Ir a contenido

TRAS 12 AÑOS DE DIRECCIÓN

El comisario Camarasa se despide de BCNegra

El equipo de Gobierno municipal inicia los trámites para concederle la medalla de oro de mérito cultural de la ciudad al gran divulgador de la novela policiaca

Ernest Alós

Homenaje de despedida de Paco Camarasa, comisario de Bcnegra.

Homenaje de despedida de Paco Camarasa, comisario de Bcnegra. / CESAR CID

Después de 12 años al frente de BCNegra, el comisario Paco Camarasa se retira. Por motivos de salud y pensando en una puesta al día (de esas que se hacen con la tranquilidad de que las cosas van bien). La rueda de prensa en que Camarasa, alma del encuentro que el pasado viernes empezó su 12ª edición, iba a anunciar ese paso atrás se ha convertido en un homenaje a su figura, con la compañía de los seis concejales de Cultura, de tres partidos distintos, que mantuvieron su confianza en él y con el anuncio de que el equipo de Gobierno municipal ha iniciado los trámites para que el pleno del ayuntamiento le conceda la medalla de oro de mérito cultural de la ciudad.

La rueda de prensa/homenaje se ha realizado en la sala de la cuarta planta en la que se empezaron a celebrar, con una asistencia de público que se contaba aún por decenas, los primeros actos de BCNegra. Un recordatorio de cómo ha crecido un evento que pasó después a la Capella de la calle Hospital y posteriormente ha acabado en el auditorio del Conservatori del Liceu.

"Quizá otra gente nueva pueda llevar el festival, que está consolidado perfectamente, darle algún tipo de pequeño empujón, con nuevas actividades, con otras formas de relacionarse con lo que queda y cómo queda de la industria del libro tras 12 años en que las cosas han cambiado mucho", ha dicho Camarasa. Aunque en la edición de este año ya cuenta con el periodista Toni Iturbe como adjunto, su sucesión se decidirá tras un concurso en el que se evaluarán por lo menos tres posibles candidatos.

LA VISTA ATRÁS

"En la primera edición dijimos que ojalá fuese el principio de una historia de amor entre Barcelona y la novela negra, y resulta que la historia de amor ha existido y está siendo larga", ha añadido Camarasa. Emocionado, ha agradecido el trabajo del equipo del Icub que ha compensado su desorganización personal -"yo aportaba el conocimiento y los contactos, saber por ejemplo que no puedes poner en la misma mesa a Giorgio Faletti y Massimo Carlotto sin salir en 'El Caso'"”- y la "libertad absoluta" con que le han dejado trabajar todos los responsables políticos presentes en el acto (con la excepción del veto al alcohol y las armas en la imagen de BCNegra, pese a que se traten elementos más bien inherentes al género en cuestión).

Una característica especial de BCNegra, para Camarasa, ha sido el de intentar que, además de que "la gente se lo pase bien, conozca a sus autores y las editoriales los vean aparecer en los medios", la realidad y la actualidad estuviesen presentes. "Este año nos ha venido bien -dice Camarasa-, con Denis Lehane, que estrena película y mientras Trump hace de las suyas, y con Paco Ignacio Taibo II cuando se aprueba el muro de México".

EL APOYO MUNICIPAL

Los respectivos concejales de Cultura (o delegados, o tenientes de alcalde, según el caso) han evocado con sus respectivas experiencias el nacimiento y evolución de la cita. El primero, Ferran Mascarell, que impulsó en el 2005, en el marco del Año del Libro y la Lectura, un encuentro internacional de autores de novela negra que la muerte inesperada de Manuel Vázquez Montalbán convirtió en un homenaje a su figura y cuyo éxito aconsejó convertirlo en una cita estable.

Mascarell ha recordado que el comisario de aquella conmemoración, Sergio Vila-Sanjuán, fue quien propuso a Camarasa, que ya había empezado a insistir en la necesidad de institucionalizar el encuentro. "Es una de las primeras personas en esta ciudad que, como Manuel Vázquez Montalbán, entendieron que no tenía sentido esa separación entre alta y baja cultura, que en torno a la novela negra hay una mirada de la sociedad de la misma importancia que otras que se catalogan como alta cultura", ha añadido Mascarell.

Su sucesor, Carles Martí, ha destacado la condición de librero, "que implica conocer a autores y editores pero también pensar en los lectores". Jaume Ciurana, su condición de prescriptor de todo un género; Jaume Asens, cómo convirtió su librería de la Barceloneta en "un lugar de vida cultural, familiar, entrañable, muy integradio en el barrio", y Jaume Collboni, cómo, en aquella Negra y Criminal hoy cerrada, "tenía todo el contenido de su librería en la mente".

Quien fue delegado de cultura Jordi Martí ha sido quizá el que le ha puesto más literatura negra al perfil de Camarasa: "Tuve la sensación de que este tipo parece escapado de una novela de 'lladres y serenos'. Igual que en las novelas negras la característica principales de sus personajes es que crean atmósferas, el comisario Camarasa conseguía crear esta atmósfera. Normalmente los festivales tienen director, no comisario, pero el nombre le iba".Y, sobre todo, quien ha pronunciado la frase que no ha cerrado el acto pero lo podría haber hecho: "Muchas gracias, comisario Camarasa".

Algunos momentros clave de BCNegra

La prehistoria. En enero del 2005 se celebraba el encuentro de escritores europeos de novela negra que formaba parte del Any del Llibre i la Lectura. La muerte de Vázquez Montalbán lo convirtió en un homenaje, al que no se pudo sumar por motivos de salud Andrea Camilleri, padre del comisario Salvo Montalbano. Camilleri envió un texto que pasó a ser antológico. "La amistad siciliana es un arte difícil, hecha más de silencios que de palabras, que se complace en saber que el amigo se encuentra a tu lado, sabe darte una cosa antes que tu la pidas. Está hecha de pausas, de miradas impalpables, de chispas en el fondo de los ojos".

El primer lleno. BCNegra empezó con mesas redondas en la planta cuarta de la Virreina. Pronto esa sala quedó pequeña. Se pasó a la Capella de la calle Hospital, y de allí al Conservatori del Liceu (¡con calefacción!) y a pasar de seis a diez días. El primer lleno que indicó que aquello se iba de las manos, con gente en la calle sin poder entrar al Teatre Romea, llegó con la conferencia del sueco Henning Mankell, en lel 2007. 

La imagen preferida del comisario.  En el 2014 se consiguió por fin traer a Camilleri a Barcelona. Dijo que ya no viajaba, pero que si alguna vez volvía a hacerlo sería a Barcelona. No confirmó su visita hasta un mes antes. Ese año Camarasa jugó con fuego, pero de ese día quedó una de sus fotografías preferidas, del fotógrafo de El Periódico Julio Carbó: "Camilleri sonriendo, cuando no lo hace a menudo, y él y yo con el puño en alto".

Y tres momentos que no fueron. Camarasa tiene "una espinita clavada en el corazón". No haber podido dar el premio Carvalho a John Le Carré ("llegamos tarde, cuando ya ni daba entrevistas"). También las invitaciones a dos autores que alegaron estar delicados y, efectivamente, murieron al poco, William McIlvaney y Ruth Rendell. Y una cuarta espinita que se ha sacado este año a medias, al haber podido invitar a Paco Ignacio Taibo II. "Cada año lo he propuesto para el Carvalho, sin éxito con el resto del jurado me apoyase".

Temas: Libros BCNegra

0 Comentarios
cargando