29 may 2020

Ir a contenido

UN FENÓMENO DE LA CARTELERA

'Kiki, el amor se hace', las claves de un taquillazo

La comedia "erótica festiva" de Paco León se convierte en la gran sorpresa de la cartelera al superar ya el millón de espectadores

Olga Pereda

Lo primero que hace Paco León nada más levantarse de la cama, antes incluso que desayunar, es comprobar los datos de Rentrak, la consultora que mide las audiencias del cine. Hace nueve semanas que estrenó su tercer largometraje como director, 'Kiki, el amor se hace', y cada lunes constata que la película se mantiene en el 'top 10'. Con buenas críticas en la prensa, el filme aterrizó en las salas el 1 de abril y se colocó como rey absoluto de la cartelera, superando en términos relativos a 'Batman v Superman'. Nueve semanas más tarde, la comedia "erótica festiva" de León ya ha sido vista por un millón de espectadores y está a punto de conseguir los seis millones de recaudación. En los últimos 25 años, solo 75 películas españolas han superado el millón de espectadores. En Barcelona ha recaudado más de 1,2 millones de euros, mientras que en Madrid la cifra alcanza los 1,4 millones. ¿Por qué 'Kiki', que indaga en las filias sexuales, se ha convertido en la sorpresa cinematográfica del año? Aquí van algunas razones.

EL TONO Y EL BOCA OREJA

Las filias sexuales son, en principio, un tema "delicado y sórdido", según afirman Ghislain Barrois y Álvaro Agustín, responsables de Telecinco Cinema, productores de 'Kiki' junto con Vértigo. "Creemos que parte del público sintió algo de rechazo al pensar que la película sería más cañera. Pero al entrar en el cine se dieron cuenta de que es un filme blanco con el que pasar un buen rato. La gente está cansada ya de ver superhéroes en leotardos. 'Kiki' es diferente. Uno sale encantado después de haberla visto porque tiene un tono maravilloso, nada que ver con la película australiana en la que está basada", analizan los ejecutivos de Telecinco. Paco León, director y protagonista, pone el acento en lo “luminoso” que es el guion y en lo bien que ha funcionado el boca oreja. "Es una historia que divierte a todo tipo de personal, abuelos incluidos. Hay más de uno que me ha comentado que la ha visto cuatro o cinco veces", añade.

UNA DISTRIBUCIÓN QUE APOSTÓ Y GANÓ 

Vértigo encargó el 'remake' de la cinta australiana (sobre la que tenían los derechos) a León. La empresa no solo es productora, sino también distribuidora de 'Kiki'. Especializada en cine europeo e 'indie', lanzó un estreno muy potente: 333 pantallas. Una jugada arriesgada e inteligente. Apostaron y ganaron. Nueve semanas más tarde, la cinta aún aguanta como una jabata en más de 200 pantallas.

PACO LEÓN, EL IDOLATRADO

Paco León es un actor queridísimo. Si un periodista quiere entrevistarle es mejor que no le cite en una cafetería o en ningún lugar público. Lo puede hacer, por supuesto, pero con el riesgo de ser interrumpidos ("700 veces") por fans armados con un móvil. "Lo asumo con torería y espíritu deportivo", añade el sevillano, que volvió loco al personal con su entrañable personaje de Luisma ('Aída'). "Es verdad que la gente me tiene mucho cariño. Incluso respeto. Pero es que yo curro mucho para no aburrir", añade. Conscientes de su popularidad, los responsables de Telecinco Cinema destacan que estamos delante de "un pedazo de director", que ha ido creciendo desde que se puso por primera vez delante de las cámaras en el falso documental sobre su familia ('Carmina o revienta') y su secuela ('Carmina y amén').

PROMOCIÓN CON PERSONALIDAD

Telecinco tiene muchos puntos fuertes. Y uno de ellos es el bombardeo promocional. En esta ocasión, no ha habido una bomba nuclear (como lo habrá en breve con 'Un monstruo viene a verme', de J. A. Bayona), pero sí cañoneo marca de la casa. Además, León se ha recorrido todos los medios de comunicación. "No hay ni una sola radio ni una sola televisión donde yo no haya estado", presume. "Una cosa que no se comunica no existe. Pero tienes que hacerlo con arte. Soy partidario del márketing creativo. No se trata solo de inundar las ciudades de carteles. Tienes que hacer una promoción con personalidad", destaca.

EL MUNDO TWITTER

La red social es el reino del peloteo. Todo el mundo dice que tiene ganas de ver tu película, pero poca gente lo hace. Con 'Kiki' ha pasado lo contrario. Grandes nombres del cine español (con legiones de seguidores) piropearon a León tras haber pagado la entrada. Entre otros, el citado J. A. Bayona, Álex de la Iglesia, Inma Cuesta y Carlos Bardem.   

LA FIESTA DEL CINE

León asegura que las entradas a 2,90 euros (durante los días 9, 10 y 11 de mayo) sedujeron a buena parte de su público. La fiesta del cine ha beneficiado a la película, quizá no en términos económicos (el precio es mucho menor frente a los 10 euros habituales) pero sí a la hora de sumar espectadores. El resultado es que el público ha echado un 'kiki' con su comedia. Hasta el título, picantón, suena bien. "Al fin y al cabo, todos venimos de un 'kiki'", concluye León.