02 dic 2020

Ir a contenido

LIBERTAD DE EXPRESIÓN VULNERADA

El Constitucional anula la condena que impuso el Supremo a Strawberry por sus tuits

El pleno considera vulnerado el derecho a la libertad de expresión del cantante de Def con Dos

El rapero considera que el "fin de las prácticas inquisitoriales" debe extenderse a otros condenados

Ángeles Vázquez

El cantante de Def Con Dos, César Strawberry.

El cantante de Def Con Dos, César Strawberry. / Rubén Muñoz (EFE)

El pleno del Tribunal Constitucional ha dado la razón al rapero César Augusto Montaña Lehmann, conocido como César Strawberry, y ha anulado la condena a un año de prisión que le impuso en el 2007 el Tribunal Supremo por un delito de enaltecimiento del terrorismo por varios comentarios que publicó en Twitter en el 2013 y el 2014.

La sentencia declara vulnerado su derecho a la libertad de expresión, porque el Supremo debió tener en cuenta que sus tuits eran "susceptibles de ser interpretados como producto de la intencionalidad crítica en el terreno político y social a (...) personajes públicos". En ellos mencionaba a Franco, Carrero Blanco, el funcionario de prisiones secuestrado por ETA José Antonio Ortega Lara, el socialista Eduardo Madina y los GRAPO.

Ese criterio ha sido acogido por todos los magistrados del alto tribunal, salvo Alfredo Montoya, que redactará el correspondiente voto particular contra la concesión del amparo al cantante del grupo Def con dos. Cándido Conde-Pumpido no ha asistido al pleno este martes por encontrarse de viaje oficial.

Intención

El Constitucional declara que el Supremo no valoró suficientemente "si la conducta enjuiciada era una manifestación del ejercicio del derecho fundamental a la libertad de expresión", al negarse a tener en cuenta, "entre otros aspectos, la intención comunicativa en relación con la autoría, contexto y circunstancias de los mensajes emitidos".

El tribunal, que realiza un exhaustivo repaso de su jurisprudencia y la del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, señala que la posición central del derecho a la libertad de expresión, como regla material de identificación del sistema democrático, al garantizar al formación de opinión pública libre, exige ponderar necesariamente el acto comunicativo y los aspectos institucionales que lo envuelven.

Y reprocha al Supremo que considerase irrelevante ponderar cuál era la intención –irónica, provocadora o sarcástica- de Strawberry, al emitir sus mensajes, pese a tratarse de un artista y mantener una coherencia personal de condena de la violencia como medio de solución de conflictos.

La sentencia "no desconoce los aspectos reprobables de los tuits, en relación con la referencia al terrorismo como forma de acción política". Pero "estima que el imperativo constitucional de respeto a la libertad de expresión impide categóricamente extraer conclusiones penales de estos elementos sin ponderar también" si "son susceptibles de ser interpretados como producto de la intencionalidad crítica en el terreno político y social a personas que ostentaban la condición de personajes públicos; y que, en uno de los casos, había tomado posición en favor de un partido".

Fin a prácticas inquisitoriales

Muy satisfecho con la resolución, Strawberry ha declarado a Efe que "España ha puesto fin a las persecuciones inquisitoriales arbitrarias e irregulares" y considera que en la misma línea debe absolverse también a "Pablo Hasél, Willy Toledo, Valtonyc, a los chavales de La Insurgencia y a todos los que han sido perseguidos del mismo modo" que él por un delito de enaltecimiento del terrorismo o humillación a las víctimas, pese a que las circunstancias de ellos son muy distintas.

Strawberry mantiene haber sido víctima de "una persecución política de libro, orquestada por el Ministerio de Interior", como parte "de lo que llamó 'las cloacas del Estado'". Se basa en que fue detenido "a cinco días de unas elecciones municipales que se presentaban poco propicias para el partido que gobernaba" y ha insistido en que "determinados ministros y fuerzas policiales utilizaron su poder para atacar a enemigos políticos".