Ir a contenido

EN EL CLUB CAPITOL

Quim Masferrer cede la palabra al público en 'Bona Gent'

El popular presentador de 'El Foraster' improvisa una charla diferente en cada función a través de las experiencias del público

Marta Cervera

Quim Masferrer, en el hotel Metropolitan H10, de Barcelona.

Quim Masferrer, en el hotel Metropolitan H10, de Barcelona. / MARTI FRADERA

Quim Masferrer, miembro de la compañía Teatre de Guerrilla y presentador del popular programa 'El Foraster', estrena en Barcelona 'Bona Gent'. El Club Capitol acaba de abrir la Sala Pepe Rubianes con esta original creación donde la improvisación y el público son claves. Masferrer, que este año presentará 'La Marató' de TV3, es un buen conversador que disfruta escuchando a sus interlocutores, descubriendo la pequeñas grandes historias de la gente anónima, como suele hacer en el programa televisivo que le ha llevado a conocer todo tipo de rincones. Ahora esta idea llega al teatro con 'Bona Gent', espectáculo se forjado a partir de las ideas y experiencias de los espectadores.  Trabajar en el teatro de forma estable en Barcelona le permite además disfrutar de su 'peque' de cuatro años a quien le encanta poder llevar o recoger del cole. 

"El programa de televisión que ya lleva siete temporada me removió por dentro. Me hizo ver que todo el mundo tiene una entrevista", comenta Masferrer. Gracias a él quiso montar esta obra con unos mimbres muy parecidos a los del espacio televisivo: descubrir experiencias de la gente. "Compartir historias enriquece, deberímos hacerlo más a menudo porque a veces cuando compartimos historias las alegrías aumentan y las penas disminuyen".  

Homenaje al público

La idea del espectáculo es su manera de "hacer un homenaje al público, a la buena gente". Su intención es poner el foco en esa masa que normalmente no habla en la sala. "El público en un local de 400 personas son 400 historias. Eso me interesa. Ese público sin el cual no existe el teatro, la literatura o la televisión tiene mucho que contar". Y él ofrece una oportunidad para escuchar sus opiniones y sus ideas sobre temas diversos con los que todo el mundo se puede identificar. El escenario no está arriba sino en la platea y las luces se mantienen abiertas durante la función en una sala que Masferrer convierte en lugar de encuentro, una gran ágora. 

Casi 50.000 espectadores

LLeva 80 funciones en todo tipo de espacios, desde salas a teatro hasta pabellones. "Casi 50.000 espectadores lo han visto ya", calcula este inquieto actor. "El formato es una locura porque revienta todos los parámetros del teatro", confiesa Masferrer. Pero él nunca  fuerza a nadie a hablar. "No voy en plan reportero intrépido tipo 'Caiga quien caiga'. Todo lo contrario, invito a hablar a quien le apetezca. Solo habla quien quiere". Pese a la experiencia, aún le sorprende la naturalidad con que la gente explica sus vivencias. "La cámara, que es algo que en principio podría asustar, en realidad ejerce de imán". Lo comprobó con 'El Foraster' y también en el esta nueva propuesta. "Hay una especie de desdramatización y la gente, quizá porque está de vuelta de todo o porque se siente a gusto, se suelta". 

A diferencia de otros espectáculos, como el anterior 'Temps', la gente sale del teatro conversando con personas que no conocía. "El público se va como si se sintieran más paete de una comunidad y se quedan hablando en el 'hall' con gente que han conocido gracias al espectáculo. ¡Es brutal!".

'Bona Gent' arranca con un monólogo sobre su necesidad de entablar otro tipo de comunicación con el público. A partir que aquí todo es pura improvisación. "No sé nada acerca de quienes vienen a verme. Solo dé que, a partir de una pregunta tan sencilla como ¿Con quién has venido al teatro? pueden surgir cosas increíbles". Lo dice por experiencia.