Ir a contenido

La zurda de Dios

El pianista Lluís Coloma, la mayor autoridad del boogie woogie en nuestro país, presenta el disco 'Boogie Wins Again'

ROGER ROCA / BARCELONA

El trío de Lluís Coloma.

El trío de Lluís Coloma.

Para tocar boogie-woogie al piano hace falta mucha mano izquierda. El motor de la música, lo que la hace bullir, es la cadencia hipnótica de los graves. “El caminar del boogie es un poco distinto al del swing. Lo difícil es mantenerlo constante. Hay un libro que explica la historia del boogie y que se titula 'A left hand like god', 'Una mano izquierda como la de dios'”. El pianista Lluís Coloma es el gran especialista en nuestro país del boogie-woogie. A los 13 años tuvo una revelación viendo la película 'Gran bola de fuego', el biopic sobre la leyenda del rock and roll Jerry Lee Lewis. “Era un martes, estábamos en Madrid de viaje de fin de curso. Recuerdo mucho la sensación que tuve saliendo del cine. '¿Cómo puede ese tío hacer tanto con tan poco?', pensé. Luego la he visto un montón de veces más y siempre pienso que aquel día vi más imágenes de las que realmente hay en la película”.

Coloma empezó por Jerry Lee Lewis y remontó el curso de la tradición hasta dar con la raíz de esa música hipnótica y eufórica. “Su fuerza es que es muy repetitiva, igual que la música africana o el pop de ahora. La base es la misma pero en este caso hecha con el piano”. Habla de engancharse, de viaje y de trance para describir la experiencia del boogie, pariente alegre del blues, padre del rock y hermano pobre del jazz.

Sobre el estatus de esta música, a menudo ignorada por crítica y programadores, recuerda algo que le dijo su maestro y amigo Bob Seeley, un veteranísimo pianista que fue discípulo de los grandes como Meade Lux Lewis. “Bob dice que el boogie woogie no le gusta a nadie, solo al público”. Se ríe al recordarlo. Más sentencias de Bob Seeley: “el boogie woogie es uno de los estilos más fáciles de tocar mal. Hacerlo sonar cuesta poco, pero de ahí a tocarlo bien… Cuando escuchas a los buenos ves que hay una profundidad”, asegura Coloma, que además de estudiar a los clásicos ha grabado con los mejores especialistas europeos y norteamericanos, y desde el año 2005 organiza en Terrassa una reunión anual de pianistas de blues y boogie woogie.

NUEVO DISCO

Con su trío de siempre, Coloma presenta el disco 'Boogie Wins Again', que incluye temas propios, acercamientos a la música cubana y al flamenco y versiones de Bob Dylan, Michael Jackson y The Beatles, todo pasado por el filtro rítmico del boogie. La gira arranca el viernes en el Jamboree, pasa por el Teatro El Molino y la Coctelería Milano y en cada concierto cuenta con uno de los músicos que han colaborado en el disco. A pesar de que el boogie es música festiva, en esta gira no hay fechas en salas de baile.

“Lo he hecho algunas veces. Pero es que yo toco muy rápido y a los bailarines no les gusta. Incluso cuando hago un tema lento voy doblando el tempo como un loco porque así es como me siento cómodo”. El viaje de Coloma quizás no es apto para bailar pero cuando conecta con el público, remueve por dentro. “Cuando me dicen que se han cansado viéndome, que se han vaciado, me pongo contento. Mario Cobo, mi guitarrista, siempre dice lo mismo: que los músicos somos los doctores del alma”.

Temas: Música