En la Audiencia Provincial de Madrid

Manual para no perderse en el juicio del 'caso Máster' contra Cristina Cifuentes

Cristina Cifuentes, a su llegada a la Audiencia Provincial de Madrid.

Cristina Cifuentes, a su llegada a la Audiencia Provincial de Madrid. / DAVID CASTRO

Se lee en minutos

Los tiempos de la justicia y el ritmo vertiginoso en el que desde un tiempo se producen las noticias en cualquier sector de la actualidad hace que a veces cuando llega a juicio un procedimiento judicial, nos sintamos un poco perdidos. Incluso aunque fuera de esos que en su día acaparaban todas las portadas. Por si ese fuera el caso con la vista oral que se celebra estos días en la Audiencia Provincial de Madrid contra la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes por el 'caso Máster', estas son las principales claves para saber en qué consiste y qué trata de dilucidar la justicia.

¿Qué es el ‘caso Máster’?

El ‘caso Máster’ comienza con la exclusiva de Eldiario.es el 21 de marzo de 2018 en la que informaba que a la entonces presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, se le había regalado unos años antes en el 2012 el máster en Derecho Autonómico y Local del Instituto de Derecho Público, centro asociado a la Universidad madrileña Rey Juan Carlos. La investigación judicial y periodística descubrió que no era la única personas en esa situación: aparecieron más o menos anónimos que nunca pisaron las aulas, pero también la entonces ministra socialista de Sanidad, Carmen Montón, que se vio obligada a dimitir, y el líder de la oposición, Pablo Casado.

¿Cuál es el delito?

Dada la condición de aforado de Pablo Casado, la jueza que investigaba el caso elevó una exposición razonada al Tribunal Supremo para que le imputara. El alto tribunal no lo hizo al no apreciar "indicios consistentes" de que el presidente del PP se pusiera de acuerdo con quien le concedió el máster. Admitía como posible que lo recibiera por "un trato de favor", pero precisaba que ello solo podría "merecer consideraciones ajenas al Derecho penal". A Casado, según el auto, solo se le podría haber investigado y juzgado si se apreciaran indicios de que se confabuló con los responsables del máster para cometer prevaricación. La resolución del tribunal situado en la cúspide de la justicia española marca el destino judicial de los ya imputados en los juzgados de Plaza de Castilla, como la propia Cristina Cifuentes.

¿Por qué se juzga a Cifuentes entonces?

Con esas bases estaba claro que la justicia no debía adentrarse en si Cifuentes fue beneficiada con un máster que nunca cursó, porque no asistió a clase, no tiene prueba alguna de que hiciera trabajos y ella misma admite que nunca defendió su trabajo de fin de máster (TFM). Según argumentó este viernes ante el tribunal, simplemente lo presentó el 2 de julio de 2012 en un acto informal a unas personas que creyó profesoras, pero a las que no conocía por no haber ido a clase y solo haber tratado del máster con el catedrático ya fallecido Enrique Álvarez Conde. En cualquier caso, como el Supremo ya dejó claro que el que te regalen un máster no es delito, Cifuentes se sienta en el banquillo por presuntamente haber inducido a la falsificación del acta de su TFM. La fiscalía pide para ella tres años y tres meses de prisión por falsificación de documento oficial.

¿Quién la acompaña en el banquillo?

El banquillo de los acusados está ocupado por Cifuentes, pero también por otras dos profesoras del Instituto de Derecho Público que impartía el máster. La primera que declaró ante el tribunal de la Audiencia Provincial de Madrid donde se celebra el juicio fue Cecilia Rosado, para la que la fiscalía pide 21 meses de prisión como autora material de la falsificación del acta, hechos que ella misma ha admitido. Ante el tribunal relató las presiones que recibió del máximo responsable del máster, el catedrático Álvarez Conde, y de la tercera acusada, Teresa Feito, que en ese momento era asesora de la Comunidad de Madrid, porque lo de Cifuentes había “arreglarlo”. Tras recibir del primero 24 llamadas y 21 de la segunda, Rosado pidió a las profesoras Alicia López de los Mozos y Clara Souto que le mostraran cómo firmaban, y ella rubricó por las tres el acta del TFM. Ambas ratificaron como testigos que contradecir a Álvarez Conde tenía consecuencias académicas. Por eso, antes de su fallecimiento la fiscalía pedía la pena más alta para él (tres años y nueve meses de cárcel). Para Feito solicita la misma pena que para Cifuentes.

Te puede interesar

¿Quién la juzga?

Cristina Cifuentes se vio obligado a dimitir a raíz del escándalo que sufrió por el máster, pero también con la aparición de un vídeo en el que se la veía dando explicaciones a un guarda de seguridad por unas cremas en un centro comercial próximo a la Asamblea de Madrid. Por ello ya no conserva fuero, lo que permitió que fuera investigada en los juzgados de Plaza de Castilla y juzgada por la Sección 15 de la Audiencia de Madrid. La preside el magistrado Luis Carlos Pelluz, que también será el ponente de la decisión que se adopte, y le acompañan las magistradas Carmen Herrero y Sagrario Herrero.

¿Quién la defiende?

El abogado de Cristina Cifuentes es el prestigioso penalista José Antonio Choclán, que fue magistrado de la Audiencia Nacional y entre sus clientes cuenta con la examiga del rey emérito Corinna Larsen. El letrado aportó al comenzar la vista oral un pendrive con la agenda de cuando la acusada era delegada del Gobierno en Madrid. También entregó un informe pericial al respecto hecho por Luis E. Hellín, el miembro de Fuerza Nueva condenado en 1982 a 43 años de cárcel por el asesinato de Yolanda González. En los estrados de la defensa le acompañan Alfonso Morales Campubrí, que defiende a María Teresa Feito, y Juan Manuel Ruiz Sanz, de Cecilia Rosado. Enfrente tienen a la fiscal Pilar Santos Echevarría y al abogado Enrique Ruíz Argüello, que ejerce la acusación en nombre de la Universidad Rey Juan Carlos.