Ir a contenido

ENTREVISTA

Neo Sala, CEO de Doctor Music: "El festival ha sucumbido a la tormenta perfecta"

La cita musical ha anunciado este miércoles la cancelación de la edición prevista en el circuito de Montmeló los días 12, 13 y 14 de julio

Ramón Vendrell

Neo Sala (izquierda) y Jordi Mora, coordinador de operaciones del Doctor Music Festival, en el anuncio del traslado de la cita a Montmeló, el pasado 2 de abril. 

Neo Sala (izquierda) y Jordi Mora, coordinador de operaciones del Doctor Music Festival, en el anuncio del traslado de la cita a Montmeló, el pasado 2 de abril.  / ACN / PAU CORTINA

La promotora Doctor Music ha anunciado este miércoles la cancelación del festival que debía celebrarse los días 12, 13 y 14 de julio en Montmeló. El motivo es fácil: floja venta de entradas a causa, principalmente, del precipitado traslado de la cita de Escalarre, en el Pallars Sobirà, al circuito de Barcelona-Catalunya tras los informes negativos de la Agència Catalana de l'Aigua sobre la ubicación original. Pero Neo Sala, CEO de Doctor Music, añade más motivos.

¿Por qué ha cancelado el Doctor Music Festival?

Con las ventas que llevábamos no veíamos que pudiera haber una masa crítica suficiente como para tener un ambiente de festival. Una cosa es que tengas público en el escenario principal a las 10 o las 11 de la noche cuando actúa el cabeza de cartel y otra es que todas las horas que dura la historia esta, en la que hay seis escenarios, esté todo desangelado. No es bueno para los artistas ni para el público. No tiene ningun sentido.

¿Cuántas entradas y abonos llevaban vendidos?

La cifra exacta no la sé. Pero es una cifra que en un espacio tan grande como Montmeló no daba garantías de que pudiera haber ambiente. Cuando nos vimos obligados a cambiar de Escalarre a Montmeló pusimos un plazo de 30 días para que la gente que no aceptara el cambio de ubicación devolviera el abono. Y se devolvieron casi el 80% de los abonos vendidos hasta entonces. Ya vimos que podía haber problemas pero pensamos que con una campaña de comunicación era remontable.

Así que el cambio de ubicación fue determinante.

Totalmente. Cuando estábamos ahí arriba llevábamos un ritmo de ventas simpático. Quizá no habríamos agotado las entradas, pero sí que habríamos tenido un ambiente como el que tuvimos hace 20 años. Esto lo teníamos garantizado. Habría salido mejor o peor pero había la certeza de que la gente tendría lo que iba a buscar. Pero en Montmeló la gente no ha respondido.

¿En Escalarre habría funcionado?

En Escalarre se habría hecho.

Lo cierto es que desembarcar en el entorno de Barcelona entre el Primavera Sound y el Cruïlla, antes, y el Sónar, después, no era fácil.

Ya, lo que pasa es que en ese momento era eso o nada. Llevábamos tres años trabajando en esto, salió la opción de Montmeló, porque antes de que saliera la opción de Montmeló estábamos a punto de cancelar, y vimos que el lugar era cojonudo, con zonas verdes, lavabos y de todo y nos tiramos a la piscina. Pero vista la experiencia tendríamos que haber cancelado en ese momento. Pero quisimos intentar salvarlo. Si rectificar es de sabios, ya rectificamos ahora que falta un mes.

¿Ha sido el Doctor Music Festival en cierta medida víctima de la burbuja de festivales que hay en Barcelona y alrededores?

En Barcelona, en sus alrededores, en toda Catalunya, en toda España y en toda Europa. Pero, insisto, nosotros en Escalarre teníamos un público asegurado. Quizá habríamos perdido dinero, no digo que eso fuera Jauja, pero lo que ha pasado aquí no nos habría pasado. Claro que influye el hecho de que la gente de Barcelona tenga muchísima oferta. Y era un festival nuevo. Y cuando es un festival que nace pensado para hacerse en un valle y lo trasladas a un circuito, por mucha zona verde que haya al público hay algo que no le cuadra.

El programa, además, tenía quizá demasiada redundancia con el del Primavera Sound y el del Sónar.

Sí, pero es que también hemos tenido la mala fortuna de que este año el Sónar, que siempre era en junio, se haga una semana después del nuestro. Han sido una serie de factores... Hemos sucumbido a la tormenta perfecta.

¿Tuvieron dificultades para confeccionar el cartel?

Este año, sobre todo julio, toda Europa tiene un problema de cabezas de cartel. Por el motivo que sea, es un año de secano, sin grandes artistas que estén haciendo festivales. Todos lo hemos sufrido. Hemos cogido un año malo también. La tormenta perfecta.

¿Fue poco sensible la ACA con sus informes negativos a la celebración del Doctor Music Festival en Escalarre?

Lo que fue es desmesurada. El único peligro real que había, suponiendo que lloviera varios días seguidos, que es mucho suponer, era de enfangamiento. Peligro de inundación no hay ninguno porque eso es una explanada enorme. A no ser que lloviera 15 días seguidos ¡en julio!, y entonces ya no puedes ni montar. Si siempre fueran tan estrictos, la mitad de las fiestas mayores y ferias de Catalunya no se podrían hacer. Exprimieron al máximo la normativa, no sé por qué.

¿De qué magnitud es el golpe económico?

Importante, pero podemos afrontarlo. Aunque el dinero no es broma, lo importante es que llevamos tres años superilusionados y trabajando en este proyecto. Da mucha pena.

Choca que el regreso del festival, que se anunció a bombo y platillo hace tres años, haya sufrido tantos problemas, hasta desembocar en la cancelación. ¿Autocrítica?

Ahora estamos volcados en cancelar el festival de una manera ordenada. La autocrítica principal sería no haber cancelado antes de cambiar a Montmeló, no ver que podía chirriar a la gente. Es la única autocrítica que me hago ahora mismo. Lo otro... No podía saber que sería un año con pocos artistas grandes de gira, ni que el Sónar pasaría a la semana siguiente a nosotros.

¿Habrá nuevo intento el año que viene?

El año que viene lo dudo muchísimo y en el futuro ya veremos. 

¿Por qué Doctor Music vendió hace un año una parte de la empresa a la multinacional de venta de entradas Eventim?

Un motivo, curiosamente, fue tener financiación para el festival y estar cubiertos en caso de que pasara una cosa como la que ha pasado. Pero el principal fue que estamos en una época en que se han consolidado grupos internacionales que han comprado promotoras en toda Europa, aquí también. Nosotros éramos una independiente que llegaba hasta donde llegaba y vimos que si no nos integrábamos en un grupo sería difícil competir con el resto. Menos mal, porque ahora estamos respaldados.