Ir a contenido

NOVEDAD EN EL CÓMIC BARCELONA

Manga 'made in Spain'

Los autores del premiado 'Arashiyama', Fidel de Tovar y Dani Bermúdez, viran del Japón tradicional al 'thriller' moderno con 'Liquid memories'

Anna Abella

Manga 'made in Spain'

DE TOVAR Y BERMÚDEZ

Hay manga, y bueno, fuera de Japón. Una nueva cantera de mangakas ‘made in spain’ se abre paso tras los pasos de Kenny Ruiz o Belén Ortega.  El joven tándem Fidel de Tovar y Dani Bermúdez se estrenaba dando la campanada con ‘Arashiyama’, que tras varios galardones coronaban con el Premio al mejor manga español en el pasado Salón del Manga de Barcelona. Aquella historia, apta a partir de 8 años y con múltiples lecturas, la habitaban espíritus del Japón tradicional y dos huérfanos, un hermano y una hermana que evocaban a Heidi y Pedro. Ahora en el Cómic Barcelona han presentado un rotundo cambio de género y época con ‘Liquid memories. El asesino del agua’ (Norma, en castellano y catalán), un ‘thriller’ más adulto ambientado en el Londres moderno por el que parece campar un heredero de Jack el destripador cuyos crímenes van ligados al líquido elemento. Sin embargo, el enigma que lanzan es ¿qué hacer cuando eres un asesino y no lo sabes?

“Para nosotros ese giro es muy natural. Lo que queremos es contar historias independientemente del género y del espacio. Al tener muchos más tintes negros era inviable situarla en Japón y Londres era perfecto”, explica el guionista De Tovar tras una sesión de firmas este sábado.

El título, añade, “puede traducirse como recuerdos líquidos porque los recuerdos son esenciales en la trama”, en la que se cuelan guiños a ‘Twin peaks’ o ‘Seven’. “Los recuerdos, como el agua, pueden tomar cualquier forma, tienen una identidad líquida”, apunta Bermúdez, que ha volcado su propio mundo en el protagonista, también dibujante de cómic y amante de las historias de zombis. 

Hacer manga en Occidente

“Hacer manga en España es complicado, pero esperanzador. Hay poca creación aquí aún pero la que hay es muy buena”, explica De Tovar. “En Francia se está viviendo un éxito brutal del ‘manfra’, el manga francés. Están exportando obras a otros países y hay un autor, Tony Valente (‘Radiant’), que incluso ha publicado en Japón, algo impensable hasta ahora”, añade. No es flor de un día. “Hace mucho que aquí se consume manga y los dibujantes y guionistas se sienten cómodos con el estilo”. Pero recuerdan: “no es fácil hacer manga en Occidente”.

El desenlace de ‘Liquid memories’ llegará en un segundo tomo para el Salón del Manga. En el cajón, añaden ya tienen un par de historias en mente de géneros muy distintos. Marca de la casa.