ESPERA Y PRECAUCIÓN

Calma tensa en la cultura tras paralizarse las ayudas

Los representantes del sector lamentan el retraso pero lo valoran positivo si es para aumentar la partida y llegar a todos

Protesta de las Escuelas de Música de Catalunya el miércoles ante la Generalitat.

Protesta de las Escuelas de Música de Catalunya el miércoles ante la Generalitat. / DAVID ZORRAKINO / EUROPA PRESS

Se lee en minutos

La Generalitat prometió ayudas urgentes valoradas en 17,2 millones de euros para el sector cultural cuando el pasado 29 de octubre anunció el segundo parón en teatros, cines y auditorios para contener la segunda ola de contagios por covid-19. A día de hoy aún hay músicos, bailarines, escenógrafos, actores, directores y técnicos que no han recibido ayuda alguna. Hay 100 músicos que pese a tener otorgada la ayuda de suministros básicos el pasado junio aún la esperan.

A ese vacío se une ahora la paralización de las ayudas de 750 euros a aquellos artistas y técnicos que pudieran demostrar un día de trabajo este 2020 y una facturación bruta inferior a los 18.000 euros. "La tardanza en hacer efectivas las ayudas agrava la incertidumbre actual. Casi habrá pasado un mes desde que se anunciaron", recuerda Guillem Arnedo, vivepresidente de la Academia Catalana de la Música y presidente de la Unión de Músicos. No quiere precipitatse a la hora de valorar los cambios que según los departamentos de Treball y Cultura se van a introducir en el decreto ley. "Hay que esperar a ver cómo se concretan las ayudas en el documento definitivo pero si realmente se amplía la partida económica y se garantiza que llegará a todo el mundo de manera directa, será positivo". 

Para Àlex Casanovas, presidente de la Associació d'Actors i Directors Profesionals de Catalunya (AADPC), todo cambio en el decreto ley será bienvenido siempre y cuando "realmente se amplie el dinero destinado a cubrir esas ayudas" y que estas lleguen "a todos los artistas y técnicos que las necesitan, no solo a aquellos que las soliciten primero". Repetir el bochorno en el reparto de ayudas a los trabajadores autónomos es lo último que necesita el mundo de la cultura. 

Manifestación en Sant Jaume

La base del sector está harta de tanta precariedad, de no poder trabajar y ver cómo sus ingresos y compromisos futuros se complican. La desescalada prevista tampoco es a gusto de todos. Difícil compaginar grandes montajes sin permitir aforos superiores a 600 butacas, complicado planificar la temporada sin tener garantía de nada. Muchos artistas miran a Madrid y otras comunidades y se preguntan qué se ha hecho mal aquí.

Te puede interesar

Ya son varias las manifestaciones realizadas ante la Generalitat y la Conselleria de Cultura hasta la fecha. Este mismo jueves, tras las escuelas de danza y las de música, un centenar de trabajadores de diferentes ámbitos del sector cultural convocados por la Associació de Professionals de la Dansa, la Assamblea d'Estudiants de l'Institut del Teatre y la Associació de Jazz i de Música Moderna de Catalunya han clamado en la plaza Sant Jaume contra de la "precariedad" en la que se encuentran desde hace meses. Para ellos las ayudas acordadas son "totalmente insuficientes" para un sector "en una situación crítica". Reclamaron "acceso directo" a las ayudas por cancelaciones y al "pago íntegro de todas las actuaciones canceladas o aplazadas". Y exigieron "poner en marcha cuanto antes" la mesa de trabajo interdepartamental de los trabajadores de la cultura aprobada por el Parlament.