Ir a contenido

FESTIVAL JARDINS DE PEDRALBES

Leon Bridges, de servir burritos a estrella del soul

El cantante tejano actúa este miércoles en Barcelona para presentar su aclamado útlimo disco, 'Good thing'

Natàlia Queralt

El cantante de soul Leon Bridges

El cantante de soul Leon Bridges

Leon Bridges tiene una historia digna de guión de cine. Antes de convertirse en el cantante de soul que todo el mundo compara con Sam Cooke, estuvo siete años sirviendo burritos en un restaurante mexicano de Texas hasta que el guitarrista de la banda americana White Denim, Austin Jenkins, cliente del establecimiento, se percató de su voz. La película sigue así: Bridges le confesó a Jenkins que había compuesto algunas canciones de amor y este, que avistó su potencial, decidió grabarle una maqueta. Lo que sigue ya forma parte de la historia.

“La música siempre ha estado allí”, explica Leon Bridges –nombre artístico de Todd Michael Bridges– al otro lado del teléfono. “De niño cantaba en un coro de góspel y, cuando era más joven, componía canciones por mi cuenta”. Este miércoles, el cantante de soul de Fort Worth, ciudad conocida como el lugar donde empieza el Oeste, presentará junto a su banda su nuevo álbum, 'Good thing', en el Festival Jardins de Pedralbes, con un concierto que promete dosis de intimismo y de movimiento, a partes iguales.

“Que me comparen con Sam Cooke es un honor, pero también una responsabilidad. Él es un gran músico y un referente del soul”, opina Bridges, quien asegura que él tiene su propio estilo, más allá de la música negra de los 50 y los 60. “Cuando escribo mis letras y compongo las melodías no me fijo en nadie, solo intento ser honesto conmigo mismo”. En el 2015 debutó con su primer álbum, 'Coming home', un disco con resonancias del retro-soul y tintes de nostalgia que enamoró tanto al público como a la crítica. Y, hasta a los productores de la serie 'Big little lies' de HBO, repleta de estrellas de Hollywood, que incluyeron el tema 'River' en su banda sonora. De hecho el sencillo 'Coming home' alcanzó el 'top 10' de los temas más virales de Spotify en pocos días y su álbum debut le mereció una nominación a los Grammy como mejor álbum r&b. Se acabó lo de servir burritos.

Si 'Coming home' fue el álbum que le dio a conocer como una de las jóvenes promesas contemporáneas de la música negra; 'Good thing', su último trabajo, demuestra que Bridges aborrece los límites y apuesta por explorar nuevas sonoridades más allá del soul, en un carrera artística que no ha hecho más que despegar. “En realidad, esta es la música que siempre he estado haciendo, pero que no me atreví a publicar en mi primer disco”, confiesa el cantante, que define su último trabajo como algo más personal e íntimo, con influencias del jazz, el r&b y el funk.

Desde 'Bad bad news', un tema que destila ritmo y movimiento, y se rebela contra el orden social establecido,  -'they tell me I was born to lose / but I made a good thing out of bad news' (me dicen que nací para perder / pero aproveché las malas noticias- hasta 'Georgia to Texas' que cierra su último trabajo, con el saxo de fondo, y rinde homenaje a la madre del artista, a quien ya homenajeó con 'Lisa Sawyer', convirtiéndose en uno de los temas más aclamados en sus actuaciones. ¿Y el padre? ¿Y los hermanos? Está claro que madre solo hay una y la de Bridges es, como mínimo, afortunada. “Si tuviera que escoger una canción me quedaría con 'Shy' porqué muestra una faceta que no aparece en el resto del disco”, asegura el músico.  

Emoción y baile

El Festival Jardins de Pedralbes, el cantante ofrecerá una actuación que mezclará emociones con temas más bailables. “Y al aire libre, un aspecto que me encanta porqué puedo sentir la conexión con el público que se encuentra más desinhibido”, afirma Bridges, que subirá al escenario para presentar con su banda su último trabajo, que promete un torrente de emociones y calidad musical en el marco de su gira mundial. “Hace dos días estaba actuando en Moscú, hoy toca en Barcelona y, mañana salgo para Madrid. Estoy muy agradecido porqué mi música se escucha en todo el mundo”. 

Lleva razón. De hecho, hasta el expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, escuchó su música en directo cuando le invitó a la Casa Blanca para celebrar su cumpleaños junto con otros artistas en el 2016. ¿Ya le ha llamado Donald Trump? “Aún no y, no estoy muy seguro de que lo haga”. Quién sabe, el gusto por la buena música y la ética política no tienen porqué estar reñidas.
 

0 Comentarios
cargando