24 nov 2020

Ir a contenido

ESTRENO DE 'FIREBALL'

Werner Herzog, la ciencia y la ficción

Con ocasión del estreno de 'Fireball', repasamos los documentales científicos del director alemán, que se apartan de cualquier tradición

Quim Casas

Werner Herzog, con Clive Oppenheimer, en ’Dentro del volcán’

Werner Herzog, con Clive Oppenheimer, en ’Dentro del volcán’

En la inabarcable obra del cineasta alemán Werner Herzog –más de 70 películas en menos de 60 años de carrera–, la ficción y el documental tienden a mezclarse de forma muy atractiva hasta convertirse, con el paso de los años, en uno de sus signos de identidad. No sabemos ciertamente si ‘Fitzcarraldo’ es en realidad el documento verídico de alguien que escala una montaña con un barco; si ‘Grizzly man’ no será un relato de ficción sobre un personaje real, o a que territorio pertenece ‘Corazón de cristal’, un filme interpretado por actores hipnotizados por el propio director.

En este contexto tan rico en posibilidades, los documentales de acento científico han adquirido un gran protagonismo en su filmografía. Bien preparados y mejor explicados, con entrevistas a gente experta en cada tema, estos filmes no responden a la idea tradicional del documento sobre ciencia. Poseen, también, un aura misteriosa, unas composiciones visuales que van más allá de las normas del género, proponen dudas sobre la propia ciencia y, claro, tienen, la mayoría, a Herzog como narrador, con su particular acento cuando habla en inglés, ese que le ha llevado a interpretar a los villanos de la película ‘Jack Reacher’ y de la primera temporada de ‘The mandalorian’.

‘Fireball: visitors from darker worlds’, sobre la relación entre los meteoritos y las mitologías humanas, es el último jalón de una serie de trabajos inclasificables que empezaría en 1970 con ‘Fata morgana’, un filme improvisado sobre la teórica existencia de un nuevo planeta en la que los conceptos de ciencia y ficción no dan como resultado ciencia ficción ortodoxa.

Volcanes, petróleo, globos

Una de sus obras maestras es el corto ‘La Soufrière’ (1977): cuando los científicos predijeron que la isla de Guadalupe sería destruida por una erupción volcánica, Herzog partió con dos colaboradores para documentar in situ aquella erupción, que afortunadamente no se produjo. En ‘Lecciones de oscuridad’ (1992), el director filmó los pozos de petróleo ardiendo en Kuwait tras la retirada de las tropas iraquíes, y el resultado es un auténtico paisaje de ciencia ficción a la vez que una pesadilla real.

Herzog, en el rodaje de 'La Soufrière'.

‘The white diamond’ (2004), otra maravilla, documenta al modo de Herzog, siempre involucrado en primera persona, el viaje aerostático de un ingeniero dispuesto a explorar las copas de los árboles de la selva de la Guayana. En ‘Encuentros en el fin del mundo’ (2007) se desplazó hasta una estación científica antártica para hablar con físicos, biólogos y responsables del mantenimiento, a la vez que reflexionaba sobre los pingüinos suicidas y la evolución de la naturaleza. En 'Dentro del volcán’ (2016) volvió de nuevo a los volcanes activos junto al experto sísmico Clive Oppenheimer, el mismo con el que ha realizado su último documental sobre los meteroritos.

'The wild blue yonder'.

La propuesta total es ‘The wild blue yonder’ (2005): Herzog se apropia de material de la NASA y de imágenes sobre la Antártida para crear un hipnótico relato de alienígenas en el que asistimos a un relato de pura ciencia ficción a través de imágenes científicas del espacio y los fondos antárticos.