballet de Ravel 'Ma mère l'oye' (1911), servido con todo lujo de detalles y convincente fraseo, con una OBC muy bien cohesionada y motivada por Brönnimann. Hubo ritmo, tensión dramática y contrastes, bases de un discurso que no olvidó subrayar las muchas líneas melódicas que invaden esta obra maestra.

Una flauta de oro

Noticias relacionadas

Uno de los principales atractivos de la velada era la presencia en la temporada de la OBC de uno de los flautistas más destacados del momento, Emmanuel Pahud –desde que tenía 22 años, flauta solista de loa Filarmónicos berlineses–, esta vez como protagonista del estreno español del 'Concierto para flauta' del compositor francés Marc-André Dalbavie. Estrenado en 2006 y dedicado al famoso intérprete, la obra posibilitó que Pahud, armado de su flauta de oro de prodigiosa proyección, se fuera adentrando rápidamente en un universo terriblemente exigente y pleno de atmósferas dramáticas que exige del solista todo tipo de virtudes, ya que el concierto explora todas las posibilidades del instrumento solista. Un ‘tour de force’ en una obra fascinante y con mucho de teatral.

El concierto, por las restricciones de aforo, se retransmitió en ‘streaming’ desde el Auditori.