Ir a contenido

EVOLUCIÓN GENÉTICA

Confirmada la existencia de seis subespecies de tigres genéticamente diferentes

Una nueva investigación zanja la discusión sobre el número de variedades genéticas de estos felinos

Se trata del tigre de Bengala, de Amur, del sur de China, de Sumatra, de Indochina y de Malaya

El Periódico

Tigre de Bengala, en una imagen de archivo

Tigre de Bengala, en una imagen de archivo / AFP

Una nueva investigación liderada por la Universidad de Pekín ha puesto fin a uno de los enigmas que desde hace más tiempo tratan de dilucidar los especialistas en felinos: los tigres se distinguen en seis grupos genéticamente distintos. Hasta el momento no se tenía constancia de exactamente cuántas variaciones genéticas habían para distinguir los tigres, ya que existía la incertidumbre de si estos grandes felinos podían clasificarse en dos, cinco o seis subespecies.

Ahora un nuevo estudio publicado este mismo jueves en la revista Current Biology (Cell Press) ha analizado el genoma completo de 32 tigres representativos de su especie y ha confirmado que estos felinos realmente se pueden distinguir en seis grupos. Estas seis subespecies incluyen el tigre de Bengala, el tigre de Amur, el tigre del sur de China, el tigre de Sumatra, el tigre de Indochina y el tigre de Malaya.

Paralelamente a este hallazgo sobre la diversidad genética de estos grandes felinos, el estudio también dictamina que ya se han perdido tres subespecies de tigre. Un dato al que cabe añadir que, según apuntan los investigadores, actualmente tan solo quedan menos de 4.000 ejemplares de estos grandes felinos en libertad.

El investigador Shu-Jin Luo de la Universidad de Pekín, asegura que: "La falta de consenso sobre el número de subespecies de tigres ha obstaculizado parcialmente el esfuerzo global para recuperar las especies al borde de la extinción, ya que tanto la cría en cautividad como la intervención en el paisaje de poblaciones silvestres requieren cada vez más una delineación explícita de las unidades de manejo de conservación". Por otro lado, Luo añade: "Este estudio es el primero en revelar la historia natural del tigre desde una perspectiva genómica completa. Proporciona evidencia sólida y genómica del origen y la evolución de esta especie".

Ejemplar de Tigre de Amur paseando por la nieve / El Periódico

Genética

El principal objetivo del estudio era ampliar la evidencia genética, ya  supuesta por los científicos, sobre la historia evolutiva y la estructura de la población del tigre utilizando un enfoque de genoma completo. Mediante este enfoque, los investigadores buscaron no tan solo descifrar el genoma de estos animales sino que, además, intentaron rastrear señales de que distintos grupos de tigres que habían sido sometido a una selección natural para adaptarse a los distintos entornos y regiones geográficas que habitan.

Los resultados obtenidos apunta a algunos datos interesantes sobre la evolución de esta especie. La evidencia fósil muestra que los tigres se remontan a dos o tres millones de años. Pero la evidencia genómica muestra que todos los tigres vivos se remontan a un tiempo de hace aproximadamente 110,000 años. Este resultado explicaría que, según argumentan los investigadores, haya muy poco flujo de genes entre las diferentes poblaciones de tigres. 

Evolución genética

Uno de los descubrimientos del estudio es que cada una de las subespecies tiene una historia evolutiva única. Esto es bastante singular entre los grandes felinos, ya que otras especies, por ejemplo el jaguar, muestran más evidencias de entremezcla los genes en todos los continentes.

En el caso de los tigres, más allá de las diferencias genéticas, los investigadores apunta a que también podemos encontrar características físicas diferentes. Los tigres de Amur, por ejemplo, destacan como grandes felinos con pelaje de color naranja pálido, mientras que los tigres de Sumatra en las Islas Sunda tienden a ser más pequeños con un pelaje más oscuro y con rayas gruesas.

La señal de selección natural más fuerte de los felinos se ha encontrado en el tigre de Sumatra, a través de una región genómica que contiene el gen ADH7 relacionado con el tamaño del cuerpo. Los investigadores sugieren que esta subespecie de tigre podría haber evolucionado por su tamaño más pequeño para reducir sus demandas de energía, permitiéndole sobrevivir entre los animales de presa más pequeños de la isla.

En el caso del tigre del sur de China, subespecie extinta en la naturaleza, los investigadores reconocen que aún no han dado con la clave que permita dilucidar su origen, por lo que en esta investigación se tuvo que utilizar un ejemplar en cautiverio. Y es por ello que ahora los investigadores planean estudiar otras especies antiguas de origen chino, para completar las piezas que aún faltan por resolver de la historia evolutiva de los tigres vivos. También están recuperando información genómica de especímenes de los tigres extintos de las regiones de Caspian, Javan y Bali.

Temas: Genética