Ir a contenido

NUEVA POLÉMICA EN EL GALARDÓN DE LITERATURA CATALANA

Cisma en el Premi Crexells por la retirada de los finalistas

Los once finalistas, entre ellos Tina Vallès y Raül Garrigasait, renuncian a participar en protesta por una decisión del jurado que vulnera las nuevas bases

Los criterios del galardón se modificaron en enero tras la controversia del 2017, en que se premió a una novela autoeditada

Anna Abella

Tina Vallès, cuando ganó el Premi Llibres Anagrama por La memòria de larbre. 

Tina Vallès, cuando ganó el Premi Llibres Anagrama por La memòria de larbre.  / EFE / QUIQUE GARCÍA

El Premi Crexells, que cada año convoca el Ateneu Barcelonès, sigue sumando polémicas. Parecía difícil de superar la del 2017, que se generó por haber reconocido una obra autopublicada y muy desconocida, ‘Crui’, del mallorquín Joan Buades, a raíz de la cual se decidió modificar las bases del galardón, el pasado enero. Sin embargo, una nueva decisión del jurado, que vulneraba esas bases, ha provocado un goteo de indignación, que empezaba con la renuncia de Tina Vallès a ser finalista y que ha generado un efecto tsunami en Twitter. En las últimas horas diez de los 11 finalistas al galardón han anunciado que retiraban sus novelas de la lista y el onceavo, Vicenç Pagès, ha considerado, en palabras a EL PERIÓDICO, que ante “la crisis generada” entiende que, en su opinión, “el premio ya no existe” y que “este año no debería darse porque no tiene ningún sentido”. “Ha implosionado”, ha añadido el autor de ‘Robinson’, según el que como es un premio a obra publicada, al que él no se ha presentado sino que lo han propuesto, tampoco puede darse "de baja".    

Los finalistas que han retirado sus novelas dejando al Crexells sin opciones -Tina Vallès, Raül Garrigasait, Enric Umbert, Marcel Fité, Teresa Muñoz, Josep Lluís Badal, Sílvia Soler, Carme Martí, Alfons Cama y Max Basora- lo han hecho por su disconformidad con la anunciada decisión del jurado de designar a cuatro finalistas nuevos que se sumaban a los siete ya anunciados previamente el 3 de mayo, hecho que vulneraba las nuevas bases. 

La decisión del jurado, formado por Rafael Argullol, Valèria Gaillard, Lluïsa Julià, Miquel de Palol, Xavier Pla, Carme Riera y Enric Sòria, de ampliar la lista de novelas finalistas, se originó por la “muy baja” participación de la votación popular, que no llegó al 4% de los socios del Ateneu (150 de 4.000), que son quienes, junto a los clubs de lectura de las bibliotecas de Barcelona, elegían las obras nominadas entre 33 presentadas.

Comunicado del Ateneu

Por su parte, ante la polémica generada, el Ateneu ha emitido un comunicado señalando que el jurado "valoró que la participación de los socios había sido muy insuficiente y que esto había excluido obras muy buenas". Ante esta situación "y por respeto a todos los aspirantes se amplió el número de finalistas sin que ello avanzara ningún criterio ni tampoco implicara el demérito de las 7 obras valoradas por 150 socios de una entidad de 4.000".

Asimismo, la entidad añade que "las valoraciones sobre la idoneidad de mantener la votación popular, a la vista de la experiencia de este año, se deberán hacer inmediatamente con posterioridad a la concesión del premio" y defiende la "máxima transparencia de todo el proceso". El Ateneu concluye aseverando que la decisión "ha sido del jurado y se ha respetado entendiendo que ampliar los finalistas no contravenía las bases sino que resolvía el problema de la baja participación". Ante la ausencia de finalistas queda ver ahora qué decisión tomarà el jurado.  

"Malinterpretación" del gesto del jurado

En conversación telefónica con este diario, Valèria Gaillard, uno de los miembros del jurado, se ha mostrado “sorprendida” por “el alcance” de la polémica y “por cómo se ha malinterpretado el gesto unánime del jurado de ampliar el número de títulos sumando algunos” que creían “importantes” para reflejar “lo mejor del 2017 sin menospreciar a las obras elegidas por el voto popular”. “La decisión se tomó -añade- ante una participación del voto popular que fue solo de un  4% y de un resultado que creímos que no era suficientemente representativo”.  

Por la mañana, tras la retirada de Vallès y Garrigasait, ya mostraba su disconformidad con el cambio Vicenç Pagès, cuya novela ‘Robinson’ (Empúries), era una de las cuatro nuevas sumadas a las anunciadas. Según el escritor, crítico y profesor “la división entre finalistas votados y finalistas designados por el juado, no prevista en las bases, no hace ningún favor ni a unos ni a otros, ni tampoco al premio".  

Según ha apuntado luego Pagès a este diario, “la intención del jurado era buena pero la idea de establecer dos categorías de finalistas no era buena, ha sido un error”. “Entiendo que a los designados por votación popular vean con reticencia a los designados luego por el jurado. Y molesta más porque no está en las bases y porque se han cambiado las reglas en mitad del partido. A mí no me hace ninguna gracia ni ilusión ser finalista porque sería feo y turbio ganar así”. 

Tina Vallès fue la primera autora que renunciaba al Crexells, al que optaba por 'La memòria de l'arbre' (Anagrama), colgando una nota dirigida a sus responsables en la que anunciaba su decisión y la argumentaba en que no se respetaban las bases del premio y por la "escasísima" participación popular en la votación. Vallès añade que "todos los finalistas" se merecen "el máximo de los respetos" y la decisión del jurado "no favorece a nadie, ni a los autores, ni al premio, ni a los socios del Ateneu ni a los clubs de lectura de las bibliotecas que han votado".  

       

Secundando a Vallès, Raül Garricasait, cuya obra 'Els estranys' (Edicions de 1984) había sido designada por el jurado, ha opinado que "esta situación erosiona peligrosamente el prestigio del Premi Crexells" y ha considerado que "solo un replanteamiento profundo del premio podrá recuperar la importancia que había tenido para las letras catalanas".  

En parecidos términos se ha manifestado Enric Umbert, que ha retirado del Crexells 'L'últim passatge de Walter Benjamin' (Edicions 62).  

Después se ha sumado a la retirada de su novela, 'Escacs d'amor i de mort' (Salòria), Marcel Fité. 

La escritora Teresa Muñoz, también ha anunciado en Twitter que retiraba su novela 'Des del balcó' (Amsterdam).

También se ha retirado Josep Lluís Badal, autor de 'Les coses que realment han vist aquests ulls inexistents' (Rata), que lo ha comunicado a través de un tuit de su editora, Iolanda Batallé.

También Sílvia Soler ha anunciado la retirada de us novela 'Els vells amics' (Columna).

A media tarde también ha colgado el anuncio de su retirada Carme Martí, que optaba por 'El camí de les aigües' (Amsterdam).

Alfons Cama, que era finalista por 'L'olor de la seva pell', se añadía al goteo de retiradas a través de un tuit de su editorial, Gregal.

Las novelas finalistas

Las primeras siete obras finalistas del Crexells eran:

'Des del balcó', de Teresa Muñoz (Amsterdam)
'El camí de les aigües', de Carme Martí (Amsterdam)
'Els vells amics', de Sílvia Soler (Columna)
'Escacs d'amor i de mort', de Marcel Fité (Salòria)
'La memòria de l'arbre', de Tina Vallès (Anagrama)
'L'olor de la seva pell', de Alfons Cama (Gregal) 
 'L'últim passatge de Walter Benjamin', de Enric Umbert (Enric Umbert)

A estas siete el jurado añadió: 
'Els estranys', de Raül Garrigasaït (Edicions de 1984) 
'Les coses que realment han vist aquests ulls inexistents', de Josep Lluís Badal (Rata)
'Aventures i desventures de l'insòlit i admirable Joan Orpí, conquistador i fundador de la Nova Catalunya', de Max Besora (Males Herbes) 
'Robinson', de Vicenç Pagès Jordà (Empúries) 



 

0 Comentarios
cargando