Energías renovables

Cinco razones a favor y en contra de los macroparques eólicos y solares

Planta fotovoltaica instalada por el grupo automovilístico Stellantis en Figueruelas (Zaragoza).

Planta fotovoltaica instalada por el grupo automovilístico Stellantis en Figueruelas (Zaragoza). / EFE

1
Se lee en minutos
El Periódico

El encarecimiento de la luz ha abierto un debate en la proyección y distribución de las distintas energías renovables. Estas son las cinco razones a favor y en contra de la instalación de macroparques en esta transición energética.

A favor de los macroparques

  1. La emergencia climática obliga a apostar por las renovables de manera masiva para ‘descarbonizar’ el planeta.

  2. Los ‘macroparques’ eólicos y fotovoltaicos son necesarios para cumplir el objetivo de la UE de que el 32% de la energía que consumamos en 2030 provenga de fuentes limpias.

  3. Los grandes parques de aerogeneradores y placas solares que hay proyectados se integrarán en el medio natural sin dañar a la flora y avifauna del entorno.

  4. Todas las plantas eólicas y solares incluyen estudios de impacto medioambiental para proteger la biodiversidad de la zona.

  5. Las renovables son una oportunidad de negocio para el medio rural y para combatir la despoblación de la ‘España vaciada’.

Noticias relacionadas

En contra de los macroparques

  1. El modelo de transición energética basado en ‘macroparques’ de renovables está generando una burbuja especulativa que es ajena a la urgencia climática.

  2. Los objetivos de reducción de emisiones de CO2 pueden lograrse instalando fuentes renovables de menor escala en el medio urbano y apostando por el ahorro y la eficiencia energética.

  3. La mayoría de las grandes plantas eólicas y fotovoltaicas que hay proyectadas dañarán de manera irremediable el paisaje y la biodiversidad del medio natural y rural.

  4. La actual avalancha de proyectos de renovables tiene desbordada a la administración. No hay un control real del impacto medioambiental que tendrán estas instalaciones.

  5. Los parques solares y eólicos no generan empleo en el campo, ya que funcionan de forma automática, dañan al turismo rural y desincentiva la agricultura local.