Estudio de 'Nature'

El calentamiento global provocará pérdidas millonarias en el mercado laboral

Si la temperatura global aumenta tres grados de media, la pérdida de horas de trabajo por el calor extremo ascenderá a 1,4 billones de euros anuales

El calentamiento global provocará pérdidas millonarias en el mercado laboral
3
Se lee en minutos
Valentina Raffio
Valentina Raffio

Periodista.

Especialista en ciencia, salud y medio ambiente.

Escribe desde Barcelona.

ver +

El mundo se dirige hacia un futuro donde el calentamiento global extremo impactará drásticamente en todos y cada uno de los aspectos de la vida humana. Si la temperatura global aumenta tres grados de media (el escenario ahora mismo más probable), el calor extremo provocará pérdidas de horas de trabajo y productividad que podrían ascender hasta 1,4 billones de euros anuales. "Cada grado extra causará más pérdidas económicas. Y a medida que el mundo se calienta, estrategias como trasladar el trabajo a las horas más frescas del día dejarán de ser efectivas", concluye un estudio publicado este mismo martes en la revista científica 'Nature Communications'. 

El análisis señala el impacto del aumento global de las temperaturas en la actividad de las personas que trabajan a la intemperie. Sobre todo en el sector agrícola y en el de la construcción, donde las jornadas laborales suman gran cantidad de horas y se realizan, en gran parte, al aire libre. "Si las temperaturas globales suben dos grados más respecto al presente, será casi imposible realizar estos trabajos de manera segura durante las tardes de verano en muchos lugares del mundo", destaca la investigación. En lugares como España, sin ir más lejos, en 2100 las temperaturas medias de un mes de agosto podrían rondar entre los 35 y los 40 grados. Sin contar que, tal y como señalan los expertos, en este escenario también estaremos más expuestos a olas de calor cada vez más frecuentes y extremas

A escala global, según señala el recién publicado estudio, se estima que países como India, China, Pakistán e Indonesia sufrirán el mayor número de horas laborales perdidas por calor extremo, ya que gran parte de su población trabaja en exteriores. La investigación también señala una larga lista de regiones donde el aumento global de las temperaturas provocará las mayores pérdidas por cápita del globo. Es el caso, por ejemplo, de Emiratos Árabes Unidos, Bangladesh, Tailandia, Gambia, Senegal, Camboya, Ghana y Sri Lanka. En estos puntos del mapamundi, además, el calor extremo podría extremar todavía más la brecha entre ricos y pobres.

"Lamentablemente, muchos de los países y de las personas más afectadas por estas pérdidas laborales no son responsables de la mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero que han desencadenado la crisis climática", argumenta Luke Parsons, investigador climático de la Escuela de Medio Ambiente de la Universidad de Duke y primer autor de esta investigación.

Horas perdidas en España

Noticias relacionadas

En estos momentos, las regiones tropicales y subtropicales del planeta (que en muchos casos también coinciden con los países más pobres del globo) destacan como las más afectadas por el calor extremo. Pero si la crisis climática avanza, en tan solo unas décadas el impacto del calentamiento global extremo se extenderá a otras latitudes del planeta. Y esto provocará pérdidas millonarias en todos los países del mundo, advierte el estudio. 

En España, por ejemplo, un aumento global de la temperatura de tres grados equivaldría a una subida de los termómetros de entre cuatro y siete grados en la península. En ciudades como Sevilla, ejemplifica el estudio, en los meses más calurosos del año se podrían perder cerca del 15% del total de las horas de trabajo debido a la humedad y las temperaturas extremas (tanto de día como de noche). En Madrid, en tan solo unas décadas el calor extremo podría provocar un descenso de casi un 10% de las horas laborales de la temporada estival. Sobre todo entre las nueve de la mañana y las diez de la noche, cuando las condiciones de calor y humedad provocarán largos días de bochorno y cada vez más noches tórridas.