ESPECTÁCULOS EN CASA

La pandemia turbopropulsa el teatro y los conciertos en 'streaming'

El sistema ha permitido mantener el contacto entre artistas y público en la crisis sanitaria y ahora alza el vuelo como negocio

Alejandro Sanz prepara un concierto mundial desde Madrid y teatros, auditorios y festivales también apuestan por las plataformas

Stay Homas estrenan el sistema de transmisión en ’streaming’ de la sala Barts, con pantallas en las que aparecen algunos de los espectadores, este lunes.

Stay Homas estrenan el sistema de transmisión en ’streaming’ de la sala Barts, con pantallas en las que aparecen algunos de los espectadores, este lunes. / FERRAN NADEU

Se lee en minutos

Marta Cervera

Aunque no hay nada como la emoción y la energía de un espectáculo en directo, las nuevas tecnologías garantizan nuevos públicos incluso a miles de kilómetros. La 'boy band' norcoreana BTS vendió la friolera de 800.000 entradas para el concierto en 'streaming' que realizó durante la primera ola de la pandemia tras tener que cancelar su gira mundial. A una media de 26 euros cada una, negocio redondo. En España, los shows de 'OT' en julio en el WeZink de Madrid demostraron el tirón del 'streaming' en nuestro país, con precios más ajustados, de entre 8 y 12 euros. Y Alejandro Sanz ofrece un gran concierto en 'streaming' con su banda el próximo sábado 5 de diciembre, en realidad la noche del sábado al domingo. Lo hará desde un plató de Madrid en directo a la una de la madrugada, hora española, para adaptarse a los horarios de Latinoamérica, aunque su actuación podrá disfrutarse en cualquier parte del mundo. Entradas desde 17 euros para el público europeo hasta 12 dólares en Ecuador. 

"El 'streaming' quedará como herramienta para presentar discos y hacer eventos especiales"

Borja González

MOW Management

El 'streaming' lleva las de ganar. Empezó de manera 'casual' con los artistas grabándose de cualquier manera. Pero en muy poco tiempo se ha sofisticado y también se ha subido a él el mundo del teatro. El de Sanz será un gran concierto con despliegue de luz, sonido y sorpresas. "No creo que el 'streaming' sustituya nunca a un espectáculo en directo. Son cosas distintas. Pero quedará como herramienta para presentar discos y hacer eventos especiales", opina Borja González, de MOW Management, que lleva a Alejandro Sanz.  

El 'streaming' de artes escénicas es más que una moda forzada por la pandemia y ha venido para quedarse. En el futuro convivirá con los espectáculos tal y como los conocemos. La buena marcha de la plataforma A Distancia, inaugurada este año por el festival de teatro Temporada Alta, ha desbordado las expectativas de sus organizadores, explica Salvador Sunyer, su director. Espectáculos para niños y adultos están funcionando como un tiro. También Oriol Aguilà, que en verano fue de los primeros en estrenar esta fórmula en el Festival de Peralada, afirma: "Seguiremos con el 'streaming' aunque tengamos público presencial este verano". Pero a partir de la próxima edición las emisiones serán de pago.

Precio: prueba-error

"El precio de las entradas en 'streaming' es algo que se está descubriendo a base de prueba-error", comenta Tito Ramoneda, presidente de la promotora de The Project, que ofrecerá a sus artistas la posibilidad de hacer transmisiones de calidad en la Sala Barts tras su alianza con Banister Live, empresa responsable del concierto de 'OT' antes mencionado. "Un artista que haya vendido todas las localidades, algo muy fácil hoy con el aforo reducido a causa del covid-19, podrá llegar a mucha más gente con el 'streaming'. No será lo mismo que estar allí pero podrá conectar de manera muy directa con el artista, aparecer en la pantalla durante el concierto, hacer un 'meet & greet'... ". Y apunta que quizá los nativos tecnológicos prefieran con el tiempo experiencias inmersivas como ocurre con los videojuegos. "El 'streaming' no es el futuro, es el presente", indica Ramomeda. Y recuerda que el concierto de Nick Cave fue seguido en directo por 30.000 personas que pagaron para verlo desde casa.

"¿Por qué no hacer la visión de David Lynch o Isabel Coixet de 'La Bohème' con puesta en escena de Àlex Ollé?"

Valentí Oviedo

Director general del Liceu

El Auditori Digital ofrecerá en el primer trimestre del 2021 26 producciones de diferentes estilos. El Liceu está estudiando qué modelo seguir cara a un futuro abono digital para la temporada 2021-2022. No es el MET de Nueva York pero quién sabe. A Valentí Oviedo, director general del Liceu, le gusta pensar a lo grande. "Las producciones para pantalla son como una película. Deberán tener un sello especial. ¿Por qué no ver la visión de David Lynch o de Isabel Coixet de 'La Bohème' con puesta en escena de Àlex Ollé?". El 'Don Giovanni' que abrió la temporada y tuvo que cancelarse tras solo algunas funciones debido al cierre de los teatros registró 21.417 visualizaciones en la semana que estuvo disponible. "Si queremos que la gente pague por ver ópera en 'streaming' hemos de ser los mejores y los primeros en ofrecer algo único. El público potencial es cualquier amante de la ópera en cualquier parte del mundo". 

Ramon Curto / EPGráficos

Teatro en casa

El espectáculo inaugural 'Bouvetøya (la necessitat d'una illa)', pensado para ser disfrutado tanto presencialmente como en 'streaming', con el estreno en directo, ha sido uno de los espectáculos más solicitados del Temporda Alta  A Distancia. Al Pot Petit, a quien el cierre de los teatros por el Govern pilló en medio de sus representaciones de 'El lleó vergonyós', la grabación del espectáculo los salvó. Para el primer pase en digital 400 personas compraron entrada, una pasada. Los precios de los espectáculos 'online' oscilan entre los 3 y los 8 euros.

En el Lliure ha habido 632 suscripciones a la temporada desde el pasado 15 de septiembre. 29 euros para acceder a todo el contenido de la temporada que incluye tanto las obras programadas como nuevos formatos solo para emisión digital como el teatro radiofònico. Hasta la fecha se han registrado además 304 compras de espectáculos únicos, con entradas entre 3 y 7 euros. Más de la mitad de ellos han sido para ver 'El cuadern daurat': 172 compras. "La respuesta en este primer mes y medio ha sido muy positiva. Tenemos casi 1.000 usuarios. El subtitulado en diferentes idiomas permite llegar a cualquier parte", aprecia Juan Carlos Martel, director del Lliure. "Hemos mejorado mucho en la calidad de las grabaciones, algo necesario pues nos sigue gente a quien le gusta el teatro, aunque nunca puede ser igual a la experiecia presencial que es insustituible". Se han invertido 133.000 euros en esta primera temporada 'online'. No busca rentabilidad a corto plazo. "Somos un teatro público, no buscamos un retorno económico sino social y todo el material digital nos sirve para hacer llegar el Lliure más allá de sus paredes físicas, acaba con el elitismo de las plateas".  

"La producción se encarece. Además de la función, está la realización, que según el número de cámaras puede llegar a los 2.000 euros"

Salvador Sunyer

Director Temporada Alta

   

Te puede interesar

El 'streaming' tiene un coste añadido, sea en directo -'live streaming'- o con grabación previa, porque requiere una infraestructura humana y técnica especial: una mesa de realización, cámaras, técnicos... "La producción se encarece. Además de la función, está la realización, que según el número de cámaras puede costar entre 1.000 y 2.000 euros", comenta Sunyer. Las entradas del digital son más baratas pero se pueden vender muchas más. ¿De qué dependen los precios? Es un terreno nuevo para todos. "Lo importante ahora es ir tirando como podamos y no tener que cerrar", resume. 

Primer plano con aforo limitado en Zoom

En el Temporada Alta también los espectáculos por Zoom, protagonizados por un único intérprete con quien al final se puede charlar, están cosechando bastante éxito. Algunos, como el 'Psicosis de las 4:48', obra de Sarah Kane protagonizada por Anna Alarcón, e 'Informe para una Academia', de Franz Kafka, interpretado por Ivan Benet, han agotado localidades y han incorporado nuevas funciones 'online'. "La gente suele comprar las entradas en el último momento. De las 70 que hay en un Zoom lo normal es tener unas 30 vendidas y el mismo día se venden todas las que quedan", señala Salvador Sunyer, director de la cita teatral. Así ocurrió también con el espectáculo con poesías de Lorca de Irene Escolar, que por otros compromisos de la actriz no se ha podido reprogramar. "Creo que es una fórmula que dejaremos fija para próximas ediciones", explica Sunyer. "Aunque todos requieren un trabajo de montaje y un jefe de sala para atender al público y organizar cada pase, el Zoom ofrece algo que el teatro no puede darte: todo es en primer plano. Es diferente y complementario de la experiencia presencial de cuando vas a una sala". 'Prometeus', el mito clásico explicado a niños por Señor Serrano mezclando ideas del original, figuras y maquetas de Lego, imágenes de 'Frankenstein' e información de Google, también llegó vía Zoom.  El Torneig de Dramatúrgia, un fenómeno que había dejado pequeña la sala La Planeta, también lo ha sido en 'streaming'.  Y siempre que los teatros reducen aforos o han de cerrar para cumplir con las medidas del Procicat la demanda 'online' sube.