Colabora:

Efectos de la pandemia en la naturaleza

Las nutrias vuelven a dejarse ver por el Besòs

El Ayuntamiento de Sant Adrià recuerda la importancia de no interferir en su hábitat

Fotografía de los avistamientos de nutrias en el Besòs de esta semana

Fotografía de los avistamientos de nutrias en el Besòs de esta semana / AYUNTAMIENTO DE SANT ADRIÀ / A. Segura García i M. Villena García

Se lee en minutos

El Periódico

Las restricciones para frenar el impacto del covid-19, como el confinamiento y la reducción de la movilidad, han favorecido que la naturaleza recupere parte del espacio que los humanos hemos ocupado. La bajada de ruido y contaminación en el planeta ha hecho que los animales se sientan más cómodos y expandan su hábitat hacia otras zonas. La presencia de nutrias en el río Besòs es un claro ejemplo. El Ayuntamiento de Sant Adrià de Besòs ha publicado un tuit en el que confirma que estos animales, que fueron vistos por primera vez en décadas en el Besòs en el 2019, se han instalado en el entorno del río.

En el mismo tuit, el consistorio pide a los dueños de perros que los lleven atados por seguridad y para no alterar la vida de las nuevas residentes del río.

Iniciativa por el río Besòs

Marea Verde de Sant Adrià de Besòs ha instado por su parte al ayuntamiento a mantener el río limpio y ha recordado que animales como las nutrias necesitan que el agua esté limpia para poder habitar en ella.

Te puede interesar

Debido al confinamiento, la contaminación en España se redujo en un 55%. En Barcelona, concretamente, la caída fue del 28% durante el 2020. Este hecho ha favorecido, por ejemplo, que las nutrias se atrevan a volver al río Besòs, un río que baja más limpio que antes pero que sigue considerándose uno de los más contaminados de España.