27 oct 2020

Ir a contenido

SALÓN DEL MANGA

Inio Asano: "Mis personajes son mi reflejo en cada momento"

El dibujante de manga Inio Asano es uno de las estrellas invitadas al Salón del Manga

JOSEP M. BERENGUERAS / BARCELONA

El dibujante Inio Asano en el Salón del Manga de Barcelona. 

El dibujante Inio Asano en el Salón del Manga de Barcelona.  / ALBERT BERTRAN

Alejado de las obras comerciales, Inio Asano (Japón, 1980), invitado del Salón del Manga y que este viernes ha sido premiado como Mejor autor, se ha convertido en el máximo exponente de una generación de mangakas que muestra en sus cómics no la clásica sociedad japonesa idealizada, sino lo que realmente preocupa a los jóvenes y no tan jóvenes. Todo ello, plasmado en papel con una realidad máxima.

-¿Siempre quiso ser mangaka?
-Desde pequeño me gustaba dibujar, pero no recuerdo cuándo pensé que quería ser mangaka, sino que simplemente era la ilusión de toda mi vida. Cuando entré en bachillerato, vi que estudiar no se me daba bien. Tenía que buscar una alternativa, así que se me ocurrió dibujar un manga y enviarlo a una editorial. Esa editorial lo aceptó y lo publicó tal cual, a la primera. Desde ese momento hasta ahora he ido haciendo.

-Su estilo de dibujo es hiperrealista. ¿Es autodidacta?
-No he tenido ningún maestro, no me enseñó nadie. Cuando empecé a dibujar manga, coincidió con una época en que muchos dibujantes nuevos estaban comenzando a experimentar con el ordenador nuevas técnicas digitales. Todos estaban aprendiendo qué se podía a hacer, y yo fui uno de ellos. Empecé a probar nuevas técnicas, de usar el ordenador para los fondos, y es por ello que al final mi estilo es más realista.

-¿Cómo mezcla ese uso del ordenador con el dibujo tradicional?
-Las líneas de los personajes se hacen a mano, se escanean y se editan con el ordenador,. En el ordenador no dibujo, solo edito. Muchos fondos de los que utilizo, lo más realistas, son fotos procesadas en el ordenador.

-¿Sus personajes son lo que piensa Asano en cada momento?
-El aire de mis personajes y el carácter, sí, son un poco un reflejo de mí, paro en cada obra son diferentes porque reflejan lo que siento o cómo soy en cada momento. En el caso de Nijigahara Holograph (editada en España por Milky Way Ediciones), mi obra más oscura, yo era muy nuevo y mi editor me dijo que hiciese lo que quisiese, ya que me consideraban un autor menor, underground, que no iba a vender mucho. Pensé que ya que podía hacer lo quisiese, haría algo totalmente no comercial. Hice una obra oscura, un poco deprimente, que reflejaba un poco lo que sentía entonces. En el caso Buenas noches, Punpun (Norma Editorial), el foco de la historia está en el propio personaje, mientras que en Dead Dead Demons (Norma Editorial) quiero separarme un poco y ver qué problemas hay en la sociedad, cómo se toman las noticias. Ponerle fragmentos de ficción  y crear esta obra. Tiene mucho sentido crearla ahora.

-¿Por qué en Buenas noches, Punpun, toda la historia está dibujada con su estilo realista menos el personaje principal, que es especie de ave amorfa?
-Cuando cree Punpun, me estaba planteando qué es el manga como medio de comunicación. Estuve pensando en varias maneras de poder establecer la relación entre el autor y el lector, y se me ocurrió utilizar un garabato, que no recuerdo ni cuándo lo hice, para sustituir un personaje aunque todos sabemos que probablemente esa no es su cara de verdad. Quería que el lector se imaginase su cara, que se imaginase sus expresiones. Es lo que pasa cuando leemos una novela, que cada uno se imagina el personaje de una manera. Yo quise hacer lo mismo y Punpun es el resultado.

-Solanin es una obra redonda, que se adaptó incluso a la gran pantalla.
-Cuando escribí Solanin (Norma Editorial), estaba haciendo solo historias cortas. No pensaba que podría en ningún momento hacer una historia larga, serializarla. Para mí, una historia que ocupase dos tomos era una historia extremadamente larga, casi impensable. Pensé que de esa manera no podía continuar, solo con historias cortas, así que decidí dibujar Solanin, una historia que ya tenía pensada de principio a fin. La desarrollé para que ocupada dos volúmenes.

-En cada obra experimenta con algo distinto. ¿Qué es lo próximo?
-Tengo muchas ideas… Una de mis grandes influencias es la relación que tengo con el mangaka Kengo Hanazawa (I am a hero). Tenemos una carrera bastante paralela, publicando en las mismas revistas o similares, y en Punpun hay mucha influencia suya. Cuando empezé Punpun él empezaba I am a hero, así que siempre tengo que controlarle, aunque yo creo que siempre voy un poco por delante de él (risas). Ahora, como Hanazawa está a punto de terminar I am a hero, lo que tengo que hacer es avanzarme a él y hacer algo aún mejor.

-¿Habrá algún día una colaboración conjunta?
-Somos muy rivales, no creo que hagamos nada juntos... Hanazawa no me valora. Es una relación tipo rivales y mejores amigos al mismo tiempo. De momento, yo lo he sacado en Punpun… y él me ha dibujado en I am a hero.