14 ago 2020

Ir a contenido

QUÉ HACER HOY... EN CASA

¿Dónde encontrar las películas y series de Juan Marsé?

La nueva plataforma digital FlixOlé ofrece algunas de las mejores adaptaciones de sus novelas

Vicente Aranda fue el que rodó más versiones para cine y Francesc Betriu filmó dos series sobre su obra

Eduardo de Vicente

Joan Marsé, en la librería La Central.

Joan Marsé, en la librería La Central. / GUILLERMO MOLINER

Este pasado domingo nos despertamos con la triste noticia del fallecimiento de Juan Marsé, uno de nuestros mejores escritores, creador de un universo propio con unas experiencias compartidas por muchos de sus lectores. Por supuesto, la manera ideal de recordarlo es repasar sus novelas, pero otra posibilidad de repasar su carrera consiste en revisar las películas que se inspiraron en ellas o sus trabajos como guionista. No todas son fáciles de hallar ni siquiera, en algunos casos, demasiado redondas, pero son representativas, de una forma u otra, del talento de un autor genial.


  

Sus inicios como guionista

Sus primeros contactos con el cine fueron como guionista del drama Donde tú estés (1964) en la que compartía créditos con el también escritor Juan García Hortelano y el cineasta José María Nunes. Era una coproducción hispano-franco-italiana sobre la relación entre la hija (Claudia Mori) de un industrial alemán y un escritor en plena crisis de inspiración (Maurice Ronet). A continuación participó en Mi profesora particular (1973) que escribió a seis manos junto al director, Jaime Camino, y otro grande de las letras, Jaime Gil de Biedma. Era un vehículo al servicio de un emergente Joan Manuel Serrat que vivía un turbio romance con su antigua profesora de piano, una sensual Analía Gadé. Desgraciadamente no pueden encontrarse fácilmente (ésta última fue editada en VHS), pero siempre nos podemos quedar con la interpretación, extraída del filme, de uno de los mejores temas del cantautor, su deliciosa Aquellas pequeñas cosas.


  

Libertad provisional (1976) está disponible en DVD en las tiendas especializadas y estaba enmarcada en la moda de cine quinqui y de destape de la época. Patxi Andión era un delincuente charnego de poca monta cuya compañera era una vendedora de libros (Concha Velasco) que ejercía la prostitución. El filme estaba ambientado en el Guinardó y algunos detalles del protagonista permiten relacionarlo fácilmente con el Pijoaparte de Últimas tardes con Teresa. Como curiosidad, el propio Marsé aparecía en un cameo, algo poco habitual en él, interpretando a un preso. En la plataforma FlixOlé recientemente creada pueden encontrarse varios de sus títulos como La oscura historia de la prima Montse (1977), con Ana Belén y Ovidi Montllor basada en su novela homónima. La actriz interpretaba a una joven que revolucionaba una familia burguesa catalana y acababa enamorándose de un preso. Uno de esos filmes que pretendía aprovechar el aperturismo cinematográfico de esos años introduciendo temas que, hasta entonces, estaban prohibidos.


  

El cine de Vicente Aranda y las series de Francesc Betriu

El cineasta que más veces lo adaptó fue Vicente Aranda con quien rodó La muchacha de las bragas de oro (1980), que demostró que Victoria Abril era mucho más que una azafata del Un, dos, tres. Contaba la relación de una joven muy liberal con su tío, un escritor maduro al que pretendía seducir. Fuera por la repercusión de la novela, que obtuvo el premio Planeta, o por los frecuentes desnudos de la protagonista, el caso es que fue un rotundo éxito de taquilla que puede revisarse en FlixOlé. Otra de sus obras más recordadas, Últimas tardes con Teresa (1984), fue dirigida por Gonzalo Herralde, con Maribel Martín, Patricia Adriani y Ángel Alcázar como el mítico Pijoaparte, el ladrón de motos que quiere relacionarse con la alta sociedad catalana. Esta adaptación respetaba al máximo el original aunque quizás carecía de la fuerza de la novela. Ante la ausencia de mejores opciones, en YouTube puede encontrarse una copia de baja calidad. 

Ángel Alcázar fue el Pijoaparte de 'Últimas tardes con Teresa'.

Vida privada (1987) era una serie de cuatro capítulos basada en la obra de Josep Maria de Segarra y en la que volvió a colaborar como guionista con Gil de Biedma bajo la dirección de Francesc Betriu, otro de sus realizadores de cabecera. Contaba los secretos de una familia burguesa catalana de la Barcelona venida a menos en los años 30. El reparto estaba encabezado por grandes nombres del teatro como Josep Maria Pou y Anna Lizaran, el argentino Héctor Alterio, el inolvidable Carles Sabater (el cantante de Sau en su faceta de actor) y una adolescente Maribel Verdú. Es difícil recuperarla, pero RTVE podría tener el detalle de rescatarla de sus archivos para homenajear al escritor. Aranda fue el encargado de llevar a la pantalla otro de sus grandes títulos, Si te dicen que caí (1989), en la que repitió con Victoria Abril (en un triple papel) y añadió al reparto a Jorge Sanz, Antonio Banderas y… el cantante Javier Gurruchaga. La trama nos trasladaba a los años 40, en plena posguerra cuando los niños no tenían juguetes y se entretenían contando aventis, pequeñas historias en las que se mezclaba la realidad y la ficción. Una de sus particularidades fue que algunos de sus actores se doblaron a sí mismos al catalán. Puede verse en FlixOlé.


  

De un filme catalán a una adaptación italiana

Jaime Camino volvió a recurrir a él para El llarg hivern (1992), que era la continuación de la popular Las largas vacaciones del 36. Nadie como Marsé para describir la Barcelona de los años 40 con una familia dividida ideológicamente por la guerra civil. Lucía un reparto internacional con Vittorio Gasman a la cabeza, Elizabeth Hurley y Jean Rochefort y los más cercanos Adolfo Marsillach o Teresa Gimpera. También fue una de las dos únicas películas que rodó la modelo Judit Mascó antes de darse cuenta de que no había sido llamada para la interpretación. Lamentablemente es difícil recuperarla, aunque también RTVE podría hacerlo. Una vez más Vicente Aranda se ocupó de El amante bilingüe (1993) con un extraño reparto con Imanol Arias y Ornella Muti para contar la historia de un hombre humilde que se casa con una burguesa catalana, pero el matrimonio resulta un fracaso y decide inventarse una nueva identidad para reconquistarla. Una sátira algo grotesca que tuvo críticas en ambos sentidos y que se encuentra en el catálogo de FlixOlé.


  

Mucho más fácil es el acceso a la serie Un día volveré (1994) cuyos seis capítulos pueden verse gratuitamente en el archivo de RTVE firmada, nuevamente, por Francesc Betriu con un reparto en el que figuran Nacho Martínez, Charo López, Eusebio Poncela, Assumpta Serna o Ramon Madaula, entre otros, y que destaca también por los cuidados decorados creados por el bioscarizado Gil Parrondo. El protagonista es un antiguo combatiente anarquista que vuelve a la Gràcia de 1959 tras haber cumplido condena en las cárceles franquistas y se reencuentra con los viejos problemas y sus fantasmas del pasado. La siguiente opción es la más exótica e inesperada de todas, la italiana Domenica (2001), firmada por Wilma Labate y protagonizada por Claudio Amendola y Annabella Sciorra. En la misma se traslada la acción de Ronda del Guinardó a las calles napolitanas para narrar el trayecto de un policía que, en su último día de trabajo debe llevar a una niña a reconocer el cadáver de un suicida. Está editada en DVD.


  

Últimas versiones… y dos pequeñas joyas

El embrujo de Shanghái (2002) tuvo una difícil gestación ya que debía dirigirla el prestigioso Víctor Erice pero una serie de contratiempos con el productor provocaron que acabara en manos de Fernando Trueba que rodó en la mismísima Gràcia transformando su fisonomía para alegría de los vecinos que, durante unos días, se sintieron transportados en el túnel del tiempo. El resultado fue una obra fallida, dispersa y desangelada que narraba la relación entre dos niños y sus fantasías durante la posguerra que también está en FlixOlé. La última adaptación (puede encontrarse en DVD) fue nuevamente de Vicente Aranda, Canciones de amor en Lolita’s Club (2007), con Eduardo Noriega dando vida a los dos gemelos y la colombiana Flora Martínez como la seductora prostituta. Las críticas fueron demoledoras y, desde entonces, nadie se ha atrevido a volver a llevar a Marsé a la pantalla.


  

Para acabar recomendaremos la audición de la hermosa canción que escribió Serrat a partir del relato breve de Marsé El fantasma del cine Roxy, una joya para cualquiera que haya amado el cine. Y como colofón podemos recordarle en el programa Imprescindibles de RTVE (Érase una vez… Jan Marsé), que contiene una completa entrevista con el autor y en el que su familia, amigos y compañeros como Javier Cercas dibujaban el retrato de este gran escritor cuya obra nos deja un legado imborrable.