Ir a contenido

CRÓNICA DE CONCIERTO

Future Islands, una melancolía feroz

Samuel T. Herring, líder del grupo synth-pop, sacó toda su visceralidad en el cierre del Guitar BCN en Razzmatazz

Juan Manuel Freire

Samuel T. Herring, en el concierto de Future Islands en Razzmatazz

Samuel T. Herring, en el concierto de Future Islands en Razzmatazz / FERRAN SENDRA

Escuchar a Future Islands en disco y verlos en directo empiezan a ser experiencias realmente distintas. Sobre el escenario, la melancolía synth-pop se diluye y entra en juego una intensidad más fácil de asociar a un grupo de rock’n’roll. No tiene que ver la parte instrumental: el bajista William Cashion sigue buscando líneas gomosas bastante elegantes; el batería Mike Lowry todavía persigue el minimalismo, y el teclista Gerrit Welmers prefiere claramente lo etéreo a lo chillón.

Tiene que ver con un líder, Samuel T. Herring, convertido en foco de atención desde el primer minuto por su desatada expresividad escénica, que puede contrastar con la contención del proyecto musical en que está participando. Es como si New Order, en lugar de tener al frente al más bien hierático Bernard Sumner, tuviesen a uno de esos personajes volátiles propios de Scorsese; a un Travis Bickle, un Jake LaMotta, un Tommy DeVito.

Ya durante la inaugural 'Ran', Herring hizo como si se fuera a arrancar la cara, se golpeó la frente y sacó ese rugido death metal que en los discos apenas practica, pero ofrece a menudo en directo. Con la siguiente, 'Beauty of the road', empezó a proferirse autocollejas, y justo después aprovechó 'A dream of you and me' para mostrar su familiaridad con el baile cosaco. 'Sun of the morning' vino acompañada por exuberantes movimientos de lap dance.

La energía de Herring desbordó el escenario y llegó hasta la pista, donde, a la altura de 'North star', hubo un desgraciado intento de crowdsurfing por parte de un espectador que acabó con casi heridos; entre ellos este cronista. No, aquello no fue otro concierto de synth-pop al uso, ni tampoco un concierto de Future Islands parece igual a otro. Se palpa el peligro. Para cuando empezó a sonar 'Seasons (Waiting on you)', el lugar más seguro no existía.

Abriendo la noche brilló Hurray For The Riff Raff, el proyecto de la cantante y compositora country-folk nuyorriqueña Alynda Segarra. Su presentación del ecléctico 'The navigator' (entre los mejores discos del 2017 según EL PERIÓDICO) fue sentida, mágica e intensa, aunque buena parte del público prefiriera conversar a escuchar. Grandes canciones sobre fuerza femenina ('Nothing's gonna change that girl'), jóvenes que plantan cara al poder (nueva 'Kids who die'), orgullo latino ('Pa'lante')… Ojalá vuelvan pronto para ofrecer un concierto suyo y solo suyo.

0 Comentarios
cargando