Ir a contenido

CITA CON LA HISTORIETA JAPONESA

El Salón del Manga de Barcelona bate su récord con 142.000 visitantes

La organización estudia alternativas, como cortar la avenida y ocupar otro pabellón, para poder ampliar el aforo

Josep M. Berengueras

Éxito del XXII Salón del Manga de Barcelona. / SERGIO LAINZ

Éxito del XXII Salón del Manga de Barcelona.
Muchos disfraces y participación en el 22 Salón del Manga.

/

El Salón del Manga de Barcelona ha vuelto a batir todos los récords. La 22ª edición de la muestra, que se ha celebrado entre el sábado y el martes, ha cerrado sus puertas con un balance de 142.000 visitantes, lo que supone superar en 5.000 asistentes el máximo alcanzado en la edición del año pasado. Ficomic, organizadora de la feria del cómic, la animación y la cultura japonesa, estudia ya alternativas para que el año que viene pueda recibir aún a más gente.

Un año más, el salón llegaba con una ampliación de espacio, al pasar de los 60.000 metros cuadrados ocupados en el 2015 a los 70.000 de este año. Este aumento del espacio disponible (y, por tanto, del aforo) y el hecho de que las fechas hayan coincidido con un puente largo han impulsado un incremento de asistencia respecto al año pasado, según ha asegurado la organizadora de la feria, Ficomic.

"El certamen se ha convertido en un fenómeno social que va más allá del propio manga, es un gran encuentro de personas de todas partes que comparten una pasión por el manga, el anime, los videojuegos, la música, la gastronomía y la cultura japonesa", ha asegurado el directo del Salón del Manga, Carles Santamaria. El directivo ha agregado que el constante crecimiento de la muestra "es ordenado y coherente".

LÍMITE DE AFORO

El crecimiento de la feria ha sido continuado en los últimos años, en especial desde que se cambió de recinto. En el 2012 se celebró la última edición en La Farga de l’Hospitalet (12.000 metros cuadrados; 65.000 asistentes), y al año siguiente casi se dobló la asistencia en Fira Montjuïc (20.000 metros, 112.000 visitantes). Ficomic continuó aumentando el espacio en los años siguientes, y la asistencia fue creciendo: 112.000, 115.000, 130.000, 137.000... Y ahora 142.000.

De hecho, el número de asistentes está no solo relacionado con el mayor interés por este encuentro que reúne a público de todas las edades, sino con las capacidades del recinto ferial, cuyo aforo máximo determina el número de entradas a la venta: las entradas para el fin de semana se agotaron antes de que comenzara la feria.

"Estudiaremos opciones con Fira Barcelona para aumentar de una manera definitiva el aforo del certamen durante el fin de semana", ha explicado Santamaria a este diario. Los pabellones tienen una capacidad máxima marcada, entre otras cuestiones, por las salidas de emergencia, por lo que, aunque a veces los asistentes tengan la sensación de que podría haber más gente, el aforo está en realidad completo.

MODERNIZAR LOS PABELLONES

“La asistencia se concentra sobre todo el fin de semana. La Fira trabaja en la modernización de los pabellones, es una de las opciones para que pueda entrar más gente, pero tenemos que tener una capacidad de crecimiento suficiente para que todo el mundo que quiera ir al salón lo pueda hacer”, destaca Santamaria.

Ante este escenario, Ficomic estudiará varias alternativas, entre ellas la posibilidad de contar también con el Pabellón 8 y cortar la avenida Reina Maria Cristina. “Hay que estudiar bien cuál es la mejor opción”. El año que viene, además, el día 1 de noviembre cae en miércoles, por lo que “en principio” no entrará en el calendario del salón. “De entrada, el salón será del 2 al 5 de noviembre. Pero estudiaremos todas las opciones: o alargamos en días o crecemos en espacio, o ambas”, agrega.

Sobre las colas que se formaron para entrar al recinto el fin de semana, Santamaria apunta que este año “la espera máxima ha sido de entre 50 minutos y una hora” gracias a un nuevo sistema (dos kilómetros de recorrido con vallas). “Estudiaremos cómo repartir mejor el público entre los pabellones”, completa.

ÉXITO DE LAS ACTIVIDADES

Que el salón haya sido un éxito de público se debe, en parte, a la calidad de los autores invitados (las escritoras Banana Yoshimoto y Mitsuyo Kakuta; los dibujantes Junji Ito Toshio MaedaHidenori Kusaka y Satoshi Yamamoto, de ‘Pokémon, el creador de Yo-kai Watch, Akihiro Hino; y el equipo de la película One Piece Gold), la zona de gastronomía, la nueva sala de proyecciones (1.000 sillas) y por el aumento de las actividades. “Los talleres se han llenado. Un buen ejemplo es que por la exposición de bonsáis han pasado 25.000 personas”, concluye el director.

0 Comentarios
cargando