24 oct 2020

Ir a contenido

FENÓMENO EN CONSTRUCCIÓN

'La historia de Fire Saga': 5 razones para amarla si eres (o no) fan de Eurovisión

Juan Manuel Freire y Julián García

Rachel McAdams y Will Ferrell, en un fotograma de ’Eurovision. La historia de Fire Saga’

Rachel McAdams y Will Ferrell, en un fotograma de ’Eurovision. La historia de Fire Saga’ / NETFLIX / JOHN WILSON

En un año sin final de Eurovisión, los fans del concurso no merecían solo un especial tan poco especial como 'Eurovisión: Europa shine a light', emitido el pasado 16 de mayo a modo de placebo. Merecían algo mejor, algo capaz de despertar seriamente tanto la hilaridad como la emoción sincera. Ese gran sustituto es 'Festival de la Canción de Eurovisión: La historia de Fire Saga', comedia de Netflix (y la propia Unión Europea de Radiofusión) con Will Ferrell y Rachel McAdams como dúo Eurodance ¡islandés! a la conquista de Eurovisión. Estrenada el pasado viernes, la película de David Dobkin ('De boda en boda') empieza a afianzarse como verdadero título de culto, especialmente entre eurofans. Si eres uno de ellos y aún no la has visto, te damos cinco motivos para hacerlo.

Es Eurovisión un año sin Eurovisión

Algunos medios anglosajones han cuestionado la falta de colmillo de ‘La historia de Fire Saga’, su visión extremadamente amable del festival.  Es así, no nos engañemos, pero mofarse de la exaltación ‘kitsch’ de Eurovisión es lo más fácil del mundo y la película prefiere rendir un entrañable (e hilarante) homenaje al evento a modo de celebración. Y más en un año en que la pandemia ha dejado al eurofán sin festival por primera vez en su historia.

Will Ferrell y Rachel McAdams, en un fotograma de 'Festival de la Canción de Eurovisión: La historia de Fire Saga'.

Según ha explicado Will Ferrell en alguna entrevista promocional, descubrió Eurovisión en uno de sus viajes a Suecia, país del que es natural su esposa, la también actriz Viveca Paulin. “Hay un nivel de ‘camp’ en Eurovisión que no se parece a nada de lo que he visto en Estados Unidos. Todos se reúnen a verlo en fiestas caseras. Algunos se burlan, otros lo disfrutan de verdad. Pero todos lo ven y todos quieren saber quién ganó”, afirma el actor, productor y coguionista del filme. Gracias al animoso empuje de Ferrell como impagable eurofan, ‘La historia de Fire Saga’ ha acabado siendo, con justicia, el mejor modo imaginable de disfrutar de Eurovisión un año sin Eurovision.


Es fiel al espíritu del concurso

Si olvidamos algunas licencias como que España se vea obligada a participar en las semifinales en el mismo grupo que Fire Saga (cuando todo buen eurofan sabe que el representante de RTVE, como integrante del Big Five junto con Reino Unido, Alemania, Francia e Italia, pasa directamente a la final desde 1956), ‘La historia de Fire Saga’ es asombrosamente fiel al espíritu y funcionamiento del concurso. Esa explosión de luz y fiesta envueltas en papel de colores, esa colección de rutilantes himnos pop, esa sensación de que durante las horas que dura el festival nada malo puede pasar… 

Cuando se anunció la dolorosa suspensión de la edición de este año por el covid-19, ni el más optimista de los eurofans podría haber imaginado que se sentiría transportado al mismísimo corazón del festival en gloriosos momentos como la actuación del ruso Alexander Lemtov (Dan Stevens) interpretando el ‘hit’ ‘Lion of love’, en lo que debería considerarse ya como uno de los grandes hitos de la larga historia de Eurovisión.



Contiene grandes 'hits' eurovisivos imaginarios

Hacer buenos chistes es complicado. Hacer buenas canciones pop, también. Pero hacer grandes canciones pop de broma ya es el mayor desafío del mundo; uno aquí superado con creces. Mientras se escuchan temas como 'Volcano man' y 'Double trouble', de Fire Saga, es imposible no esbozar una sonrisa (esas frases hechas, esas voces engoladas de Ferrell), pero también parece difícil negar que esos temas son 'hits'.

Al fin y al cabo, el repertorio de 'La historia de Fire Saga' nace de la colaboración de Savan Kotecha (productor y compositor que ha participado en infinitos éxitos de Ariana Grande, por ejemplo) con un puñado de grandes compositores pop, en su mayoría escandinavos, como corresponde a una película sobre el concurso que reveló a ABBA.

En la red ya se empieza a hablar sobre 'Double trouble' como la canción del verano 2020, por encima del 'Rockstar' de DaBaby. Es, si cabe, aún más pegadiza, otro ejemplo del talento de Kotecha y dos viejos colegas suyos como Arnþór Birgisson (recuperen 'Higher' de The Saturdays) y Rami Yacoub (exmiembro de Cheiron Studios, la fábrica de canciones de Max Martin, el gran jefazo del súper pop).

También la citada canción del tronchante Alexander Lemtov de Dan Stevens, 'Lion of love', se revela un 'hit' en toda regla, a poco que uno consiga dejar de reír y pegue un poco la oreja. Por no hablar de 'Hasuvik', climática 'power ballad' que merece una nominación al Oscar.


Tiene un puñado de cameos de estrellas reales

Como decíamos, 'La historia de Fire Saga' no es exactamente un chiste a costa de Eurovisión y sus participantes, sino una celebración humorística de todo lo que hace único a este concurso. No solo ha sido creada con el beneplácito de la UER, sino que cuenta con un puñado de cameos de ganadores reales como Salvador Sobral, Netta, Alexander Rybak o Conchita Wurst; el súmmum es un 'mash-up' de temas de ABBA, Cher, Madonna y Black Eyed Peas (los más obvios posibles, sin remordimiento, sin mirar atrás) en el que colaboran falsos benjamines y verdaderos veteranos.

 Es decir, el eurofan se puede entretener reconociendo a sus favoritos de anteriores años. La película no está hecha solo para ellos: cualquier amante del humor entre absurdo, tierno y desquiciado de Ferrell saldrá casi renacido del visionado. Pero si eres un fanático del concurso, a las sonrisas y lágrimas universales se suman placeres específicos.


Fire Saga merecen actuar en la Super Bowl

La directora y guionista Becca Gleason lo sugirió en Twitter (y otros parecen haberle copiado la idea): "La secuela de 'Eurovisión' debería ser sobre el espectáculo de medio tiempo del Super Bowl… Tienen que ir a Estados Unidos, el lugar que [Fire Saga] más odian".

Así es: gran parte de los mejores chistes de 'Eurovisión' tienen que ver con el recelo y la desconfianza de nuestros héroes islandeses, sobre todo Lars Erickssong (Ferrell), por todo lo estadounidense. En la trama aparece un grupo de jóvenes turistas yanquis en los que Erickssong descarga enormes cantidades de (encantadora) bilis, incluso después de que estos chicos demuestren tener corazón e interés sincero por Islandia. "¿Por qué no volvéis a casa? ¿No deberíais estar en algún atasco con un monster truck y un perrito?", les espeta poco antes de asaltar 'Jaja ding dong', enésima melodía pegajosa de la película.