Ir a contenido

desaguisado

El Ateneu Barcelonès suspende la 47ª edición del Premi Crexells tras la retirada de todos los finalistas

La entidad, cuya vicepresidenta, Gemma Calvet, ha renunciado al cargo, inicia "un proceso de reflexión que permita mantener el prestigio del decano de los premios literarios" catalanes

Tina Vallès, cuando ganó el Premi Llibres Anagrama por La memòria de larbre. 

Tina Vallès, cuando ganó el Premi Llibres Anagrama por La memòria de larbre.  / EFE / QUIQUE GARCÍA

La junta directiva del Ateneu Barcelonès ha acordado este miércoles suspender la 47ª edición del Premi Crexells después de que el martes renunciaran a participar los 11 finalistas. En un escueto comunicado que llega un día después de que se consumara la esperpéntica situación de un galardón sin candidatos, la junta de la más que centenaria entidad también informa de que abre "un proceso de reflexión que permita mantener el prestigio del decano de los premios literarios" de Catalunya. El martes negro ha provocado asimismo la renuncia de la vicepresidenta del Ateneu, Gemma Calvet, que la ha anunciado a media tarde en un mensaje en su cuenta de Twitter. En él, informa de que ha tomado la decisión "por las discrepancias en la gestión de la 'crisis Crexells' y por otras discrepancias anteriores con la junta" de la que formaba parte.  

El Ateneu Barcelonès, prosigue la nota, pide disculpas a todas las personas afectadas por este proceso. Los directivos de la asociación aseguran que tienen presentes y han recopilado todos los comentarios, críticas y propuestas de mejora que se han expuesto en las redes sociales o remitido por carta a la agrupación.

Los finalistas que retiraron sus novelas dejando el Crexells sin opciones -Tina Vallès, Raül Garrigasait, Enric Umbert, Marcel Fité, Teresa Muñoz, Josep Lluís Badal, Sílvia Soler, Carme Martí, Alfons Cama, Max Basora y Vicenç Pagès- lo hicieron por su disconformidad con la anunciada decisión del jurado de designar a cuatro finalistas nuevos que se sumaban a los siete ya anunciados previamente el 3 de mayo, hecho que vulneraba las bases del galardón. 

La decisión del jurado (formado por Rafael Argullol, Valèria Gaillard, Lluïsa Julià, Miquel de Palol, Xavier Pla, Carme Riera y Enric Sòria) de ampliar la lista de novelas finalistas, se originó por la "muy baja" participación de la votación popular, que no llegó al 4% de los socios del Ateneu (150 de 4.000), que son quienes, junto a los clubs de lectura de las bibliotecas de Barcelona, elegían las obras nominadas entre 33 presentadas.

Ante la polémica generada, el Ateneu señaló que el jurado "valoró que la participación de los socios había sido muy insuficiente y que esto había excluido obras muy buenas". Ante esta situación, "y por respeto a todos los aspirantes, se amplió el número de finalistas sin que ello avanzara ningún criterio ni tampoco implicara el demérito de las 7 obras valoradas por 150 socios de una entidad de 4.000".

Tina Vallès fue la primera autora que renunciaba al Crexells, al que optaba por 'La memòria de l'arbre' (Anagrama), colgando una nota dirigida a los responsables del galardón en la que anunciaba su decisión y la argumentaba en que no se respetaban las bases del premio y por la "escasísima" participación popular en la votación. Vallès añadía que "todos los finalistas" se merecen "el máximo de los respetos" y la decisión del jurado "no favorece a nadie, ni a los autores, ni al premio, ni a los socios del Ateneu ni a los clubs de lectura de las bibliotecas que han votado".  

Al movimiento de Vallès siguió la espantada uno tras otro del resto de los finalistas durante un martes negro para el premio de narrativa en catalán instituido en 1932 en honor del filósofo, pedagogo y economista Joan Crexells i Vallhonrat.   


   

0 Comentarios
cargando