Ir a contenido

Una muestra muy esperada

'Bowie is... in Barcelona'

La exposición récord del Victoria and Albert dedicada al polifacético artista llega al Museu del Disseny después de viajar con éxito por otras ocho ciudades

Juan Manuel Freire

David Bowie protagonista de la gran exposición en el Museo del Disseny de Barcelona. / FERRAN SENDRA / VÍDEO: CHRISTIAN MORALES

Cuenta Geoffrey Marsh, comisario junto a Victoria Broackes de la exposición 'Bowie is', que antes de abrirse la muestra en el Victoria and Albert de Londres, en marzo del 2013, solo un museo de São Paulo había mostrado interés por importarla. Una vez inaugurada, las peticiones se multiplicaron y rara era la ciudad que no quería contar con ella. Solo nueve la han acogido: Chicago, São Paulo, Toronto, París, Berlín, Melbourne, Groningen, Bolonia y, desde este jueves, Barcelona.

Se entiende de sobras tanto interés: 'Bowie is' es una experiencia museística excepcional, un viaje de múltiples estímulos por el crecimiento, la actividad y el ansia futurista de un artista único. Incluso si el homenajeado no te interesa en particular, entrar merece la pena: estamos ante una experiencia inmersiva que saca máximo provecho al sonido y la visión celebrados por Bowie en una de sus mejores canciones, aquel himno de tono alegre pero letra oscura llamado 'Sound and vision'.

La muestra ya ha recibido más de un millón y medio de visitas en su gira mundial, y la cifra podía engordar seriamente tras la etapa barcelonesa, si nos atenemos al ritmo de preventa de entradas: hasta 15.000 personas ya tienen la suya, según ha desvelado Rafael Giménez, copromotor de la exposición a través de la compañía Sold Out. [Consulta el precio de las entradas y los horarios de la exposición de Bowie en Barcelona.]

INTRODUCCIÓN SIN 'SPOILERS'

Después de cuatro años de aplausos, es difícil no saber algo sobre 'Bowie is', entrar sin conocer una pizca del trayecto o aunque sea un pequeño porcentaje de los hasta ¡300! objetos (trajes originales, manuscritos de canciones, fotos, películas, vídeos, instrumentos, portadas, de todo un poco) amorosamente reunidos por Marsh y Broackes tras un acceso sin precedentes a los archivos del artista en Nueva York. Pero trataremos de sobrevolar esta ruta sobrenatural sin caer en grandes 'spoilers'.

Adentrarse en 'Bowie is' significa, primero, recordar que antes de David Bowie existió David Jones, un nombre tan común en el Reino Unido como Pere Fuster en Catalunya. Jones escapó de su vida gris en el sureste de Londres a través de influencias que se desgranan en las paredes. Tras asistir a su transformación en Ziggy Stardust, el visitante puede recorrer un laberinto con apartados dedicados a muchos aspectos y etapas de su trayectoria artística, incluyendo su trabajo en el estudio, sus labores actorales (hay una sala de cine preparada ad hoc) o su etapa berlinesa, con el sintetizador SYNTHI que le regaló Brian Eno coronando la estancia.

POR QUÉ BARCELONA

Con sus colecciones dedicadas a la moda, el diseño o las artes gráficas, el Museu del Disseny de Barcelona parece un lugar ideal para exponer/desmontar a un artista tan preocupado por sacar provecho a estas y otras disciplinas como Bowie. Su directora, Pilar Vélez, se mostró visiblemente conmovida por la oportunidad de dar cobijo a una muestra ya considerada icónica (además de acoger 'Bowie is', el museo ha organizado, en alianza con la Biblioteca del Clot, una exposición con retratos del autor de 'Heroes' a cargo de fotógrafos españoles).

Rafael Giménez explicó por qué ha sido Barcelona, y no otra, la ciudad española (solo podía ser una) que acogiera esta exposición. Ha hablado de una ciudad con "sensibilidad artística renombrada" que, además, durante los meses de verano, "se convierte en capital musical europea gracias a sus grandes festivales". Para cualquier visitante amante de la música, el 'pack' Primavera Sound o Sónar o Cruïlla más 'Bowie is' parece una tentación irresistible. Giménez recordó que esto "no es solo para fans, es para mucha más gente; cualquier interesado en la historia y la cultura del pop y el rock de los últimos 40 años".

MÁs ALLÁ DEL MUSEO

En todas las ciudades por las que ha pasado 'Bowie is' se han organizdor actividades complementarias, y las que tendrán lugar en Barcelona son, más que extras simpáticos, pequeños grandes eventos en sí mismos. Destaca la celebración, el 13 de julio en el Auditori, y como parte del Grec, del concierto 'Bowie Symphonic', en el que la OBC interpretará el último disco de Bowie, el glorioso 'Blackstar', en mutación sinfónica obra del compositor posminimalista Evan Ziporyn.

Además, entre el 29 de mayo y el 26 de julio se celebrarán las llamadas 'Bowie talks', una serie de conferencias, mesas redondas y entrevistas en la que participarán especialistas y colaboradores cercanos del artista. El plato fuerte es la ponencia del diseñador Kansai Yamamoto, responsable de algunos de los trajes más icónicos del artista, incluyendo el que recibe al visitante a la entrada de 'Bowie is': el famoso 'body' con piernas en semicírculo de la gira 'Aladdin Sane'.

Otra actividad extra bastante apetecible: en el mismo Museu del Disseny, entre el 13 de julio y el 24 de agosto, se podrán recuperar todas las películas en las que Bowie trabajó como actor, junto con celebrados documentales como 'David Bowie: The last five years', cuya proyección contará con la presencia de su director, Francis Whately. Se avecinan semanas gozosamente agitadas para estudiosos, fans y curiosos del camaleón pop por antonomasia. 

0 Comentarios
cargando