Visto para sentencia el juicio del 'caso Máster'

Cifuentes "introdujo en el tráfico jurídico el acta falsa al exhibirlo" en redes, según la fiscalía

  • La fiscalía considera que ella fue “la primera, la única y la última” beneficiada con la falsificación

  • La defensa argumenta que la sentencia no podrá reparar el "calvario" que ya ha sufrido con el fin de su carrera política

Cristina Cifuentes, a su llegada a la Audiencia Provincial de Madrid.

Cristina Cifuentes, a su llegada a la Audiencia Provincial de Madrid. / DAVID CASTRO

3
Se lee en minutos
Ángeles Vázquez
Ángeles Vázquez

Periodista

Especialista en Tribunales y Justicia

Escribe desde Madrid

ver +

La fiscal del caso Máster, Pilar Santos Echevarría, defendió ante al tribunal la condena de tres años y tres meses de cárcel de la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes en que ella fue la "primera, la única y la última beneficiada" con la falsificación del acta del trabajo fin de máster (TFM), que "tan pronto como tuvo subió a Twitter e introdujo en el tráfico jurídico" al exhibírsela a miles de ciudadanos, porque "como ella misma dice en la grabación 'las cosas se acreditan con papeles'". La decisión corresponde ahora a la Sección 15 de la Audiencia de Madrid.

Y no lo tendrá fácil, porque enfrente del ministerio fiscal estaba el abogado de Cifuentes, José Antonio Choclán, que aseguró que la sentencia absolutoria que espera de la vista oral no podrá reparar el "calvario" que ya ha sufrido con el fin de su carrera política, porque no se puede considerar inducir a cometer delito el pedir a tu gabinete una solución a un "problema mediático". Destacó que solo ha sido juzgada ella pese a que había más alumnos cuyos trabajos no aparecen y con TFM falsificadas, por ser una "política".

La representante del ministerio público fue la primera en tomar la palabra y se referió al vídeo en el que Cifuentes de madrugada en su despacho dijo aquello de "no me voy, me quedo, me voy a quedar". Y mostró públicamente el documento falso como prueba de que había hecho el máster que, según eldiario.es, le había sido regalado. No dispone ningún registro de trabajo hecho porque los hacía en papel y a través de su hermana, que trabajaba en la Universidad Rey Juan Carlos, o algún miembro de la Comunidad de Madrid se entregaba en mano.

"Lavar la cara a la universidad"

Para la defensa, en cambio, quien puso en circulación actos falsificados fue el rector en su rueda de prensa, no Cifuentes, que "sacó pecho" del documento después. De ahí que sostuviera que quien presionó para la falsificación del acta fuera la dirección de la universidad, porque a "quien beneficiaba no era a Cifuentes, que ya tenía acreditada" su titulación, sino que servía para "lavar la cara" al centro.

La fiscal defendió la versión ofrecida por la profesora Cecilia Rosado, que, aunque pueda fallar en algún detalle, actuó por las presiones que recibió por parte del catedrático ya fallecido Enrique Álvarez Conde, que "hacía y deshacía a su antojo" en el máster, y de la también acusada Teresa Feito, profesora de la Universidad Rey Juan Carlos y entonces asesora de la Comunidad de Madrid. Según su criterio, "el interés de Cifuentes en salvar su reputación" en obtener una documentación que acreditara que había hecho el máster "y la presión de su gabinete" para ello "es lo único que explica" la falsificación. "No estamos aquí para valorar si se le regaló o no el máster, porque eso debería tener consecuencias políticas no penales", añadió.

Baile de fechas

Que el acta se hiciera con fecha del 2 de julio de 2012 fue pedido por Feito para poder cuadrarlo con la agenda de la expresidenta madrileña, según la fiscal. Explicó que era imposible que se realizara ese día, porque una de las asignaturas en la que se le cambió la nota no se calificó hasta seis días después y la tasa académica que pagó en noviembre era obligatoria para poder hacer la defensa del trabajo que se supone que ya había hecho.

La fiscalía pide también para Feito tres años y tres meses por inducir a la falsificación que cometió Rosado, que según el abogado de la acusación que ejerce la universidad, "cometió un error, que ha compensado colaborando con la justicia y diciendo la verdad". La fiscalía pide para ella 21 meses de prisión y la acusación, año y medio.

Defenderse acusando

Noticias relacionadas

La defensa de Feito pidió su absolución y en un extenso informe sostuvo que Rosado falsificó documentos de otros alumnos, por lo que nadie tuvo que la tuvo que inducirla a hacerlo para Cifuentes. Ese argumento también lo utilizó Choclán, que sostuvo que nunca se debería haber llegado al juicio por varias razones, entre ellas, que no se juzgue a ningún otro alumno cuyos trabajos o TFM tampoco constan o fueron falsificados.

El presidente el tribunal acabó llamando la atención al primero por "haberse confundido de estrado" y el abogado de Cifuentes comenzó anunciando su voluntad de retornar al lado de la defensa.