Ir a contenido

FESTIVAL DE MÁLAGA

'Vosotros sois mi película': el troleo épico de Wismichu (y Carlo Padial)

El 'youtuber' y el cineasta estrenan en Málaga el documental en el que relatan qué había detrás del escándalo provocado por la proyección de la falsa película 'Bocadilllo' en el último Festival de Sitges

Beatriz Martínez

Wismichu, en una imagen promocional de Vosotros sois mi pelicula, de Carlo Padial

Wismichu, en una imagen promocional de Vosotros sois mi pelicula, de Carlo Padial

El escándalo tuvo lugar en el pasado Festival de Sitges. Por primera vez un certamen español de prestigio programaba la película de un 'youtuber'. Era una forma de abrir la puerta a las nuevas formas de expresión audiovisual que conectaran con las generaciones más jóvenes. Algunos mostraron suspicacias, pero en general, todos los medios de comunicación compraron la noticia: Ismael Prego, más conocido como Wismichu, había hecho una película que costaba un millón de euros que se llamaba ‘Bocadillo’. ¿De qué iba? Nadie lo sabía con exactitud, pero daba igual, las entradas se vendieron enseguida.

Cuando llegó el día, se destapó la verdadera naturaleza del proyecto: aquello no era una película, era una broma, setenta minutos de 'loop' en el que se repetía en bucle una misma acción, pedir un bocadillo vegetal. Indignación, insultos, ira… ¿aquello era un engaño, o había algo más? ¿El troleador nos había troleado?

Efectivamente, había algo más. Aquella acción se encontraba dentro de otra mayor: la realización de un documental que se encargaría de registrar el proceso de creación de ‘Bocadillo’ y en el que se verterían reflexiones en torno a la sociedad en la que vivimos y la forma que tenemos de relacionarnos entre nosotros en el mundo digital. El responsable de este reto, Carlo Padial, un director que ha utilizado desde siempre las nuevas tecnologías como parte integral de su trabajo, utilizándolas casi como herramienta de activismo cultural a través de una visión satírica y subversiva. Todo eso está presente en ‘Vosotros sois mi película’.

“Todo formaba parte de un proyecto global, imagina que solo hubiera proyectado ‘Bocadillo’ y ya está. Entonces sería un capullo”, cuenta Ismael Prego a EL PERIÓDICO. “A partir de una idea tan simple como pasar una escena en 'loop' en una pantalla de cine, quería reflexionar en torno a muchas cosas, entre ellas lo crédula que es nuestra sociedad. Basta con que alguien influyente diga cualquier cosa, para que todo el mundo piense que es verdadera”.

Para el 'youtuber' el mundo actual ya no se mueve por el talento, sino por las cifras, y por supuesto, por la imagen, por lo que cada uno se encarga de vender de sí mismo a través de las redes sociales. Esas eran también cuestiones que quería poner encima de la mesa. ¿Qué es verdad y qué es mentira? ¿Qué es auténtico y qué postureo? “Todo forma parte de un juego que tiene mucho de farsa, la gente piensa que nos conoce, que sabe como somos porque nos sigue y ve nuestros vídeos, pero es falso, porque nosotros decidimos qué queremos mostrar y qué no”.

Padial quiso plantear la película como si fuera un atraco: un grupo de 'youtubers' asaltan el cine español. De forma simbólica, claro. En ese sentido, las redes sociales, actuarían como un antagonista. “Cada vez que Isma hace algo, tiene un coro colectivo que le dice lo que está bien o mal. Y casi siempre está todo mal, porque la gente está muy cabreada”. El director reconoce que descubrió realidades "muy jodidas" alrededor de este fenómeno fan que un día te convierte en un héroe y al instante siguiente en un villano. “Me ha dado mucho miedo ver ciertos materiales, es como asomarse al agujero negro en el que estamos metidos”. Ismael es consciente de que se lo debe todo a sus seguidores, pero a veces se siente como un muñeco al que solo utilizan para hacerse una foto. “La gente solo quiere una foto contigo para posturear en redes. Yo cuando admiro mucho a alguien prefiero charlar con esa persona antes que pedirle que pose conmigo”.

Medios de comunicación narcotizados

La película está llena de ideas y de reflexiones sobre la forma en la que estamos construyendo nuestro presente. ¿Hacia dónde vamos? No tenemos ni idea, ni nosotros ni los 'youtubers' que, al fin y al cabo, al inventar esta fórmula, están construyendo en tiempo real este nuevo paradigma. Uno de los grandes damnificados en la película son los medios de comunicación, que para Carlo Padial están narcotizados, no se enteran muy bien de nada de lo que está pasando porque todo va demasiado rápido. Por eso es tan difícil captar todo esto en el momento en el que ocurre, y ese es uno de los grandes valores de ‘Vosotros sois mi película’, su capacidad para hablar del paradigma cultural del presente en un momento en el que no tenemos ni idea de hacia dónde nos llevará. “No hay tiempo de reflexión para analizar de qué forma se ha terminado una era y empieza otra, así que lo más fácil es prejuzgar”.

En cualquier caso, tanto Padial como Prego aseguran que no querían reírse de nadie, ni de la prensa, ni de los fans, ni del cine como medio de expresión a través de ‘Bocadillo’. Ellos se toman la broma muy en serio.