Ir a contenido

UN PIONERO EN LA DIVULGACIÓN DEL POP A TRAVÉS DE LA RED

Salvar la radio desde internet

'Popcasting', el primer 'podcast' musical que hubo en España, cumple una década

NANDO CRUZ / BARCELONA

Causa anténtico vértigo recordar que hace solo diez años no existían las redes sociales, que descargar un archivo de 40 megas podía llevarte una noche y que youtube aún estaba en periodo de pruebas. En aquel contexto tecnológicamente tan precario, Jaime Cristóbal inició, el 15 de mayo de 2005, las emisiones de Popcasting, un programa quincenal que ofrecía una selección de canciones únicamente a través de internet. Vamos, lo que hoy conocemos como un podcast.

Lo insólito del caso es que, después de insistir con su empeño durante una década, este músico y profesor de inglés nacido en Pamplona ha resultado ser un pionero del formato. En 2004 apareció el primer podcast en España, impulsado por el periodista y experto en internet y nuevas tecnologías José Antonio Gelado. El propio Gelado afirma que Popcasting fue, meses después, el primer podcast musical de España y, probablemente, el primero en español. «Entre julio y septiembre de 2004, en todo el mundo habría 20 podcasts, y ninguno, en español», calcula Gelado.

Cristóbal siempre quiso tener su programa de radio. «Me aficioné a la música escuchando la radio y siempre sueñas con emular a los que presentan los discos», reconoce. Algunos de sus referentes fueron el programa Oldies but goldies de la Cadena Ser de Pamplona, y, en Radio 3, Juan de Pablos y Diego Manrique. Conforme empezó a tocar en los grupos The Brillantina's y Souvenir, fue acumulando aparatos con los que intuía que, además de canciones, podría grabar su programa de radio.

Micrófono y tarjeta de sonido

«Cuando empezó internet yo ya tenía un modesto estudio de grabación que era básicamente un micrófono, una tarjeta de sonido y algún programa. El potencial estaba allí, pero la tecnología no había avanzado tanto», recuerda. Cristóbal ya llevaba desde 2002 grabando cada mes un CD recopilatorio para escuchar en el coche o regalar a sus amigos. «Era mi selección mensual de los discos que compraba o me bajaba de internet», explica. Esos CDs eran casi un programa de radio. Ya solo le faltaba encontrar cómo difundirlos.

En la Semana Santa de 2005, durante unas vacaciones en el sur de Francia, Cristóbal compró la revista de tecnología Wired. El artículo de portada era El fin de la radio y explicaba cómo, a través de un ordenador, se podía elaborar y distribuir un programa por internet. «Fue el momento de decir: '¡eureka!'», afirma. El 15 de mayo emitió el primer Popcasting y en junio ya lo distribuía en iTunes. Diez años después, Popcasting suma más de 250.000 descargas y sigue desenterrando gemas ocultas de todas las décadas y escarbando entre miles de novedades, fiel aún a su periodicidad quincenal.

Popcasting es un ejemplo de pasión por el pop en un sentido amplio: del afrancesado al electrónico y del rockabilly al sonido disco. En el programa 238, emitido y colgado este fin de semana, pinchó oldies but goldies de Barbara Lewis, Nikki Sudden y Wham! y grupos actuales como Wild Beasts, Mac de Marco y Haim. Más que matar a la radio, el podcast traslada la radio al nuevo entorno donde sucede todo, internet, y renueva el rol del asesor musical. Y ahí Cristóbal es un ejemplo de vocación divulgativa y de cultura musical abrumadora. También, de modestia: jamás ha querido pinchar canciones de sus grupos.