El Periódico de Catalunya

Sábado 22 septiembre 2018

Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

LOS RESTAURANTES DE PAU ARENÓS

Rie Yasui, entre la pizza y el 'bocarroz'

Durante 10 años trabajó para Carme Ruscalleda y ahora se ha independizado

Rie Yasui, entre la pizza y el 'bocarroz'

Rie Yasui, en La Piccolina, sirve un té.FERRAN NADEU

[La Piccolina ha cerrado / La Pizzería Nonna Maria sigue abierta]

Después de una década sirviendo a la alta cocina, Rie Yasui ha decidido servir a lo popular. No es sencillo irse del Sant Pau, donde dirigía el comedor. Para gran parte de los camareros y los cocineros profesionales, un triestrellado es la meta, el núcleo de hierro fundente de su carrera.

Rie ha buscado otra cosa –"era muy feliz allí"–, algo diferente, y lo ha encontrado. Y no solo un negocio, sino dos:la microcafetería La Piccolina y la pizzería Nonna Maria.

Se abren varios interrogantes en este punto de la crónica: ¿una japonesa al frente de dos italianos? "Dejamos los nombres que tenían. Me encanta lo de La Piccolina". 'Piccolissima': diez metros cuadrados, incluida la barra.

'Bocarroz' de pollo.


En este espacio de la calle de Camp, muy cerca de La Royale y el Bao bar, es 'one woman show': nadie más en el reparto. Tampoco hay llama, solo una salamandra y un microondas, lo que la obliga al ingenio.

Dejemos de lado bocadillos y ensaladas y concentrémonos en el menú de mediodía, un plato combinado de inspiración nipona. "La base es el 'onigirazu'". Ella lo llama, con desparpajo, 'bocarroz': un bocadillo de arroz. Piel exterior de alga, interior de gramínea y relleno variado. El de hoy es de pollo, aguacate, lechuga, zanahoria, calabacín. Está bueno, aunque le falta un pelín de salsa espesa, envolvente, tipo mayonesa o mostaza (Rie rocía con soja).

Nonna Maria

Anglí, 4. Barcelona
T: 93.143.92.40
Estilo de cocina: pizzería
Precio medio (sin vino): 20 €

No conozco ningún otro lugar en Barcelona en el que lo sirvan. El 'bocarroz' merece una carta propia y que Rie sea la embajadora. Completa el plato combinado (reverdece ese estilo en lugares como Kserol o La Esquina) con un encurtido de pepino, una sopa de miso con berenjena (muy rica) y una albóndiga con tomate que le mandan de Nonna Maria. De postre, higos con 'shiratama'. Clinc: 9,80 euros. Bien por el 'bocarroz'.

Nonna Maria es un establecimiento más complejo: Rie cuenta con la inspiración de Jérôme Quilbeuf, su pareja y jefe de cocina del Sant Pau, y con el trabajo de Marc Dinarès, que maneja unas masas de aplauso. Veinticuatro horas de fermentación, aceite de oliva y agua mineral.

Pizzas tradicionales (un punto para la de atún) e inventadas por el equipo, como la Rie (excelente) –pollo, salsa teriyaki, mostaza, sisho– o la Marina –de vicio; postre para estómago de elefante: Nutella, fruta y nata montada-.

LO+

El valor de Rie para aventurarse por otros caminos.

LO-

La carta de vinos de Nonna Maria es muy breve.

Cada mes invitan a un chef colega a que prepare, en exclusiva, una de las ruedas.

Por supuesto, comenzó Carme Ruscalleda, a la que sigue Artur Martínez, del Capritx, que ha presentado una con jamón ibérico, queso de Los Pedroches y chutney de tomate: de primera.

La pizza de Artur Martínez.

Marc, que aprendió de Carme y Artur, es un hacha con los entrantes: coca de sardinas y papada ibérica, carpacho de ternera con mayonesa de ajo negro y unos arancini con albahaca.

Para ayudar a bajar los sólidos, el tinto Bajandillo, de Jiménez Landi.

Rie se maneja en catalán con soltura, no piensa en regresar a Japón, estudió literatura, hizo cursos en la Hofmann, fue recepcionista del Hilton, donde conoció a Jérôme. Es ahora su jefa y, sorprendentemente, 'all'italiana'.