POESÍA

Lirismo y plasticidad

1
Se lee en minutos
VICENÇ PAGÈS JORDÀ

Josep Maria Junoy (Barcelona, 1887-1955) escribió en francés, catalán y, finalmente, en castellano. En su caso, la vertiente de crítico y la de creador son las dos caras de una misma actitud, que él consideraba «mediterránea», y que perseguía el equilibrio entre tradición y modernidad.

Tras una primera etapa consagrada a la crítica de arte, en la que demostró que era capaz de orientarse en una época turbulenta, a partir de 1912 alternó los artículos y la poesía. En medio, escribió textos que ya son literatura sin dejar de ser periodismo. Sus caligramas tuvieron una gran influencia en las vanguardias del país; el más conocido es la oda que en 1917 dedicó al aviador Georges Guynemer, abatido en combate, y que fue alabada por Guillaume Apollinaire. Tras experimentos formales y juegos tipográficos, a partir de 1920 se centró –o especializó– en variaciones a partir de los haikus japoneses: poemas breves y plásticos, que congelan escenas y celebran el mundo con un entusiasmo perfeccionista. Su obra, breve e inconfundible, aplica el lirismo y la plasticidad a la naturaleza y la vida cotidiana.

Junoy supo poner en contacto la cultura catalana y la modernidad. Criado en una familia burguesa, vivió largas temporadas en París, conoció a los artistas de la época y dirigió la revista vanguardistaTrossos. Formado y viajado, activista cultural y catalizador de tendencias, fue uno de los valedores del cubismo en Catalunya, pero no de otras vanguardias, pues consideraba el dadaísmo y el futurismo demasiado rompedores. De los clásicos, admiraba su impulso vital, pero detestaba a los artistas que imitaban sus formas. Como Eugeni d'Ors, contribuyó a poner la cultura catalana en el mapa de Europa y, como él, evolucionó hacia el conservadurismo, ya antes de la guerra civil, pero sobre todo después.

En 1983 Jaume Vallcorba presentó su tesis doctoral sobre Junoy, y al año siguiente publicó una parte de ella en catalán, que ahora aparece en su editorial, Acantilado, como valiosa introducción a la poesía completa de este autor. Son poemas que, aparte del valor arqueológico, mantienen el mismo frescor que los haikus de Matsuo Basho: «A pesar de la jazz band / oigo siempre latir mi corazón / desparejado».

3 OBRA POÉTICA

Noticias relacionadas

Josep M. Junoy

Trad.: Andrés Sánchez Robayna. Acantilado. 488 pág. 29 €