Ir a contenido

Educación en sostenibilidad

Cómo se explica (o debería explicarse) el cambio climático a los niños

"Tendría que ser un tema en áreas como Ciencia de la Naturaleza, pero también ha de tratarse en el resto. Este es un asunto transversal", reinvindica la docente Conxi Arlandis

Lourdes Barragán

Dos niños observan un mural que pintaron en clase para retratar la variedad de especies que existen en el fondo del mar.

Dos niños observan un mural que pintaron en clase para retratar la variedad de especies que existen en el fondo del mar. / CEIP Ángel Zapata

"Claro que a los niños les preocupa la crisis climática. Y mucho", cuenta Neus Medina, profesora de quinto curso de primaria en la Escola Voramar de Barcelona. Explicar las secuelas de los devastadores cambios a los que se enfrenta nuestro planeta ante niños de infantil o primaria no es difícil cuando es el propio alumnado quien toma la iniciativa. "Tenemos que hacer algo", advirtió el curso pasado la jefa de estudios del centro barcelonés ante una preocupación latente en las aulas: la crisis climática

Componer y grabar un rap sobre el climarecoger pilas para luego ser reutilizadas, promover el uso de 'roll-eat' -unos portabocadillos reutilizables que pretenden sustituir el papel de aluminio y el plástico- o cuidar un huerto escolar son algunas de las propuestas bajo las que el centro intenta sustentar su lema para este último curso: 'Cuidem la terra, és casa nostra'. Y, sobre todo, para las docentes lo primordial es organizar debates. "A veces es más importante hacer preguntas que dar clase. La base de la educación es preguntar, y ellos ya preguntan por el futuro que se les viene encima", relata esta maestra de primaria.

Alumnos de la Escola Voramar de Barcelona realizando objetos para vender en un mercadillo solidario, cuya recaudación fue a parar a oenegés medioambientales como Greenpeace. / ESCOLA VORAMAR 

Niños y futuro

"Creo que ver a una niña como Greta Thunberg les ayuda a entender que, aunque sean pequeños, pueden hacer algo, tal vez pequeño también, pero 'algo', al fin y al cabo", reflexiona. El ejemplo de la activista sueca, que con 16 años se ha convertido en símbolo de la preocupación de los más jóvenes por la situación climática, no ha pasado desapercibido en las aulas. 

Marisol Toledo, también maestra en quinto curso, cuenta que llegaron incluso a organizar un mercadillo solidario en el que vendían productos fabricados con material reciclado: "El dinero que recaudamos fue para cuatro organizaciones que canalizan problemas que preocupaban a los alumnos. Entre ellas, Greenpeace".

Escuelas + Sostenibles

La Escola Voramar, junto con otras 352 escuelas de toda Barcelona, forma parte del programa 'Escoles + Sostenibles', un plan del ayuntamiento que promueve iniciativas de mejora para la sostenibilidad del medio ambiente desde la base de la pirámide: la educaciónEste año, no obstante, hay once centros menos que el curso pasado, pese al creciente interés mediático que ha suscitado la sostenibilidad ambiental en los últimos meses.

Hablar de cambio climático en una clase de infantil

Pero no solo los más pequeños pretenden entender la situación climática desde los pupitres: también su profesorado. Con este incentivo, la pasada primavera germinó la semilla de Teachers for futureuna plataforma creada por docentes de casi todas las comunidades de España -inspirada en la consigna Fridays for future- que todavía está "en fase de concienciación". O al menos, así lo ve Conxi Arlandis, maestra valenciana en una escuela de Murcia y también miembro del equipo organizativo de esta asociación.

Conxi, además, intenta trasladar la idiosincrasia de Teachers for future hasta su propia clase en educación infantil, donde la corta edad de sus alumnos hace que tenga que buscar nuevas fórmulas para hablar de contaminación o de las alteraciones en la temperatura de la Tierra.

"Yo nunca les hablo de 'cambio climático' como tal", explica, "lo que hacemos es partir siempre de situaciones que ellos hayan vivido", por ejemplo, mediante el cuidado de un huerto común con el que trabajan "la observación, la experimentación y la reflexión" del entorno que les rodea. En opinión de la docente, la crisis climática "tendría que ser un tema en asignaturas como Ciencia de Naturaleza, pero también debería tratarse en el resto. Este es un asunto transversal", reinvindica.

Además, desde Teachers for future están desarrollando otras ideas como, por ejemplo, crear espacios seguros circundantes a las escuelas para que los más pequeños puedan ir andando desde sus casas, en lugar de usar coche. "Es un modelo que ya está funcionando en algunas ciudades", aclara Conxi.

Un niño pasea  por el huerto del CEIP Ángel Zapata, en Murcia. / CEIP ÁNGEL ZAPATA

'Storytelling' y el despertar de nuevos formatos educativos

​Profesorado, alumnado e instituciones pueden ponerse de acuerdo en promover un mayor conocimiento de la crisis climática en las aulas, pero queda una incógnita por resolver: el cómo. En la era de internet, las aulas han dejado de ser el único lugar al que la gente acude para aprender.

En Youtube, canales como Academia Play -con más de un millón y medio de suscriptores- han crecido gracias a explicar la historia, el arte o el cine a través de un formato audiovisual y divulgativo. Sus vídeos también son utilizados por profesores de escuelas en institutos para ilustrar algunas de sus clases. "Creo que los canales de Youtube tenemos una capacidad de influencia brutal en la gente joven, así que en nosotros recae una enorme responsabilidad", relata Javier Rubio Donzé, cofundador del canal. 

"Herramientas como el 'storytelling' -una forma de narrativa más visual- son perfectas para explicar temas tan complejos", a lo que añade que para entender el cambio climático "es importante escuchar voces autorizadas y tener mucho cuidado con los charlatanes. En Academia Play todavía no nos hemos atrevido a abordar este tema -que ya ha sido tratado en otros canales de ciencia como Quantum Fracture o en el de Javier Santaolalla-, pero algún día lo haremos y para ello no tengas duda de que contaremos con los profesionales adecuados".

Para cuando llegue ese momento, en Academia Play tienen claro que la clave estará en "no pecar de alarmismo, pues los alarmistas fabrican escépticos".