Ir a contenido

Colabora:

TRIBUNA

Por la salud de la metrópolis

Antonio Poveda

La contaminación atmosférica y sus graves consecuencias prueban que es necesario un cambio de hábitos en la movilidad diaria. Ya no hay marcha atrás. Y las administraciones públicas tenemos que dar ejemplo y liderar este cambio. Necesitamos una movilidad más sostenible que repercuta en el beneficio de nuestra salud. El vehículo eléctrico, con cero emisiones, desempeña una función estratégica. Así lo entendimos desde el principio, y por ello hemos situado esta tecnología limpia como una de las piezas claves -aunque no la única- del puzle que configura la nueva movilidad metropolitana.

Teniendo en cuenta que Barcelona es una de las ciudades europeas con más motos por habitante, y que la moto representa el 24,2% de los vehículos metropolitanos, debemos poner en el punto de mira a este gran protagonista del asfalto. No podemos centrarnos sólo en las cuatro ruedas. Debemos ir a por todas. Para impulsar esta transición e introducir la movilidad eléctrica en el día a día de los trabajadores y de los ciudadanos, la renovación de las flotas municipales es clave. Es necesario empezar por la sustitución en nuestros ayuntamientos de los coches y motos de combustión por vehículos eléctricos o bicicletas. Para facilitar el cambio, desde el AMB impulsamos acuerdos público-privados, como los alcanzados con Scutum y Torrot, para ceder temporalmente motos eléctricas para las flotas públicas. Y este verano facilitaremos a los consistorios una subvención para la adquisición de e-motos.

Vicepresidente de Movilidad y Transporte del AMB, Antoni Poveda.