06 jul 2020

Ir a contenido

ESTRENO

Quim Masferrer cambia las tablas por el camión

El actor se adapta a los tiempos de coronavirus con un escenario móvil al aire libre para ofrecer su nuevo espectáculo teatral 'Moltes gràcies' y recorre Catalunya descubriendo historias relacionadas con el covid-19

"Toca reinventarnos y explorar nuevos lenguajes en las artes escénicas", asegura el presentador de 'El foraster', que retransmitirá el montaje para evitar aglomeraciones

Marta Cervera

Quim Masferrer, en un momento de su espectáculo itinerante al aire libre ’Moltes gràcies’, este jueves en Sant Joan Despí. 

Quim Masferrer, en un momento de su espectáculo itinerante al aire libre ’Moltes gràcies’, este jueves en Sant Joan Despí.  / LAURA GUERRERO

Décadas después de que Loquillo triunfara cantando aquello de  "Yo para ser feliz quiero un camión", el actor Quim Masferrer ha hecho suyo aquel sueño ochentero. Ha comprado un camión de segunda mano y lo ha convertido en un escenario sobre ruedas de 10 metros cuadrados para poder actuar con su nuevo espectáculo 'Moltes gràcies'. Con él ha empezado a recorrer la geografía catalana en busca de historias humanas surgidas durante el confinamiento.  No piensa en vacaciones, solo en retomar el pulso al público. Lo necesita.

"He pasado mucho miedo durante estos meses. Un día, cuando salía a tirar la basura a las tantas de la noche, vi a un empleado de una empresa cárnica descargando un camión vestido con un traje especial y gafas de piscina. Le dije 'Moltes gràcies'. Me salió de dentro, sin pensar. En una época normal no se me habría ocurrido, pero en plena pandemia, todo aquel que estaba expuesto al virus por su trabajo, no solo los médicos o sanitarios sino mucha otra gente merecía nuestro agradecimiento", explica el actor de Teatre de Guerrilla. "Pensé que hay mucha gente a quien debemos agradecer su trabajo y actitud durante estos tres meses últimos, como esa señora que se puso a fabricar mascarillas y las regalaba, por ejemplo". 

Quim Masferrer, durante su espectáculo itinerante al aire libre, sobre su camión-escenario, este jueves en Sant Joan Despí.  / laura guerrero

Improvisación a tope

Su popularidad, sentido del humor y curiosidad innata, demostrados en el programa de TV-3 'El foraster', donde también la gente era protagonista, serán importantes a la hora de conectar con personas de todo tipo e historias. "Para mí el teatro es humano y debe emocionar, hacerte sentir cosas", señala este emprendedor a quien muchos ayuntamientos han contratado ya. 'Moltes gràcies' pasará este verano por Girona (30/6), Llicà de Vall (3/7), Sant Fruitós del Bages (6/7), Sant Gregori (18/7), Arbúcies (25/7), El Morell (1/8), Bagà (2/8), Banyoles (13/8) y Riudellots de la Selva (29/9). "Quiero descubrir historias que hagan reír, que te hagan vibrar o te emocionen. Pero no sé con qué me voy a encontrar, un 80% del espectáculo es improvisación".

Este miércoles de Sant Joan, Masferrer recorrió las calles de Pineda de Mar por la mañana y de Sant Joan Despí, por la tarde noche, con esta propuesta donde las historias de muchas personas anónimas fueron protagonistas, algo que ya explotó en su último espectáculo, 'Bona gent'. "Antes, la gente venía al teatro a verme, ahora soy yo quien sale a buscarla, la invito a subir a mi escenario sobre ruedas o me acerco a su casa o a una plaza. El camión permite tener unas cuatro personas conmigo en una plataforma al aire libre de cuatro metros y medio por dos". Lo tiene todo pensado para desafiar al virus y evitar aglomeraciones. Masferrer utilizará cámaras para filmar el espectáculo y compartirlo en directo a través de la web www.moltesgracies.comLa pandemia ha obligado a repensar también las artes escénicas. "El teatro de calle que te lleva a las plazas de los pueblos es ancestral, solo que esta vez será algo más evolucionado, pues llevo un plató conmigo en el camión. Toca reinventarnos y explorar nuevos lenguajes en las artes escénicas".   

Historias humanas

Si algo busca Masferrer es descubrir historias humanas. Y espera que 'Moltes gràcies' sirva como una especie de exorcismo ante la pandemia permitiendo aflorar pensamientos, sentimientos y miedos que quizá la gente no se ha atrevido aún a compartir. "Escuchar a los demás siempre es enriquecedor. Quien piense que lo que le pasa a uno no interesa es falso. Los humanos no somos tan diferentes los unos de los otros". Y añade: "el contexto será distinto, pero la esencia de lo que ocurre en una casa de payés o en un piso del Raval es la misma. Como en todas partes, habrá de todo: gente que ha perdido a seres queridos, parejas que se han reafirmado, otras que se habrán separado debido a la pandemia...".

Cierre del Club Capitol

Aunque el estreno oficial del espectáculo será en Montmeló este viernes, Masferrer ha estado poniendo a prueba su nuevo experimento escénico en diferentes lugares. No descarta traerlo a Barcelona algún día, aunque sabe que el camión no tendrá nunca el 'caliu' del Club Capitol, chapado sin ni siquiera fiesta de despedida en Las Ramblas. "Me sabe mal no solo porque se ha perdido un teatro, se ha perdido la única sala que llevaba el nombre de Pepe Rubianes. Nos han quitado una parte de nuestra historia. ¿Acaso no importa la cultura? ¿Cómo habríamos pasado el confinamiento sin libros, sin series, sin espectáculos?". Le preocupa que los teatros, cerrados desde marzo, sean de los últimos en recuperar la normalidad. "Desde hace tres meses, escenógrafos, técnicos, actores, directores... están sin trabajo. La situación es trágica". Él, al menos, tiene un camión.