Ir a contenido

ESPECIE EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

Nacen cuatro nuevas crías de lince ibérico en los Montes de Toledo | Vídeo

Se trata de una camada de 'Nenúfar', una "madre primeriza", según anuncia en Twitter el consejero de Agricultura del Gobierno de Castilla La Mancha

Europa Press

Un ejemplar de lince ibérico

Un ejemplar de lince ibérico

Un total de cuatro nuevas crías de lince han nacido en los Montes de Toledo con la llegada de la primavera, según ha anunciado el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo. Se trata de una camada de 'Nenúfar', una "madre primeriza", según indica el titular de la Consejería de Agricultura en un mensaje publicado en la red social Twitter.

Martínez Arroyo ya dio a conocer por Twitter el pasado 29 de marzo el nacimiento en libertad de los primeros cuatro cachorros de una camada de lince ibérico en Castilla-La Mancha de este año. En aquella ocasión se trataba de la primera camada nacida en estado salvaje en el área de reintroducción de Montes de Toledo.

"¡De nuevo, Malvasía!", indicaba el consejero en su mensaje antes de recordar que la hembra que había dado a luz era Malvasía, un ejemplar de lince que por tercera vez había logrado criar en estado salvaje. Su nueva camada se venía a sumar a los seis ejemplares que crió con anterioridad.

Martínez Arroyo aseguraba que ese nacimiento ponía de manifiesto el éxito que ha supuesto el desarrollo del programa Life+Iberlince para la reintroducción del lince ibérico en las áreas en las que tradicionalmente estuve presente hasta que desapareció de ellas.

Primera camada en el 2016

Hasta el nacimiento de aquellos cuatro nuevo ejemplares de Malvasía, en Castilla-La Mancha habían nacido un total de 70 crías en estado salvaje en Castilla-La Mancha, desde que en el 2016 se registró el nacimiento de la primera camada en libertad en la región.

El proyecto europeo Life+Iberlince en el que se han implicado las comunidades autónomas de Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura y Murcia, en España, ha posibilitado desde el 2011 y hasta este año en Castilla-La Mancha, al menos el establecimiento de cuatro poblaciones nuevas de la especie con al menos seis hembras reproductoras en cada una de ellas.

El objetivo con el que se trabajará es el de consolidar las poblaciones existentes, hasta alcanzar al menos las 20 hembras territoriales y conectar los núcleos de lince ibérico que existen en la Península Ibérica a través de los denominados 'corredores naturales de la especie'.