entrevista con la Coreógrafa y bailaora

Sonia Sánchez: "Quiero bailar sin tener que pensar"

Sonia Sánchez, que hoy lleva su espectáculo ’Le Ça. El Ello’ al Mercat.

Sonia Sánchez, que hoy lleva su espectáculo ’Le Ça. El Ello’ al Mercat. / ELISENDA PONS

2
Se lee en minutos
MARTA CERVERA
BARCELONA

La llama del flamenco vibra en ella pero hace años que los patrones convencionales del género le quedaron pequeños. Desde entonces investiga incansable y busca nuevos códigos que conjugan su pasión jonda con el butoh japonés y la danza contemporánea. Hoy estrena su nuevo experimento: Le Ça. El Ello, en el Mercat (hasta el domingo).

-¿A qué se refiere este título?

-Trata sobre Freud. Él hablaba del ello, el yo y el super yo. Mi intención a la hora de concebir este espectáculo es conectar con el ello, es decir, con este instinto más infantil o natural. Quiero bailar sin ningún posicionamiento previo, más allá de la consciencia, sin tener en cuenta lo que pueda pensar de mí el espectador.

-Y sin beber absenta, como otros artistas del pasado...

-No. Ja, ja. De momento no lo necesito. Pero la génesis de la pieza ha sido muy intuitiva, tanto para mí como para los dos músicos que participan en ella: David Soler con su guitarra eléctrica y El Londro, al cante.

-¿Cuál era el punto de partida?

-Hemos ido improvisando, pero ha habido dos pactos. Al cantaor le dije que tenía que crear en base a un determinado palo flamenco, la soleá. Al guitarrista le pedí sonidos muy agudos que extrae de su guitarra eléctrica, aunque suena muy diferente a lo que uno espera. A partir de ahí todos trabajamos con plena libertad, sin seguir una dirección determinada, buscando qué surgía dejándonos guiar por nuestro instinto.

-¿Cuánto tiempo han dedicado a la creación?

-Empezamos en septiembre y hemos hecho varias residencias con los músicos y el técnico de sonido. La guitarra, por ejemplo, hace un sonido que me recuerda el sonido del cuerpo por dentro.

-Qué le llevó a elegir a sus actuales compañeros de viaje esta vez?

-Soy fan de Miguel Ángel desde hace mucho. Como cantaor aún no es muy visible ni reconocido pero hace años que lo sigo. Lo mismo ocurre con David Soler, el guitarrista. Me encantó su último disco por los paisajes sonoros que creaba.

-¿Con qué actitud debe venir el público a ver Le Ça. El Ello?

-Con ganas de vivir una experiencia y darse tiempo para disfrutarla porque quiero que dos o tres días después aún recuerden imágenes y sonidos del espectáculo. Han de venir con la mente abierta y sin estar condicionados por una idea determinada de lo que van a ver.

-Algunos califican su baile de muy personal para no llamarlo raro ¿le molesta?

-Todos deberíamos inventar palabras nuevas. Para mí lo que hago es simplemente arte pero mi trabajo ha sido calificado desde flamenco contemporáneo o flamenco butoh free. Creo que hay tantos estilos de danza como bailarines. Siempre digo que no sé qué estoy haciendo pero que me encanta hacerlo y no pensar en ello sino vivirlo intensamente.

Noticias relacionadas

-Tiene una gira internacional preparada, principalmente en festivales de danza contemporánea...

-Desde hace años funciono muy bien en ellos. He abierto a otra mirada, ya que antes no conectaban tanto con propuestas que venían del flamenco. Rocío Molina, Israel Galván y Olga Pericet, entre otros, también lo hacen. Ellos además actúan en festivales flamencos, algo que todavía yo no he conseguido.