30 oct 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA

Albert Guijarro (Apolo): "¿Por qué un teatro puede acoger conciertos y nosotros no?"

La sala, cerrada desde marzo, tiene aguante para los próximos cinco meses y se agarra a los tests rápidos como vía de salvación

Jordi Bianciotto

Albert Guijarro, director de Apolo, en la sala, con asientos, este martes.

Albert Guijarro, director de Apolo, en la sala, con asientos, este martes. / SERGI CONESA

Apolo ha colocado las sillas en la sala 1 dando a entender que está lista para retomar la actividad, aunque sea con un aforo drásticamente reducido, si se acaba permitiendo a las salas acoger conciertos con asientos distanciados (como los teatros y auditorios). Hablamos con su director, corresponsable también del festival Primavera Sound, Albert Guijarro.

¿Abrirán la sala si pueden hacerlo, aun con esas restricciones?
Sí, aunque son apenas 300 asientos en la sala 1, cuyo aforo es de 1.400 personas, y eso te sirve a duras penas para pagar los gastos de ese día, pero no la infraestructura: personal de oficina, Seguridad Social de los ertes, alquiler, electricidad... Pero artistas y mánagers nos lo piden, y formamos parte de este entramado cultural.

Se esperaba la luz verde la semana pasada. ¿Espera que algo se mueva estos días?
Estamos pendientes: los artistas nos preguntan si podrán actuar o no, y si deben trasladar su concierto a un teatro. Ahí sí que pueden hacerlo. ¿Y por qué ellos sí y nosotros no? ¿Es más cultural un espacio que otro?

"Los números mínimos solo salen si hacemos dos pases el mismo día"

Si pueden abrir, ¿harán dobles pases el mismo día?
Los números mínimos solo salen si hacemos dos, ya que los costes son casi los mismos que con una sola sesión.

¿Qué gastos fijos tiene Apolo?
Ahora son unos 120.000 euros mensuales. Los primeros meses era más, pero nos hemos ido regulando. Llevamos unos 800.000 euros en seis meses.

¿Cuánto pueden aguantar?
Pedimos un ICO, y este préstamo nos dura hasta febrero o marzo. Podemos volver a endeudarnos, pero para hacerlo tenemos que ver la luz.

Aun abriendo ahora, tampoco salvarían la situación.
No, porque trabajaríamos con solo un 30% de la actividad habitual, y de ese 30%, con un aforo de un 23-24%.

¿Apolo ha recibido ofertas de compra?
Las hemos recibido para Abaixadors10, que está en traspaso. Luego, hay agencias que se dedican a sondear el mercado, y han tanteado la situación, pero no hemos recibido ninguna oferta directa. Pero este es un momento de oportunidades para quien tenga ‘cash’.

Todo esto puede cobrar una dimensión que afecte a la futura vida musical de Barcelona.
Las salas representan una militancia cultural. Los conciertos no son lo más rentable, y según en qué manos caiga una sala, igual se desentiende de esta actividad.  

"Ahora mismo hay más esperanzas en los tests rápidos que en la vacuna"

Se ha abierto la puerta del test rápido de covid-19, que podría hacer posibles los aumentos de aforo. Apolo acogerá pronto una prueba piloto. ¿Ve un camino ahí?
Ahora mismo hay más esperanzas ahí que en la vacuna, tanto en la música como en los eventos deportivos o el tráfico aéreo. A mediados o finales de octubre haremos la primera prueba con el equipo del doctor Clotet, del hospital Germans Trias i Pujol, en colaboración con el Primavera Sound. Habrá que ver los resultados y esto llevará un tiempo.

Esta prueba, ¿como la organizarán? ¿Pedirán voluntarios?
Sobre todo, de gente del sector, la más interesada. Necesitamos gente que participe tomando conciencia de que es un estudio científico, a la que se le hará un seguimiento.

El objetivo es poder ofrecer el test al asistente al concierto y, si sale negativo, que entre en la sala. Si este proceso dura varios minutos, ¿es practicable?
El test con el que se trabaja ahora es de unos diez minutos, que contando todo el proceso pueden ser quince. Para Apolo, eso sería viable, aunque el público debería venir con tiempo, hacerse el test, esperar, y no sé si la gente está dispuesta a todo eso para asistir a un concierto. Pero hay laboratorios que trabajan en tests de diez segundos para final de año.

¿Se abre una puerta para el Primavera Sound, programado para principios de junio?
Totalmente. Y entonces sí creo que habrá tests rápidos. Nadie puede asegurar nada, pero la evolución va en esa línea. Hay mucho interés en volver a la actividad, y se nos anima a pensar que se avanza con rapidez.